La impresora ideal: ¿tinta o láser?

La compra de una nueva impresora puede desorientar a muchos consumidores. Las opciones son muchas: hay impresoras de chorro de tinta, de láser o mixtas, cada cual con diferentes especificaciones técnicas y una amplia gama de precios dentro de cada grupo de productos.

A la hora de comprar una nueva impreso sus necesidades individuales deben ser lo más importante. Quienes impriman mucho material tienen diferentes necesidades de las de quienes sólo usan su impresora ocasionalmente.

Las impresoras de chorro de tinta se prestan para usuarios privados con un volumen de impresión bajo a normal, tanto en blanco y negro como a color. Las de chorro de tinta suelen ser más versátiles. "La mayoría puede imprimir de todo, desde una cubierta para CD hasta papel fotográfico - una amplia gama de soportes - en color y en blanco y negro", comenta Tim Gerber, especialista de la revista alemana de computación "c't". Beneficios adicionales incluyen el bajo precio de venta, como asimismo su pequeño tamaño y su peso liviano.

Las desventajas son la velocidad de impresión y el precio por página, que en ambos casos son más pobres que en las impresoras láser. Los consumibles, como los cartuchos de tinta y las cabezas de impresión, suelen ser muy costosos. Es por esto que especialistas como Henning Withoeft, de la organización alemana de protección del consumidor Stiftng Warentest, recuerdan a los compradores potenciales tomar nota no sólo del costo de la máquina misma, sino también de los accesorios.

En general, los precios de las diversas tintas para impresoras se han estandarizado. Hasta hace muy pocos años, sin embargo, las diferencias entre las tintas más baratas y las más caras eran enormes.

Una forma de ahorrar dinero es comprar cartuchos con cabeza de impresión integrada. "Al cambiar de cartucho se pone al mismo tiempo una cabeza de impresión nueva a la máquina. Si la tinta se seca tras varias semanas sin usar la impresora, no se necesita comprar una cabeza nueva", comenta Withoeft.

Las impresoras láser se prestan principalmente para un gran volumen de impresión, como en una oficina. El costo de los consumibles es relativamente bajo y la impresión resulta en general más clara y más durable. Estas máquinas funcionan asimismo más silenciosamente y más rápido.

"Tampoco hay aquí tinta que se seque y tampoco se necesita limpiar o reemplazar las cabezas de impresión", señala Gerber. En lugar de cambiar los cartuchos, se cambia el tóner entero tras alcanzar un cierto volumen de impresión.

La desventaja de las impresoras láser, en comparación con las de chorro de tinta, es su elevado precio de compra, las mayores dimensiones de la máquina y su mayor peso. "A menos que usted se compre una costosa impresora láser en color, tendrá que conformarse con impresiones en blanco y negro", indica Gerber. En algunos casos, los precios de las impresoras láser han bajado mucho. "No obstante, yo no recomendaría comprar máquinas de bajo precio en supermercados", añade el especialista, "son en general de muy baja calidad".

Otra opción es el uso de lo que se conoce como impresoras mixtas, que mezclan en un solo aparato una impresora de chorro de tinta, un escáner, una copiadora y a veces incluso un fax. Estos aparatos multifuncionales resultan en general más baratos que comprar los componentes individualmente y son en particular valiosos para usuarios con espacio restringido y volúmenes normales de impresión. "El problema surge cuando falla una de las funciones. En tales casos frecuentemente las demás funciones quedan también inoperables", señala Withoeft.

Otro factor a considerar es el consumo de energía. La elección del tipo de máquina hace aquí una gran diferencia, según Stiftung Warentest. Según un test hecho por esta organización y publicado precisamente por la revista "Test", las impresoras de chorro de tinta requieren menos energía que las impresoras láser tanto durante la operación como en el modo en suspenso. La revista comparó siete impresoras de chorro de tinta, cinco impresoras láser en blanco y negro y cuatro impresoras láser en color, para constatar cómo rendían en términos de propiedades de impresión, costos, impacto ambiental, versatilidad y facilidad de uso.

Mientras más funciones ofrezca una impresora, más crucial será su facilidad de uso. "No hallamos problemas importantes en cuanto a facilidad de uso en el segmento medio de precio", señala Withoeft.

Hay que tener en cuenta que la nueva impresora debe ser puesta a trabajar con la computadora según las instrucciones del fabricante. Las funciones básicas deben ser claras, sin necesidad de tener que leer gruesos manuales de uso, y la impresora deberá ser puesta en funcionamiento tras muy pocos ajustes.

Y esto es especialmente importante para unidades mixtas. "A muchos usuarios les asustan los gruesos manuales de uso y las instrucciones de operación en el CD ROM. Es lo primero que hay que dejar de lado", comenta Withoeft.

Opiniones (0)
14 de diciembre de 2017 | 06:08
1
ERROR
14 de diciembre de 2017 | 06:08
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Leopardo al acecho
    7 de Diciembre de 2017
    Leopardo al acecho