Deportes

La selección de básquet mantiene intacto su espíritu de campeón

Argentina perdió ayer con España, pero dejó una buena impresión. A pocos días del inicio de los Juegos Olímpicos, las esperanzas de la "generación dorada" de conseguir una medalla se incrementan.
Tras la derrota, Andrés Nocione señaló que "no hay que preocuparse porque falta mucho para las olimpíadas, y a esta altura estamos en muchísima mejor condición que otras veces ante un torneo tan importante".

La selección nacional de básquetbol demostró ayer, al caer por un ajustado 90-88 ante España, que el espíritu ganador y la humildad del campeón olímpico están intactos, pese a la falta trabajo de equipo y de los lesionados.

La buena noticia para el entrenador Sergio Hernández fue el regreso de "Manu" Ginóbili, quien puso a prueba y exigió al máximo su tobillo izquierdo para disipar dudas sobre su participación en Beijing y dejar en claro que la Argentina no puede hacer concesiones al actual campeón del mundo.

El duelo, preparatorio para los Juegos Olímpicos de Beijing, sirvió para "saber cómo estamos", dijo a Télam el escolta Carlos Delfino, quien también retornó ayer a la selección albiceleste.

"Creo que este partido demuestra que aún hay que trabajar mucho en equipo. Volvió Manu, pero nos sigue faltando Leo (Gutiérrez) y Fabri (Oberto), y con tipos grandes como los que tiene España se sufre mucho", afirmó el santafesino.

El ex jugador de Toronto, que abandonó la NBA para jugar la próxima temporada en el Krimki ruso, cree que de cara a Beijing hay que seguir afilando al equipo porque "sin lugar a dudas para retener la medalla de oro tenemos que estar y jugar al 100 por ciento todos los partidos".

"No va a ser nada fácil, tenemos que tener mucha paciencia, saber que cada partido es una final y trabajar muy duro", añadió Delfino.

El escolta destacó que Argentina cometió "muchos errores, por lo que el juego tuvo altos y bajo, al igual que yo, pero es normal, porque llevo mucho tiempo sin jugar".

Lo mismo ocurrió con Manu Ginóbili, quien tras el partido se sintió "bastante bien, aunque falto de juego y un poco lento", pero recuperado de su lesión y seguro de que estará en los que probablemente serán sus últimos juegos olímpicos.

"Lo más positivo fueron las ganas y el juego aguerrido del segundo tiempo, jugamos mejor, con más inteligencia y defendimos bien. Casi nos alcanza para ganarle a España", subrayó Delfino.

En la misma línea, el alero Andrés Nocioni, una de las figuras más destacadas del duelo frente a España, aseguró que "nos tenemos que quedar con el segundo tiempo, porque jugamos con personalidad y mejoramos en defensa. Además, se nos abrió el arco, con los triples estuvimos ahí nomás de ganar".

Para Nocioni, quien milita en los Chicago Bulls, Argentina no jugó "un gran partido técnicamente", pero al final el balance es "bastante positivo", porque "fue un partido muy parejo y pudimos haber ganado".

"En el segundo tiempo más que nada mejoramos en la defensa, fue importantísimo. Pero no hay que preocuparse porque falta mucho para las olimpíadas, y a esta altura estamos en muchísima mejor condición que otras veces ante un torneo tan importante", agregó.

En tanto, Fabricio Oberto, quien ayer no jugó pero espera poder retornar al equipo el próximo viernes, en el partido ante Lituania en Orense, destacó el regreso de su compañero "Manu" Ginóbili.

El ala pívot cordobés, jugador de San Antonio Spurs, había anticipado que el partido ante España sería muy duro y que la Argentina debía jugar con igual nivel y confianza que su rival para ganar.

"Esto se logrará a medida que pase el tiempo y también nos vayamos incorporando los que faltamos en el equipo", dijo Oberto a Télam.

"Lo importante es que nos metamos en la rutina de juego, para que el tema de las lesiones quede atrás y no sea un problema" de cara a Beijing, añadió el cordobés.

Oberto subrayó que del equipo que consiguió el oro en Atenas "pervive el espíritu ganador, el sentimiento por jugar en la selección nacional".

También "la solidaridad, jugar para el otro, hacer mejor a tu compañero, eso está intacto, y creo que es lo que va a volver a colocarnos en el lugar que hemos estado en los últimos años, entre los cuatro primeros del mundo", aseguró.

"Todos tenemos los pies sobre la tierra, y esa humildad nos va a ayudar mucho a retener el oro", según Oberto.

De la "selección dorada" quedan seis jugadores, el más joven de todos es Delfino, quien cree que cambió mucho desde entonces, pero hay "hambre de repetir la medalla, ilusión y convicción. Creemos que podemos hacerlo otra vez", sentenció.
¿Qué te pareció la nota?
No me gustó0/10
Opiniones (0)
4 de Diciembre de 2016|15:24
1
ERROR
4 de Diciembre de 2016|15:24
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016