Deportes

JJ.OO.: Rafinha y Diego desafían a sus clubes, Messi no

Argentina y Brasil siguen complicados para armar sus planteles, por la negativa de los clubes europeos. A pocos días del inicio de la competencia, varias de las principales figuras ya desertaron.

A pocos días de los Juegos Olímpicos de Beijing, las situaciones de los equipos de fútbol de Brasil y Argentina son parecidas. Aunque las actitudes de los jugadores "cariocas" y "gauchos" difieren bastante.

Los brasileños Rafinha (defensor del Schalke) y Diego (volante del Werder Bremen) se unieron a su selección olímpica sin el permiso de sus clubes. En cambio, Lionel Messi está en Escocia con el Barcelona, y su presencia en los JJOO está en duda.

Ambas selecciones tuvieron problemas para conformar el plantel olímpico. Demichelis, Burdisso y Heinze fueron negados por el Bayern Munich, Inter y Real Madrid, respectivamente. Lo mismo pasó en Brasil con Kaká y Robinho.

De esta manera, los clubes se niegan a ceder a sus jugadores para el torneo olímpico, falto de estrellas, aunque la Federación Internacional pida "respetar el espíritu olímpico".

Cada día crece el número de deserciones para la cita china, ya sean jugadores seleccionables (nacidos después del 1 de enero de 1985) o de los tres comodines de más de 23 años autorizados por equipo.

Ronaldinho es la única gran estrella que tiene asegurada su participación. El brasileño, de 28 años, negoció su presencia en Beijing con su nuevo club, el AC Milán, después de que el FC Barcelona se hubiera mostrado desfavorable.

El Barça intenta ahora retener a Messi. El delantero argentino continúa concentrado con los azulgrana en Escocia, "con la autorización de la Federación Argentina" y hasta que la Federación Internacional de Fútbol (FIFA) tome una decisión sobre este tema, según un portavoz del equipo catalán.

La FIFA parece incómoda, pues sólo una "ley consuetudinaria" obliga a los clubes a liberar a los jugadores menores de 23 años. "Desde 1992, la puesta a disposición de los jugadores Sub-23 siempre ha sido aceptada por los clubes. Este principio debe aplicarse de nuevo", explica la Federación Internacional.

De pronto, los clubes se escudan en las normas escritas, principalmente en la ausencia de los Juegos del calendario oficial de la FIFA.

El Werder Bremen ha presentado una queja ante el Tribunal Arbitral del Deporte (TAS) tras la negativa de Diego a renunciar a los Juegos. El brasileño, nacido en enero de 1985, viajó a París, punto de encuentro del equipo olímpico brasileño, "sin el aval" del club.

Misma historia con Rafinha, defensa brasileño a quien su club Schalke 04 estudia llevar ante el TAS. Otros equipos alemanes han rechazado ceder a sus jugadores, como el Bayern Múnich (argentino Martín Demichelis y brasileño Lucio), Hertha Berlín (serbio Marko Pantelic) o Hamburgo (belga Vincent Kompany).

Los clubes han recibido el apoyo del presidente de la Liga Alemana (DFL), Holger Hieronymus, quien asegura que "no hay obligación de poner a disposición a los jugadores".

La tensión también es palpable entre el Real Madrid y la Confederación Brasileña (CBF), que protesta porque la formación española esperó a última hora para negarse a liberar a Robinho, a quien se le diagnosticó el lunes una lesión en el pubis. "El club piensa que es mejor que haga una buena pretemporada", comentó el jugador, de 24 años.

Sin embargo, el Real Madrid dio luz verde a los argentinos Gago y Ezequiel Garay, así como al brasileño Marcelo.

El Atlético Madrid dejará que su joya Sergio Agüero viaje a China. El argentino, de 20 años, podría ser la gran estrella del torneo, pues hay pocas opciones de ver en Beijing a Didier Drogba, con molestias en una rodilla, y a Samuel Etoo, que busca club.
En Imágenes