Deportes

Perlitas de un clásico pasado por agua

Fue un partido inolvidable donde el diluvio quiso ser el protagonista, pero finalmente la Lepra fue la dueña de la tarde. Video.

Fue una tarde inolvidable para el fútbol mendocino… o por lo menos para el hincha de Independiente Rivadavia, porque para el simpatizante de Gimnasia y Esgrima será una jornada totalmente olvidable.

Es que nuevamente tras 8 años los dos grandes de la provincia chocaron en un torneo federal, con el aliciente de que el escenario fue el Víctor Legrotaglie y además bajo una intensa lluvia que no paró nunca y que complicó demasiado las acciones de juego.

Y la historia se escribió a favor de la Lepra, como ha ocurrido en reiteradas ocasiones, dejando al Lobo otra espina clavada.

La lluvia jugó su partido: El agua que cayó constantemente en el parque fue demasiada y por ende el clásico tuvo que jugarse bajo un marco imposible por momentos. En algunos sectores la pelota viajaba rápido, pero en otros se “pinchaba” en los charcos. El barro no tardó en aparecer y al estar muy complicado el campo para intentar generar juego, los pelotazos terminaron siendo la vía más adecuada y sino, pregúntenle a Pereyra.

Gimnasia Lobo Independiente Lepra 03

Provocación con un trapo: Antes de que los equipos salieran al césped para arrancar el duelo, los hinchas del Lobo desplegaron en la popular una bandera azul bien larga que rezaba el nombre de su eterno rival. Esa fue una forma de mostrar su “botín de guerra”, algo que por reglamento está prohibido por incentivar a la violencia. El trapo fue retirado a los pocos minutos.

El Azul no fue ninguna gallina: La fiesta en las tribunas de los hinchas de Gimnasia era plena. Las banderas, el aliento, las expectativas era el calor que necesitaba el clásico antes de comenzar. Y como si fuera poca la fiesta en las gradas, alguien liberó una gallina pintada de azul en la cancha mientras la visita hacía la entrada en calor. Lo curioso también fue que la gallina estuvo en el campo hasta antes del pitazo incial e incluso el partido no pudo arrancar porque el animal se paseó por el área de Gaspar Servio.


Presencia Leprosa en las tribunas: Casi 50 personas identificadas como dirigentes y allegados de Independiente Rivadavia, estuvieron viendo el partido en una pequeña tribuna en el codo suroeste del Legrotaglie. Lógicamente que gritaron los goles con mucha euforia, sobretodo el segundo de la Lepra, que fue festejado a tal punto que la policía decidió retirarlos cuando faltaban 15 minutos para que el clásico termine.

No aprenden más: Como viene ocurriendo seguidito en las canchas de Mendoza, los hinchas de Gimnasia no pudieron con su genio y lanzaron proyectiles al campo de juego. Por ese motivo el árbitro Andrés Merlos tuvo que parar dos veces el partido. En el primer tiempo por una bengala lanzada que el mismo colegiado sacó del campo y en el complemento por diversos proyectiles que algunos inadaptados le arrojaron al segundo línea Cristian Arregui.

Lo tiene de nieto: Sin dudas que a esta altura Independiente Rivadavia acumula un historial más que favorable ante Gimnasia y Esgrima, club que nunca ha derrotado a su clásico rival en los torneos de AFA. Con el triunfo de esta tarde por 3 a 1, la Lepra suma 10 triunfos y 4 empates sobre el Lobo, en 14 partidos.


De villano a superhéroe: Juan Pablo Pereyra se destapó en el momento justo. El goleador que llegó como la carta de gol para la Lepra no había podido convertir en el actual certamen y ya era cuestionado por los hinchas Azules, es más, había despilfarrado un penal ante Los Andes. Pero ahora los simpatizantes Leprosos van a recordarlo por mucho tiempo por los dos goles que le convirtió al clásico rival.

Opiniones (0)
17 de octubre de 2017 | 06:03
1
ERROR
17 de octubre de 2017 | 06:03
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    La última fecha de eliminatorias Rusia 2018 en imágenes
    11 de Octubre de 2017
    La última fecha de eliminatorias Rusia 2018 en imágenes