Deportes
Perlita

El caño de Messi del que todos hablan

El astro argentino se despachó con una auténtica belleza ante James Milner. Mirá la reacción de Guardiola tras el lujo de la Pulga.

Lionel Messi brillando en la cancha y Josep Guardiola mirando con asombro y disfrute: el astro argentino y el ex técnico del Barcelona reestablecieron hoy, al menos por un rato, su vieja conexión.

De vuelta en el Camp Nou como mero espectador, el entrenador del Bayern de Múnich no pudo ocultar su goce con el recital ofrecido por la estrella azulgrana en la vuelta de los octavos de final de la Liga de Campeones ante el Manchester City.

"Messi es muy bueno. Todos son muy buenos, siempre lo han sido y lo siguen siendo", afirmó Guardiola en los micrófonos de la emisora catalana Catalunya Ràdio.

"Están haciendo un año muy bueno", añadió el técnico del Bayern Múnich, rodeado de aficionados que aplaudían su regreso al Camp Nou y le solicitaban un foto, cuando no su regreso al banco azulgrana.

Solícito, Guardiola atendió a todos los admiradores que pudo antes de regresar a su asiento para seguir disfrutando del espectáculo de Messi, más discreto en la segunda parte.

El ex entrenador del Barcelona se había acomodado en su lugar de socio justo cuando el brasileño Neymar protagonizó la primera gran ocasión del Barcelona al enviar el balón al palo en el minuto cinco de partido.

Acompañado de su padre y de Manel Estiarte, ex waterpolista español y compañero fiel del técnico en el Barcelona y el Bayern, Guardiola arqueó las cejas ante el primer zarpazo del equipo dirigido por el español Luis Enrique.

Minutos después, cuando el croata Iván Rakitic marcó el primer tanto del Barcelona, el ex técnico azulgrana fue mucho más gráfico. Como si conociera perfectamente el desenlace que tendría la jugada, Guardiola se levantó de su asiento cuando Messi recibió el balón en el medio del campo, lo condujo como una exhalación hasta la frontal del área y habilitó a Rakitic de manera espectacular.

"Hasta los jugadores del City han disfrutado de Messi", se atrevió a decir Rakitic en los micrófonos de Canal+. "Es increíble lo que están haciendo, impresionante", prosiguió.

Como probablemente intuía Guardiola, el infalible pase del astro argentino acabó en la red de Joe Hart, el arquero del City. El técnico español, que dirigió al astro argentino durante cinco años y contribuyó de manera decisiva a universalizar su fútbol, conoce a Messi como pocos.

Juntos conquistaron tres Ligas españolas, dos Ligas de Campeones, un Mundial de clubes y dos Copas del rey, entre otros títulos. Por entonces, Messi ofrecía su versión más voraz en el área.

El delantero argentino mantiene su instinto goleador, pero ha ampliado su repertorio futbolístico y se ha convertido en un excelente pasador.

En lo que va de temporada, Messi acumula 43 tantos en todas las competiciones y 21 pases de gol, un registro al alcance de muy pocos.

El que hoy le dio hoy a Rakitic recibió el reconocimiento de Guardiola y de la hinchada azulgrana, que coreó su nombre en repetidas ocasiones. Una de ellas, cuando a pocos minutos de la pausa, Messi agarró el balón en la media cancha, burló al defensa que le salió al paso con un caño y se lanzó hacia el área del Manchester City.

La maravillosa jugada del internacional argentino no tuvo consecuencias en el marcador, pero Guardiola se llevó las manos a la cara y resopló en un claro gesto de no acabar de creer la genialidad que se había inventado Messi.

"Cada partido mejora", aseguró tras el encuentro el presidente del Barcelona, Josep Maria Bartomeu.

El técnico del Bayern probablemente esperaba más espectáculo del cuatro veces Balón de Oro en la segunda parte. Pero Messi, como el resto del equipo, se desinfló. Dejó aún algún buen pase y amenazó con más de un disparo a Hart, pero la suerte no le acompañó.

"Ha disfrutado como un 'culé' más", aventuró Bartomeu sobre Guardiola, que rechazó el ofrecimiento del presidente azulgrana de ocupar un asiento en el palco del Camp Nou.

Guiado por el genio de Messi, el Barcelona selló su pase a los cuartos de final de la Liga de Campeones y pasó a integrar la lista de posibles rivales del Bayern en la próxima ronda.

Guardiola, que abandonó el estadio tres minutos antes de la conclusión para minimizar el asedio de los hinchas, dejó claro con sus gestos que prefiere no encontrarse a Messi y compañía enfrente. 

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó10/10
Opiniones (1)
3 de Diciembre de 2016|15:00
2
ERROR
3 de Diciembre de 2016|15:00
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. GENIO !!!!
    1
En Imágenes
Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
28 de Noviembre de 2016
Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016