Un gobierno que ya no da respuestas

Luego de meses de desmanejos, Pérez ya no logra siquiera juntar la plata mes a mes para pagar los sueldos y funcionarios acudieron a opositores en busca de una solución. En crisis con Cristina, la interna del PJ se hizo evidente en una sesión legislativa plagada de irregularidades en la que se rechazó el pliego de Gallardo a la Corte. Por mal que le pese a Paco, a esta altura su gestión ya es peor a la de Celso Jaque.


Luego de lo que pasó esta semana, es difícil quitarse de encima la sensación de que el gobierno de Francisco Pérez, cuando todavía le quedan ocho meses, ya no puede con todo.

Las dificultades financieras que arrastra desde hace dos años, que a esta altura se transformaron en económicas, dejaron en claro que la actual administración ya no puede juntar mes a mes ni los fondos para pagar los sueldos de sus empleados.

Y lo que es peor: un Poder Ejecutivo acorralado desde lo político por el gobierno nacional, jaqueado por una interna partidaria que le dio un duro golpe al gobernador al rechazarle el pliego de Miriam Gallardo para la Corte, le suma ahora un desconcierto general pocas veces visto.

Durante los últimos días de marzo, desesperado porque empezó a caer en la cuenta de que le estallaba en la cara el problema de los salarios públicos, algunos funcionarios corrieron a pedir ayuda de opositores y hasta enemigos para ver cómo podían hacer para evitar lo que finalmente sucedió.

Desde el viernes 27 que el ministerio de Hacienda tenía un rojo de aproximadamente $200 millones para hacer frente a la nómina salarial y en Casa de Gobierno levantaron el teléfono pidiendo socorro.

Una de esas llamadas fue para un referente radical. Le preguntaron qué podían hacer ante semejante panorama. Del otro lado la respuesta fue lacónica: “No mucho, a esta altura del mes”.

Y la otra salió para quien hoy es uno de los enemigos públicos de Paco, hasta hace poco su mejor amigo.

A él trataron de persuadirlo, incluso acordaron una reunión que finalmente no se realizó, para que realizara gestiones (producto de la buena relación que mantiene) ante el Jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, para que intercediera ante el Banco Nación.

Se descuenta que Paco no estuvo al tanto de estas gestiones. Y eso no es bueno: un gabinete en crisis, le oculta este tipo de negociaciones a su jefe por temor a otra de sus habituales explosiones.

Y peor aún. Con el pedido de ayuda a opositores, quedó al desnudo que en Casa de Gobierno se quedaron sin respuesta para enfrentar los problemas.

El Nación no fue responsable

Para que se entienda: el descalabro de los sueldos no fue responsabilidad del Banco Nación y mucho menos de un gerente regional (como intentó desviar Pérez) y que además todavía no asume.

Producto de la caída en la recaudación, de la decisión personal de Pérez en los primeros meses de 2015 de achicar la deuda millonaria con algunos proveedores para tener un año electoral tranquilo, del pago de vencimientos de deuda y de la mala gestión de los recursos, entre otros asuntos, Hacienda no completó los $917 millones que precisaba para hacer frente a una de sus obligaciones mínimas a esta altura de la crisis.

Podrá atribuirse que el Nación, en medio de la mala relación que existe entre Paco y Cristina Kirchner, no cumplió con sus obligaciones como agente financiero de la provincia y dejó desamparada a Mendoza.

Pero eso también es falso. El Banco cumplió con lo que dice el contrato y más.

Lo primero que hizo, fue permitir que Hacienda girara sobre el descubierto que tiene permitido sobre el Fondo Unificado y conseguir allí al menos $100 millones.

También autorizó un nuevo Anticipo Transitorio Financiero (ATF) que el ministro Juan Gantus viene renovando mes a mes y que, como en los últimos tiempos, le permitió sumar a la provincia otros $600 millones.

Aquí surgió el primer encontronazo con el Banco. El Gobierno pidió extender ese anticipo a unos $900 millones y la respuesta fue que no.

Días antes de pagar, ante el rojo de $200 millones que faltaban, jugaron la última carta. Intentaron que el banco autorizara a depositar el dinero de los sueldos a cuenta de lo que días después la provincia iba a recibir en concepto de coparticipación federal, una medida que no está establecida en los contratos.

La decisión tenía un costo financiero, además de político, que un gerente que todavía no asume era incapaz de afrotar. Y menos, en un contexto de pelea entre sus jefes y su cliente.

Por eso Hacienda pagó el lunes con la plata que tenía y generó la bronca de los que dejó afuera. Y mintió: no les dijo a sus empleados la decisión que ya estaba tomada de cancelar solo los sueldos más bajos y trató de responsabilizar públicamente al Nación del problema.

De los $900 millones necesarios el Nación aportó $700. Esa decir, que si no hubiera cumplido su parte del contrato, esta semana en Mendoza ningún estatal hubiera cobrado su salario.

La profundidad de la crisis es de tal magnitud, que ahora ya supera la cuestión fiscal. Mendoza tiene ahora problemas severos de caja que anticipan, por caso, que en mayo difícilmente vaya a cobrar algún proveedor.

Volvé Celso, te perdonamos

La crisis no solo es financiera y económica. Es política, además.

Como presidente del PJ mendocino, el gobernador no pudo lograr que su bloque en el Senado votara la nominación de Gallardo a la Corte en una sesión plagada de irregularidades.

votacion senado bolillero

Es verdad que una legisladora peronista, Carina Segovia, se equivocó y puso la bolilla blanca en la urna del descarte. Pero el error fue inducido por un hecho que no debería haber sucedido: la legisladora era una especia de garante de los votos de un grupo de legisladores del PJ y tenía en su mano un puñado de bolillas negras que no debía tener. La misma garantía con el voto, aplicó el radicalismo con los suyos.

Entre la tensión y los nervios de una sesión caliente, la senadora equivocada metió las bolillas cruzadas y desató el escándalo. Más allá de este episodio, igualmente al PJ no le habría alcanzado para poner a Gallardo como jueza. El asunto es que nunca lo sabremos, no solo por la característica secreta del voto, sino por todo lo que vino después.

El peronismo jura que Matías Stevanato, un senador del bloque oficialista, votó bolilla blanca cuando había hecho pública su intención de vetar a la postulante de Pérez.

Pero otra versión indica que la bolilla blanca que no tiene dueño tras el recuento es, en realidad, la de otra díscola, María José Ubaldini.

Pero no porque haya votado a favor, todo lo contrario. Ubaldini integra el bloque Justicialista, ahora está aliada a Matías Roby y metió la bolilla negra. Sin embargo le habría dado su bolilla blanca a Segovia para que enmendara el error que cometió. O sea, permitieron que esta última votara dos veces.

Mal que le pese al gobernador, a esta altura su gobierno es peor al de Celso Jaque.

Sin poder controlar a su propio partido, el enfrentamiento que mantiene con el gobierno nacional es clave para entender el estado de cosas. El único plan de gobierno que tuvo Pérez en 2011 fue llevarse con Cristina mejor de lo que se llevó Jaque y, en ese tren, conseguir más cosas de la Nación. Nunca tuvo un plan alternativo y esa falencia se nota.

En los próximos meses se sabrá si finalmente Paco logrará encabezar la lista de diputados nacionales por Mendoza o la presidenta lo borrará de la lista. En contra de esta estrategia, jugará sin duda la posibilidad cierta de un arreglo de Daniel Scioli y Cristina, que comenzó a gestarse esta semana.

Jaque no fue diputado nacional, es cierto, pero el kirchnerismo pagó su lealtad con una embajada en Colombia de la que Celso todavía disfruta.

Pero hay un puñado de indicadores que oscurecen más este panorama. Es verdad que Jaque echó mano al fondo anticíclico (que hoy ya no existe tras la modificación de la ley de Responsabilidad Fiscal) para pagar sueldos en épocas de crisis mundial como las del 2008 y 2009.

Pero nunca manejó el nivel de retraso en el pago a proveedores que mantiene esta gestión y que trepa fácilmente a los $3.000 millones.

Jaque, asens, perez

En 2011 la relación entre erogaciones de capital (los fondos que se destinan a obras públicas y compra de equipamiento) sobre los ingresos totales era del 13%. O sea, de cada cien pesos que recaudaba, Jaque invertía trece para obra pública o para comprar móviles para la policía, por ejemplo. Paco, en 2014, solo llegó al 5,9% de esa relación, según la comparación de la ejecución presupuestaria publicada en la página oficial del ministerio de Hacienda.

La producción petrolera se sigue derrumbando. Y de los casi 5 millones de metros cúbicos que se extrajeron en 2011, no llegamos a 4,5 millones el año pasado. En ingresos, eso significa unos $586 millones menos aproximadamente.

Pero el dato más contundente está en la presión fiscal, que no es otra cosa que la gigantesca transferencia de recursos que se ha registrado en los últimos años del sector privado hacia el público, sin que se haya producido una mejora significativa en los servicios.

Por la modificación en Ingresos Brutos del primero y segundo año de Pérez, la presión fiscal subió en Mendoza del 2,8% en 2011 al 5,4% en 2014.

En términos porcentuales el incremento fue del 74%, lo que le permitió sumar a esta administración unos $3.300 millones que no se notan ni en las escuelas, ni en los hospitales, ni en otros lugares públicos. Esto, deja desnudo a un mandatario que nunca logró encontrarle la vuelta al cargo que ocupa.


Opiniones (31)
25 de septiembre de 2017 | 21:24
32
ERROR
25 de septiembre de 2017 | 21:24
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Y con el famoso SICREB, que te meten la mano en tus cuentas bancarias a cuenta de ingresos brutos generando saldos a favor en la práctica irrecuperables, no se llama robar quedarse con lo que no es de uno? Ni raspando el fondo de la lata pueden pagar los sueldos manga de ladrones.
    31
  2. ¡Y esto no es nada! Rueguen a que el próximo no sea "Chuky" porque ahí si que van a ver lo que es padecer...
    30
  3. .... y culpar solo a Pérez, es l oque pretende el PJ y K mendocinos, para sacar libre de culpa y cargo a Ciurca, artífice del mamarracho legislativo y del desgobierno de Mza.... Y tratarán de meterlo por Las Heras, para mentenerlo en la rosca política.... Allá con la ciudadanía del pancho y la coca..., ¡¡¡¡y me cagaré en ellos!!!!
    29
  4. -cuando la sunsuón de Pérez, recordé una vieja película con Robert Redford, El Candidato.., que al final de la misma, una vez elegido se pregunta..¿y ahora..?. Bueno, para tener respuestas, se necesitan preguntas, o formularselas a sí mismo.., Pérez no tuvo nada de esto.., no le dá para ello..., solo obedeció a los que lo llevaron ahí, los dueños de las minas...
    28
  5. Lo que tuvo la provincia en los ultimos años es un jujeño que pusieron de gerente con el solo objeto de obedecer lo que le ordenen, eso tuvimos los mendukos en los ultimos años.
    27
  6. Y la banda de aplaudidores kks no defienden a los peroncho locales obsecuente del kichnerismo...vamos no sean timidos....payasos tienen menos credito que la argentina giles a pilas
    26
  7. De que le sirvió a Perez ser el "primer aplaudidor" en los actos de la Casa Rosada ?
    25
  8. EL PEOR GOBERNADOR DE LA HISTORIA DE LA PROVINCIA. Que lindo seria que el Gerte Perez leyera estos comentarios o algunos de sus familiares. Y lo pero de todo que todavi falta lo pero cuando tegan que pagar los aguinaldos van a tener que emitir petrones
    24
  9. El Pueblo Mendocino eligió sus representantes seducido por aquel famoso mapa del delito con los 40 millones acordados con Kretina y bla bla bla... luego eligió la continuidad de ese gobierno con el 54% de los votos. Ahora con contradicciones y traiciones estos representantes se despegan de la trusa de la madre perra y este mismo pueblo que los eligió pagan las consecuencias de la ineptitud, la inoperancia, la inutilidad y la impresentabilidad. Sepa el pueblo votar.
    23
  10. Jaque fue ineficiente, obsecuente, mal administrador. Poko Perez, ademas torpe y muy mal administrador. Esta combinacion resulto fatal para las finanzas. Pero ambos con mala gestion de los recursos y pesima administracion del endeudamiento. Tomaron deuda a largo plazo para pagar gastos corrientes, algo por lo cual en otrod paises serian juzgados. Jaque y Poko Perez deberian ser auditados y juazgados, como cualquier otro ladron. Ambos ladrones, impresentBles (fisica e intelectualmente) y nefastos para los mendocinos. Solo los mediokres o los korruptos interesados pueden defender tan nefasta gestion
    22
En Imágenes
Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'
20 de Septiembre de 2017
Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'