Viajes

Diez destinos ideales para un food lover

Desde los puestos callejeros de Bangkok hasta los restaurantes premiados del País Vasco: escalas ineludibles para preparar la valija y el paladar.

Recibí nuestro Newsletter
Recibí la mejores recetas e ideas de cocina, descuentos e invitaciones a restaurantes.

 Si eres un turista gourmet, de esos que deciden sus vacaciones de acuerdo a la oferta gastronómica del lugar, te brindamos una guía que te ayudará a decidir cuál será tu próximo destino.

Mas estrellas michelin


1. Estrellas de San Sebastián. Famosa por su festival de cine, San Sebastián es también una de las mayores concentraciones de estrellas Michelin en el mundo. Los multipremiados restaurantes en esta señorial ciudad, como Akelarre, Arzak, Martín Berasategui y Mugaritz marcan el paso de la rejuvenecida gastronomía ibérica. Además la Perla del Cantábrico es célebre por los bares de pintxos: pequeñas porciones de comida que se van probando en distintas barras del Casco Viejo, siempre con cerveza o el típico vino blanco de Euskadi.

BWCI winecountry biking 1


2. Napa Valley en bici. La archifamosa región vitivinícola de California, a menos de cien kilómetros de San Francisco, impuso el modelo de “ruta del vino” turística como la conocemos. El circuito de 50 kilómetros ofrece 120 bodegas abiertas al público entre verdes colinas y villas de casitas bajas. Aceitadísimo producto vacacional, se lo cruza en auto, por supuesto, pero también en bicicleta, tren y hasta globo aerostático (en serio), siempre copa en mano, parando en no solo bodegas sino también galerías de arte, wine spa o conciertos de música clásica.

Triángulo del Café Colombia


3. Triángulo del Café colombiano. Conocida también como el Eje Cafetero, es una región de larga cultura agrícola y reciente promoción turística. En el centro de Colombia, los departamentos de Caldas, Quindío y Risaralda son los vértices de un triángulo donde reina Juan Valdés. El plato fuerte son las degustaciones del mejor tinto (negro) o pintadito (con leche) y la posibilidad de participar en la recolección y espiar todo el proceso del grano hasta llegar al pocillo.

Auckland450


4. Nueva Zelanda, vinos del nuevo mundo. Nueva Zelanda es una de las regiones vitivinícolas más jóvenes, pero también emergentes. Si bien sus bodegas están distribuidas por las dos islas que forman el país, lo ideal para un viajero es aprovechar los alrededores de Auckland: la ciudad principal considerada como un gran polo gastronómico, donde conviven todo tipo de pescados con ciervo y el mejor cordero del planeta. El gran programa es cruzar en ferry público a Waiheke, isla vecina que hoy es considerada un mini Napa Valley, con bodegas boutique de Cabernet Sauvignon, Merlot y Cabernet Franc.

Huahinfruit


5. Mercados nocturnos de Bangkok

. La capital de Tailandia es famosa por sus modernos centros comerciales y boutiques de lujo. Pero también se destacan antiquísimas ferias, como el mercado flotante, entre canales, botes y puestos de cualquier cosa. Dentro de la oferta gastronómica, una experiencia aparte son los night markets: abren de noche, aproximadamente de 6pm a 2am, para evitar el calor diurno. Quienes despachan tan enigmáticos manjares callejeros no egresaron de ninguna escuela de restauración en Francia ni hablan inglés. Es complicado saber qué se lleva a la boca, pero la sorpresa es la esencia de esta aventura gastronómica.


Pic7


6. México DF: barrios modernos, comida tradicional. Quien va de vacaciones a alguno de los muchos destinos de playa mexicanos, puede detenerse dos o tres días en el gigantesco Distrito Federal para un programa gourmet. Vale la pena concentrarse en algunos barrios: Polanco y La Condesa. El primero es la zona más elegante, donde brillan La Oveja Negra (de carnes), Los Almendros (la mejor cocina yucateca, con su famosa cochinita pibil) y Villa María, con sopecitos, chalupitas, tacos de huachinango al pastor y chile poblano. La Condesa tiene buena oferta de restaurantes de comida autóctona, como La Gula de la Condesa y Azul.

Bigstock Temple Bar in Dublin 50753864

7. Whiskey y cerveza en Dublín. Para un buen bebedor, Dublín es Disney. La ciudad de los mil pubs, cuenta con dos atracciones de alto contenido etílico: la Old Jameson Distillery, edificio de más de dos siglos donde catar el famoso Irish whiskey y conocer la historia de su padre fundador. Y la Guinness House, parque temático para fans de la cerveza. Luego, pubs para todos: el más clásico, Temple Bar; el más pequeño del mundo, The Dawson Lounge; los modernosos, como Lillie’s Bordello; y los centenarios, como Brazen Head.

Dreamstime 13914828 0

8. Tokio: comiendo en las alturas. En Tokio no hay que explorar mucho para vivir una experiencia culinaria inédita. La aventura puede arrancar comprando chicles en el primer kiosco del aeropuerto de Narita. No obstante, para ponerle condimento extra a la capital nipona, vale descubrir sus restaurantes metidos en lo alto de grandes edificios. Como Tenmasa, en el piso 35 de la moderna torre Marunouchi y en donde el chef fríe tempura en una combinación de cuatro aceites distintos para un puñado de comensales en el suelo. En el mismo piso de esta torre funciona otra media docena de restaurantes de sushi o tepannyaki, con idéntica vista panorámica.

Marrakesh Chic coleccion otoño Bobbi Brown 1

9. Marrakech: las mil y una cenas. Quizás por influencia de la literatura y el cine, las laberínticas callecitas de esta ciudad de Marruecos hacen que el forastero se sienta en una ficción romántica, misteriosa y exótica. Más aún cuando se traspasa alguna de esas austeras puertas que dan a un pasillo que conduce a un patio y una fuente, que derivan en, ¡sorpresa!, un restaurante oculto, pero impecable, de los que abundan en estos milenarios pagos. La cultura gastronómica, tanto por la cocina en sí como por el dedicado servicio y la delicada decoración de las casas, sorprende luego de la caótica primera impresión.

362004423 af47dd57bb

10. Bodegas en Ciudad del Cabo. Cape Town, es la segunda ciudad más poblada de Sudáfrica. Cosmopolita, próspera y moderna, de clima ideal y al pie de la espectacular Table Mountain, Ciudad del Cabo concentra la mejor oferta gastronómica en Sudáfrica. Particularmente en el Waterfront: un puerto protegido, reciclado en restaurantes y bares. A las afueras se encuentran algunas bodegas por las que el vino sudafricano ganó prestigio. Lo habitual es tomar un wine tour de un día para internarse por viñedos y sierras (como Stellenbosch, Franschhoek, Wellington y Paarl). 

Fuente: www.planetajoy.com

Opiniones (0)
24 de octubre de 2017 | 09:27
1
ERROR
24 de octubre de 2017 | 09:27
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"