Un fe de erratas de otro fe de erratas

El gobierno envió un comunicado, tuvo un simple erro de tipeo, lo corrigieron y volvieron a enviarlo con el título Fe de erratas, pero el error de esta mañana, ¿quién lo corrige?.

El Gobierno envió un pliego que la oposición aseguró que iba a rechazar: la designación de Miriam Gallardo a la Suprema Corte. 

La oposición lo rechazó, pero lo bochornoso fue que algunos miembros del justicialismo se sumaron al rechazo, para empeorar todo, una vez terminada la votación en que los senadores le decían "no" a Gallardo, el vicegobernador Carlos Ciurca, pidió que se repitiera porque "una senadora" se había equivocado. 

Después empezaron las justificaciones y los conteos de bolillas, que sólo sirvieron para aumentar las internas peronistas y las peleas con los radicales, ya que la votación había resultado negativa y Gallardo no irá a la corte.

En tanto, el gobierno envió un comunicado para explicar que había sucedido, el mismo tuvo un error de tipeo, por lo que lo solucionaron y volvieron a enviarlo titulado "Fe de erratas: comunicado de Ciurca". 

Pero más que un error de tipeo, hubo un error a la hora de explicarle a los senadores en que cajoncito se guardaba el voto, o a la hora de contar, con cuantas voluntades contaba el PJ.

El comunicado, Fe de erratas (del latín "cosas erradas"):

Que los intereses políticos no atropellen la institucionalidad

A propósito de la sesión de hoy martes 31 de marzo que puso en votación el pliego de Miriam Gallardo para ocupar el lugar vacante en la Suprema Corte de Justicia que dejó Carlos Böhm, quisiera explicar lo sucedido durante la sesión de este martes y responder a las acusaciones que desde distintos espacios políticos se han hecho a priori de los actos parlamentarios.

El sometimiento de Miriam Gallardo a la votación parlamentaria tiene como objetivo la aprobación o rechazo de su candidatura como postulante para ocupar tal vacante. Considera este vicegobernador, sin embargo, que en esta casa madre de las instituciones democráticas provinciales, se construyen consensos y disensos que son los que posibilitan o no la continuidad de múltiples procesos que se impulsan desde los espacios políticos en pugna.

Por la propia modalidad de la votación, cuyo arcaísmo hemos planteado desde nuestro partido cuando propusimos una reforma constitucional, no se puede públicamente dar detalles de la elección, de carácter secreto y anónimo. Durante la votación una legisladora manifestó haberse confundido a la hora de efectuar su votación, cuestión que se consideró, pero que no interfirió en el normal devenir de la sesión. Se evaluó el reglamento de la votación en relación a la inquietud que la legisladora manifestó, y se llegó a la conclusión de que no era motivo suficiente para tener que repetir la votación.

De esta manera, vuelvo a reconocer, como ya dije, lejos de las acusaciones malintencionadas, que el partido al que represento no consiguió construir los consensos necesarios para que la Dra. Miriam Gallardo pudiera desempeñarse en la Suprema Corte, lo que como hombres y mujeres de la democracia aceptamos y reconocemos públicamente sin ánimo de condicionar la institucionalidad.

Las acusaciones políticas de dirigentes de la oposición que hoy están en plena campaña electoral llegaron a los medios antes de que este vicegobernador pudiera explicar con detalles y prudencia lo suscitado en el recinto. Jamás quisimos imponer una votación que consideramos rechazada por la mayor parte de los legisladores mendocinos, sólo se trasladó la inquietud de una senadora que planteó la confusión en su votación. Por supuesto que como a todos los que forman parte de la Casa de las Leyes y como legítimos representantes de su pueblo, dimos lugar a su planteamiento pero, insisto, sin intención alguna de volver a votar el pliego de Miriam Gallardo o de atropellar la institucionalidad como otros actores “democráticos” acusan, agitando la hostilidad en momentos donde la ciudadanía pide diálogo, paz y propuestas.

Invito a los dirigentes de la oposición que han decidido adoptar una posición belicosa y agresiva en función del proceso electoral, a tener una confrontación de proyectos políticos en un tono razonable, y no a cultivar la política de la descalificación y el insulto. Apuesto a tener un diálogo de fuerzas políticas maduro, propio de una democracia que ya cumplió 32 años, comprendiendo que se debe separar la campaña electoral del normal funcionamiento de las instituciones democráticas de la provincia.

Vicegobernador de Mendoza

Carlos G. Ciurca



Opiniones (0)
22 de septiembre de 2017 | 15:07
1
ERROR
22 de septiembre de 2017 | 15:07
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'
    20 de Septiembre de 2017
    Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'