Los santafesinos van a las urnas para definir las candidaturas a gobernador

Los ciudadanos de la provincia se encontrarán hoy con diez fórmulas de precandidatos a la Gobernación en la boleta única para esa categoría.

 Los santafesinos se encontrarán hoy con diez fórmulas de precandidatos a la Gobernación en la boleta única para esa categoría, en la primera cita en el cuarto oscuro de este año: las elecciones primarias, abiertas, simultáneas y obligatorias (Paso) para cargos provinciales. No obstante, el sistema planteado para que la ciudadanía defina las internas de los partidos políticos será utilizado sólo por dos de las ocho fuerzas: el oficialista Frente Progresista Cívico y Social (FPCyS) y el opositor Frente Renovador (FR). El resto pugnará por posicionarse de cara a los comicios generales o, en el caso de los partidos minoritarios, superar el piso del 1,5 por ciento del padrón para poder pasar de ronda.

En el gobernante Frente Progresista compiten la lista "Adelante", con la fórmula Miguel Lifschitz-Carlos Fascendini, y la denominada "Firmeza para avanzar", de Mario Barletta-Eugenio Malaponte. El ex intendente rosarino armó dupla con el radical de Esperanza y buscará llegar esta vez a la Casa Gris, luego de que en 2011 se tuviera que conformar con una banca en el Senado provincial. En ese momento, las preferencias del entonces gobernador Hermes Binner estuvieron con su ministro de Gobierno, Antonio Bonfatti. Quien vuelve a presentarse en las Paso es Barletta, el radical que cayera cuatro años atrás, justamente, contra Bonfatti, según un artículo de La Capital.

La otra fórmula que surgirá será en el Frente Renovador de la Esperanza, que se referencia en el precandidato presidencial Sergio Massa. Allí compiten la fórmula del diputado nacional Oscar Cachi Martínez y la dirigente de la Democracia Cristiana Verónica Porcelli, con la lista "Cien por ciento renovador", y la del ex titular de la Federación Agraria (FAA) Eduardo Buzzi y el otrora intendente de Las Rosas Raúl Ponzio, denominada " Acción y trabajo".

Las otras seis fuerzas presentan listas únicas. Así, el peronismo presenta bajo el nombre de Frente Justicialista para la Victoria (FJpV) una fórmula de unidad integrada por Omar Perotti y Alejandro Ramos. El ex intendente de Rafaela y hoy diputado nacional ya compitió en las Paso de 2011, pero quedó en el segundo lugar detrás de Agustín Rossi. Ahora vuelve a intentar, acompañado por el otrora intendente de Granadero Baigorria y actual secretario de Transporte de la Nación.

Por Unión PRO Federal vuelve a presentarse Miguel Del Sel, pero ya no lo acompaña como en 2011 el justicialista de Chabás Osvaldo Salomón sino el radical rosarino Jorge Boasso.

También presentan una sola fórmula el Frente Social y Popular, con Alejandro Cacho Parlante y Mirta Sellares, y el Frente de Izquierda y de los Trabajadores, con la dupla Octavio Crivaro-Alicia Escudero. Ambas fuerzas representan a la izquierda.

Los fanáticos de Rosario Central se encontrarán con la cara uno de sus ídolos en la boleta: el Negro Omar Palma, quien junto a su compañera de fórmula Silvia Monzón representan al Frente de la Cultura, la Educación y el Trabajo.

Finalmente, otro que aparecerá en la papeleta es el dirigente piquetero Raúl Castells, quien junto a Lionel Cosentino integran la dupla del Movimiento Independiente, Justicia y Dignidad.

Las Paso definirán la fórmula en sólo dos espacios y a las fuerzas más pequeñas les servirá para ver si pueden pasar el tamiz que exige sumar más votos que 1,5 por ciento del padrón electoral de la provincia para acceder a las generales del 14 de junio próximo.

Pero, para quienes aspiran a llegar a la Casa Gris, las Paso serán la primera gran encuesta, donde el universo muestral es del cien por ciento y, además, no está manipulada por los intereses de los que suelen encargar esos sondeos.

Como ocurre frecuentemente en las Paso, es posible que se registren varios ganadores, de acuerdo a los objetivos de cada quien. De ese modo, hipotéticamente, el candidato A podrá decir que fue el más votado y, por eso, ganó. Pero B podrá sumar sus votos con los de C, con quien dirimió la interna, y decir que su frente electoral fue el más votado y, por eso, también ganó. Mientras, D podría conformarse con estar tercero —pero más cerca de lo que esperaba— y pensar que en los dos meses que quedan de campaña posiblemente recorte la diferencia, y también se sienta ganador. En las Paso suele ocurrir que, en la noche del domingo y como si fuera una perinola de la abundancia, ganen todos.

Opiniones (1)
21 de agosto de 2017 | 08:34
2
ERROR
21 de agosto de 2017 | 08:34
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Pueda ser que el que gane, se decida arreglar las rutas nacionales y provinciales y comience a perseguir el narcotráfico. Ya es vergonzoso, ver cómo hasta los uniformados están en la misma.-
    1
En Imágenes
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
15 de Agosto de 2017
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial