Revelaciones sobre el misterioso origen de los hipopótamos

Los nuevos fósiles estudiados han hecho posible construir el primer escenario evolutivo compatible con los datos genéticos y paleontológicos.

El origen evolutivo de los hipopótamos es en bastantes aspectos un enigma. Durante mucho tiempo, los paleontólogos pensaron que estos animales semiacuáticos, con su morfología inusual, estaban emparentados estrechamente con la familia Suidae, que incluye a los cerdos y a los pecaríes. Pero en los años 90 y en la siguiente década, las comparaciones de ADN mostraron que los parientes evolutivos vivos más cercanos del hipopótamo son los cetáceos (ballenas, delfines y otros), lo que no encaja para nada en la mayoría de las interpretaciones paleontológicas que se hicieron previamente. Además, la falta de fósiles relevantes sobre la historia evolutiva de los hipopótamos dificultaba considerablemente los intentos de descubrir la verdad sobre la evolución de estos intrigantes animales.

Mandíbula hipopótamo

A la derecha, una hemimandíbula de Epirigenys lokonensis, a la izquierda, una hemimandíbula de un hipopotámido fósil. 

Un nuevo trabajo paleontológico hecho por un grupo de investigadores de Francia y Kenia ha revelado que los hipopótamos descienden de un grupo extinto. Los nuevos fósiles estudiados han hecho posible construir el primer escenario evolutivo compatible con los datos tanto genéticos como paleontológicos. Analizando una hemimandíbula y varios dientes descubiertos en Kenia, el equipo de Fabrice Lihoreau, del Instituto de Ciencias de la Evolución de Montpellier, adscrito a la Universidad de Montpellier II y al Centro Nacional francés para la Investigación Científica (CNRS), ha presentado la descripción científica de una nueva especie fósil (perteneciente a un nuevo género), que se remonta a hace 28 millones de años. A la especie le han dado el nombre de Epirigenys lokonensis.

 Comparando las características de los dientes fósiles con las de los rumiantes, los mamíferos de la familia Suidae, los hipopótamos y los antracotéridos (una familia extinta de ungulados), los científicos han conseguido reconstruir las relaciones evolutivas entre estos grupos. Los resultados muestran que el Epirigenys lokonensis representa una forma en transición evolutiva entre el hipopótamo más antiguo conocido en el registro fósil (de hace unos 20 millones de años) y un linaje de los antracotéridos. Esta posición en el árbol genealógico evolutivo es compatible con los datos genéticos, confirmando que los cetáceos son los parientes evolutivos vivos más cercanos de los hipopótamos. 

Fuente: http://noticiasdelaciencia.com/

Opiniones (0)
9 de Diciembre de 2016|05:31
1
ERROR
9 de Diciembre de 2016|05:31
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic