La obsesión por comer saludable: Ortorexia

Este termino significa apetito correcto, pero paradójicamente es empleado para referirse a un trastorno que puede acarrear serios problemas. ¡Enterate de qué se trata!

Seguramente viste mujeres y hombres obsesionados -de manera enfermiza- por consumir solo comida sana. Pero, ¿qué entienden por alimentos saludables? Quizás vivir a lechuga y agua. Por eso caen en un trastorno alimenticio casi sin retorno.

Según la Licenciada consultada por MDZ Femme -Liliana Grimberg, Nutricionista Dietista, Centro Terapéutico Máximo Ravenna- “la ortorexia se clasifica como un tipo de trastorno obsesivo que lleva al individuo a adoptar una alimentación sana donde controla de forma estricta y exhaustiva todos los componentes de los alimentos que consume”.

Al igual que los veganos tienen la obsesión de evitar cualquier producto que contenga algún ingrediente de origen animal.

“El ortorexo evitará probablemente la carne roja, los huevos, azúcares, lácteos y grasas, lo que le llevará a evitar comer fuera de casa en restaurantes o en casa de alguien donde no puedan estar seguros de que lo que ingieren es completamente sano”, destacó la profesional. Y agregó:

“Esto obviamente les conduce a un cierto aislamiento de la sociedad, reduciendo su grupo a los que comparten total o parcialmente su punto de vista sobre la alimentación, lo que a su vez retroalimenta sus ideales.”

¿Cómo puede ser que enfocarse en los alimentos sanos pueda ser malo? “ Uno comienza evitando ciertos alimentos, pero progresivamente va añadiendo productos a esta lista de alimentos prohibidos, como consecuencia puede llegar a dedicar dos, tres o más horas diarias a organizar su dieta, además de desplazarse grandes distancias para conseguir determinados productos por el mero hecho de que son ecológicos”, respondió la Nustricionista.

Lo peor de todo es que “esta situación puede llevar a un cierto orgullo, es decir, pueden pensar que son más inteligentes que los demás porque consideran que llevan una alimentación más saludable. Al mismo tiempo son capaces de sacrificar el gusto o el placer de comer por el hecho de estar comiendo algo que consideran sano o de calidad”.

Es importante destacar que esta enfermedad afecta al 28% de la población de los países occidentales, según la Organización Mundial de la Salud. “De hecho se prevé que esta cifra vaya en aumento dada la psicosis que generan en ocasiones los medios de comunicación en torno a la salubridad de los alimentos que consumimos, a lo que hay que sumar la tendencia obsesiva o extremista de algunas personas”, añadió Grimberg.

¿Qué efectos tiene este trastorno?

Los ortorexicos llegan a padecer desequilibrios dietéticos y nutricionales y por ende, tiene déficit de vitaminas y minerales, osteoporosis, anemia, hipotensión, etc.

Además, a raíz de su enfermedad padecen de ansiedad, depresión, hipocondrías, hipervitaminosis o hipovitaminosis y en aquellos estados más avanzados, sufren de trastornos obsesivos compulsivos con respecto a la alimentación.

La obsesión que va más allá

“Su obsesión en casos muy extremos, se centran en la dieta pero además en la elaboración de los alimentos y en los recipientes, que van a ser consumirlos, eliminando todos aquellos utensilios que no sean de madera o cerámica”, aportó la Coordinadora del Área de Nutrición del CTMR. 

Esta obsesión por la comida sana llega hasta límites extremos que si no consiguen controlar lo que comen, les origina mucha intranquilidad e inseguridad.

¿Cuál es la solución?

Tener control psicológico y recibir ayuda de profesionales que estén capacitados, es fundamental la prevención y el diagnóstico precoz para su recuperación.


Opiniones (0)
20 de octubre de 2017 | 09:38
1
ERROR
20 de octubre de 2017 | 09:38
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"