No se sancionaría el Presupuesto hasta después de las PASO

Dos fuentes del oficialismo indicaron que por el momento no es prioridad sacarlo. Desde la UCR se señaló, en tanto, que Pérez no quiere que le condicionen el gasto. Antes de tratarlo en el Senado, el Ministerio de Hacienda hará una evaluación de las cifras del proyecto.

Aunque ya no hay obstáculos políticos para sancionarlo, el Presupuesto 2015 pasaría en la Legislatura para después de las PASO del 19 de abril próximo.

Esto ocurre sencillamente porque el Gobierno no necesita tener con urgencia un instrumento que alguna vez fue bautizado como la “ley de leyes”, pero hoy está en segundo plano. 

Para la agenda política, en cambio, son mucho más importantes las elecciones del mes que viene y la excitante "previa" que vivirá el Senado la semana próxima: la votación de los pliegos para cubrir cargos en la Corte y los organismos de control.

Justamente el Senado es el que debería ocuparse de aprobar el Presupuesto. Sin embargo, una voz del oficialismo en la Cámara Alta, así como un ministro del Poder Ejecutivo, sugirieron este lunes que eso no va a ocurrir hasta después de la primera cita electoral importante del año.

El PJ, naturalmente, tiró la pelota al otro campo. “No veo en la UCR interés en acordar nada”, señaló un legislador peronista, minutos después de una de las numerosas reuniones que tendrá esta semana para discutir otra cosa: el punteo de los votos que necesitan Miriam Gallardo, Fernando Simón y Ricardo Pettignano para pasar elfiltro legislativo.

Para que el Presupuesto 2015 avance, en realidad, hace falta un requisito previo. Los legisladores del oficialismo planean tener primero una reunión con el ministro de Hacienda, Juan Gantus, para evaluar si los gastos efectivamente realizados en el primer trimestre permiten sostener las proyecciones hasta fin de año.

En este sentido, hay que recordar que en el proyecto del Poder Ejecutivo se reservó una partida equivalente al 10 por ciento para el pago de incrementos salariales, porcentaje muy inferior al acuerdo que selló el Gobierno con los docentes en paritarias y a los que seguramente definirá para el resto de la administración pública antes de los comicios de abril.

Desde el radicalismo, en tanto, se sostuvo que para el Gobierno no tiene relevancia el presupuesto porque “no fabrica plata” y además plantea condicionamientos que el Ejecutivo no quiere tener.

“Es el gobernador el que se encarga de priorizar los gastos en base a la recaudación, que no viene tan bien como se había pensado. Sin embargo, pasando gastos de capital al pago de salarios y con la emisión de letras les alcanza para pasar el año”, advirtió con acidez una fuente de la UCR.

Un dato importante es que, a pesar del conflicto del presupuesto, a fin de año sí se sancionó en la Legislatura la ley Impositiva. Esa norma, que guía la recaudación de la Provincia, contempló el impacto de la inflación.

Hay que recordar además que existe desde el año pasado una ley de Administración Financiera, instrumento que precisamente se creó para gobernar sin presupuesto en casos como el del gobernador Pérez, que lleva dos años sin poder celebrar acuerdos normales en la Legislatura con la oposición.

El ignorado Presupuesto 2015, de todos modos, tiene sanción de la Cámara de Diputados desde diciembre, cuando se aprobó un gasto para este año de casi 50 mil millones de pesos (cerca del 30 por ciento más que en 2014).

La aprobación de la pauta de gastos generó un escándalo dado que el radicalismo lo sancionó en la Cámara Baja sin la participación del propio PJ. Al margen del conflicto que generó esta polémica (el financiamiento estatal de las campañas electorales), el principal partido opositor votó una pauta sin nuevo endeudamiento para la gestión de Pérez.

Así pasó el presupuesto 2015 al Senado, donde ha quedado depositado en una comisión, a pesar de que ya hubo acuerdo entre peronistas y radicales por el dinero para las campañas.

La promesa es destrabarlo dentro de algunas semanas y habrá que ver si el endeudamiento para una gestión que ya entró en su recta final vuelve a ser un punto de discusión.

Nunca fue sencillo para el gobierno de Pérez obtener crédito y los radicales estiman que en lo que queda del año habrá un problema adicional: el marcado enfriamiento de las relaciones del Gobierno con la Casa Rosada, que es la que en definitiva aprueba o bocha los pedidos de endeudamiento de las provincias.

Opiniones (0)
22 de noviembre de 2017 | 01:38
1
ERROR
22 de noviembre de 2017 | 01:38
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Grammy Latinos 2017
    18 de Noviembre de 2017
    Grammy Latinos 2017
    Lluvias torrenciales en Grecia
    16 de Noviembre de 2017
    Lluvias torrenciales en Grecia