Deportes

"El boxeo hizo todo lo que soy como hombre"

Sergio Maravilla Martínez dialogó con MDZ Radio y no se guardó nada. Su historia, su forma de pensar y el inminente choque Mayweather-Pacquiao.

Sergio Maravilla Martínez es un personaje formidable. Su historia de esfuerzo y sacrificio lo llevaron a ser uno de los mejores boxeadores del país, y un repentino salto a la fama tras participar en ShowMatch junto a Marcelo Tinelli le dieron una popularidad inusitada.

Luego de hacer su primera temporada de teatro en Carlos Paz, y en plena recuperación de las lesiones en sus rodillas, dialogó con Marcelo Sisso, Gonzalo Arroyo y Lucas Burgoa en Hacete cargo, por MDZ Radio. El boxeador hizo un repaso de su vida, opinó sobre la importancia del boxeo como deporte y ya tiene su preferido para el combate entre Mayweather y Pacquiao.

¿Qué estás haciendo ahora, tras un verano sobre escenarios teatrales?
Nunca me imaginé hacer algo así. Pero siempre me gustó el stand up, aunque lo mío va por el drama, pero tengo ciertos toques de humor, lo intento. Cuando termino mi texto, el público se pone de pie.

¿Vos escribís lo que vas a decir en las obras?
Sí, todos son textos míos. Cuento lo que me pasó en mi vida, lo que me pasó en estos 40 años. Los toques de humor también son míos. Hay dos años de trabajo atrás, para completar el texto. Es una biografía.

Leí que tu hermano quería hacer boxeo y tu mamá lo hizo desistir rápidamente
Claro, mi mamá ya veía que mi hermano con 16 años quería ser boxeador y ella, que había sufrido por sus hermanos boxeadores, no tenía ganas de volver a pasar por lo mismo.

¿Cómo reaccionó ella cuando decidiste dedicarte al boxeo?
Los primeros combates que hice fueron sin licencia, pero cuando la quise sacar, ella se quiso oponer. Me dijo: "No quieras hacer tonterías" (con otras palabras, menos dulces) y yo le expliqué que tenía 20 años y desde los 13 años aportaba en la familia, como cualquier padre de familia, todo mi sueldo, entonces le dije que si podía ser boxeador lo sería y que me lo iba a tomar con seriedad, así que no me jodas. Yo siempre fui muy serio y responsable, aunque no parezca.

Sabemos que gran parte de tu preparación fue en Madrid y que sigue siendo esa una ciudad muy importante para vos ¿Cómo fue tu llegada ahí?
¡Uh! La incertidumbre de llegar a un país, no tener papeles, intentar conseguir trabajo. Yo trabajé tanto de patovica, como entrenador de boxeo, guardaespaldas, bailando, es decir, traté de tirar por todos lados para salir adelante y nunca dejar de boxear. Pero tuve la suerte de encontrarme con gente del boxeo, aunque no era el primer objetivo llegar a boxear. Por fortuna, además de trabajar, estaba boxeando y así tuve más tranquilidad, porque nunca me alejé del deporte.

Tuviste tu propio gimnasio ahí, en Vallecas
Sí, lo vendimos hace poco, aunque funcionaba muy bien, ahora tenemos una cadena de gimnasios en Madrid, de otro estilo. Pero aquel era como mi casa, tenerlo fue todo un logro.

Maravilla Box

Hoy estás con Maravilla Box, fogueando a chicos que quieren dedicar su vida al boxeo
Sí, estamos trabajando con varios boxeadores, unos cuantos profesionales. Es una buena escudería, hay chicos que son promesas sólidas y concretas para chances mundialistas. Nosotros respondemos para con ellos tanto como ellos para con nosotros. Allá si bien no están los grandes males que tenemos acá, por ejemplo acá puede faltar lo básico para vivir y allá no, pero sí hay mucha droga, muchas posibilidades de vivir en la noche y desviarse de lo que es el camino del deporte. Pero tenemos gente muy buena.

Contanos la anécdota de cuando llegaste y te robaron todo
Por una cuestión de economía me compré un vuelo a Roma. De ahí, pensaba viajar en tren a Madrid. Salí un 9 de febrero de Argentina y sin dejar de viajar nunca llegué el 12. Yo llevaba folios y carpetas con contactos, amigos y parientes, para que ellos me puedan guiar un poco. Pero cuando llegué a Madrid, tras un viaje interminable, no comí, no tenía dónde dormir, se me ocurre mirar y me di cuenta que me robaron 3 carpetas y todas las cosas importantes, en las carpetas estaban esos datos. Ese momento fue shockeante, se me hizo difícil centrarme y saber qué hacer y después de 36 horas en un hostal, a las 5 de la mañana, encontré en un bolsillo pequeño un teléfono que me dio un entrenador de boxeo y me contactó con Pablo Sarmiento, que vivía ahí. Fue increíble, me contacté con el y muy pronto me ubiqué cerca de la ciudad donde él estaba, su hermano me facilitó un trabajo y un departamento compartido. Fue una de esas cosas que uno piensa: El destino o la vida prepararon esto para mi.

Has dicho que el boxeo modifica las personalidades ¿Qué te dio y qué te quitó el boxeo?
Hizo todo lo que soy yo como hombre. A los 28 años gané mi primer título mundial y fue el punto de inflexión más importante de mi vida, descubrí que el boxeo se metió en mí de tal forma que llegar donde llegué era inevitable. Logré todos los objetivos que tenía y más también. ¿Cómo te puedo explicar? Imaginate, 28 años, imaginá un herrero cuando hace una espada: La corta, la pule, le saca filo y probablemente le ponés una hoja y te la corte, pero le das contra una madera y se rompa. Es decir, el boxeo hizo conmigo lo que puede hacer un horno de mil grados con una espada, me dio templanza, yo podía parecer un hombre, pero no lo era.

¿Cómo te llevás con el tema de violencia? Leí por ahí que de chico eras mas de los que recibían que de los que pegaban
Yo creo que el que es violento, lo es con o sin boxeo. Edwin Valero, por ejemplo, era un tipo con muchísimo peligro, sin el boxeo. Antes de ser boxeador era temido, el boxeo sólo le dio fama y trascendencia y pudo haber sido la posibilidad de ser íntegro en la sociedad. A nosotros nos tiene que dar integridad, el problema es cuando uno es marginal y no acepta la integridad que te puede dar el boxeo, que puede tener violencia a la hora de la ejecución, pero necesita frialdad, táctica y estrategia. Es decir, para boxear bien hay que tener un plan y para vivir bien, también hay que tenerlo.

A muchos el boxeo les hubiera hecho bien, pero no supieron aprovechar esa oportunidad. El boxeo te da la oportunidad de ser mejor persona.

Uno debe saber que hay etapas y el boxeo es una, para superarse. Cualquier boxeador que haya cometido un delito de violencia, es porque nunca entendió el deporte, que no es para ser violento, sino inteligente. Aunque no parezca.

Tus lesiones en la rodilla me recuerdan al caso de Batistuta, ¿vos también te exigiste de más?
¡Qué pregunta! La verdad, estoy tan contento y conforme conmigo mismo por cómo tomé mi vida como deportista, que lo haría de nuevo. Yo no tengo mucho talento, de hecho, no soy un tipo talentoso, soy medio pícaro, sí, pero no tengo talento, sí habilidad, que se logra con trabajo. Yo estoy seguro que trabajé más que mucha gente y todo lo que logré fue por eso. Tengo más de 50 fracturas en mi cuerpo, estornudo y se me rompe una costilla, o duermo y se me sale la rodilla, pero valió la pena. Todo valió la pena. Cuando veo que gané el título mundial u otro título, sé que valió la pena. Di todo. El día que me vaya del boxeo, me iré de esta vida. Le pedí a mi cuerpo y mi cuerpo me brindó más de lo que podía, lo exigí demasiado. Hoy con 40 años, lo volvería a hacer, sí.

Te importa la esencia, como el caso de Monique McClain, de Connecticut, la chica que sufrió bullyng
¡Ah! Sí, la chica que se intentó suicidar por el acoso escolar. Hoy ella tiene una vida mejor, está dedicándose al boxeo, justamente.

Maravilla Martínez y Monique McClain

Vos tuviste que ver con todo eso
Claro, claro. Tuvimos un vínculo lindo. Ella tenía 14 años y es morena, pero es más blanca que sus compañeras, entonces las compañeras la golpeaban y maltrataban. La agredían feo, se quiso suicidar, por suerte no lo logró. Su historia es muy bonita. Ella superó acosos muy feos que pone la vida, o la gente, no sé quién se encarga de ponerte estas pruebas. El boxeo a ella le hizo muy bien, interiormente la forjó mucho. Creo que yo tuve algo que ver, eso me llena de felicidad, cuando nos comunicamos nos tenemos un respeto mutuo. Ella pudo apreciar la vida tal y como se debe y valorarla, y ella vio en mí interés por su bienestar y por darle un ideal. Eso le hizo bien y se dio cuenta de mi intención, que no era sólo para ella, sino para que lo aproveche y se lo diga a cualquier conocido que tenga cerca.

Se habla mucho del detrás de escena del box
Sí, pero cuando tengo combate lo tengo que vender, entonces hay ciertas reglas que respetar o estás en el horno. O estás dentro, o estás fuera. Yo prefiero estar dentro, a la hora de negociar negociamos todo. Pero quitando eso y relatando mi vida en el documental, en el teatro, o en un programa, soy el mismo tipo de siempre, con lo bueno y lo malo.

El 2 de mayo se viene la pelea entre Mayweather y Pacquiao, nos la venden como la pelea del siglo, ¿es tan así o también es parte del show?
Va a ser una gran pelea, se enfrentan dos de los mejores boxeadores de los últimos 20 años. Pero falta mucho para que termine el siglo. En lo que va de este siglo, tranquilamente tenemos la mejor pelea. Desde mi punto de vista, va a ganar Mayweather de punta a punta, pero Pacquiao no se va a bajar del ring sin haber conectado varias manos. Pasa que Mayweather está en un nivel superlativo, es intratable, no lo noqueó Maidana, que tiene un ladrillo en cada mano, entonces es muy difícil que Pacquiao pueda hacer algo. Hay gente que me critica, que me dice que no sé nada, bueno ¡yo qué sé! es lo que opino. Pienso que Mayweather le pega desde que empieza hasta que termina y capaz en el vestuario también.

Maravilla Martínez

En el recuerdo nos quedó el 15 de setiembre de 2012, la pelea contra Chávez Jr. Caés a la lona y todos hacíamos fuerza para sostenerte. Creo que te quedaste ahí porque había 40 millones de manos que te sostenían ¿Qué sensación tenías en ese momento?
En el último round sabía que tenía que sacar adelante esa caída, sabía que tenía el combate en mis manos y no se me iba a escapar. Me tildaron de loco, que cómo intercambié golpes con un rival más entero, pero este corazón me saca adelante y en algunas ocasiones me puede matar, igual, mejor que lo tenga y no que me falte. Estoy seguro que hice lo que tenía que hacer, sabía que ni en el mejor momento de Chávez ni en el peor mio él me podía ganar. Por eso hice lo que hice, si quería ganarme, ahí tenía... Y no pudo.


Opiniones (0)
9 de Diciembre de 2016|08:45
1
ERROR
9 de Diciembre de 2016|08:45
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic