"La razón blindada" se destacó en la XXX Fiesta Nacional del Teatro

La obra de Arístides Vargas, con dirección de Miguel De Amico, marcó un punto alto dentro de un festival irregular en el que no todas las piezas ameritan un resumen crítico.

Fernando Repetto y Gustavo Wilson son dos prisioneros que para liberarse de su encierro emprenden la aventura semanal de identificarse con Don Quijote y Sancho Panza.

La obra viene representándose desde hace varios años y es otro ejemplo de esa especie de realismo mágico que el autor despliega en sus trabajos desde su exilio en 1976.

Un gran manejo de los diálogos, profundidad y humor aun en las situaciones más dramáticas ponen al prolífico Vargas, nacido en Córdoba y criado en Mendoza, en un sitial muy particular de la dramaturgia del continente.

Lo que se cuenta forma parte confirmada de las actividades de los presos políticos en el continente, que para huir de las rejas que los retenían buscaban la libertad en otros lugares. 

Lo que siempre es atractivo es la pugna entre razón (Panza) y la locura (De la Mancha) y cómo el texto conduce al espectador en favor de una y otra de acuerdo a los argumentos esgrimidos, en la medida en que los personajes son dos caras de uno, en lo que algunos llaman síntesis dialéctica.

El asunto es que Vargas es un poeta y deja avanzar su texto de un modo ejemplar, servido por el director De Amico con efectividad, una escenografía mínima y dos actores de singular seducción.

Fuente: Télam 

Opiniones (0)
20 de enero de 2018 | 16:51
1
ERROR
20 de enero de 2018 | 16:51
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    El ciclón que congela a los Estados Unidos
    4 de Enero de 2018
    El ciclón que congela a los Estados Unidos