Deportes

Tevez íntimo: "En las villas también hay pibes buenos"

Carlitos Tevez fue entrevistado por el sitio oficial de la FIFA y habló de su vida, del fútbol, de Fuerte Apache y de la Copa América.

Carlos Tevez y Darío Coronel tenían todo en común: nacieron en el mismo año, se criaron en el mismo barrio y heredaron, cómo no, el mismo amor por la pelota. “Juntos eran dinamita”, afirman quienes se deleitaban viéndolos tirar paredes en la categoría 84 de clubes como All Boys, Santa Clara y Villa Real.

Solían pasar juntos todos los días, todo el día. Pero Cabañas, como le decían a Coronel por su parecido físico con el paraguayo Roberto Cabañas -por entonces jugador de Boca Juniors-, fue aceptado en las juveniles de Vélez Sarsfield. Carlitos no. Ésa fue la primera razón que distanció a los dos amigos. La otra, Coronel comenzó a transitar el camino de las drogas y el robo con la banda de la esquina, cambió la pelota por las armas y encontró la muerte con apenas 17 años. Se pegó un tiro, cuentan, al encontrarse cercado por la policía.

Su historia se escribió en el bBarrio Ejército de Los Andes, más conocido como Fuerte Apache, uno de los tantos centros de monoblocks menos favorecidos de la provincia de Buenos Aires. Y no se trata de una triste excepción: en sus calles, colmadas por 30.000 habitantes, muchos encontraron un final trágico y sin mayor difusión. No así Tevez.

¿Extrañás Argentina?
Sí, se extraña. Los amigos, la familia... siempre, desde el primer momento en que te vas se extraña todo. Por suerte vienen seguido, no es que me la paso todo el tiempo solo. Mis amigos estuvieron siempre, en todos lados donde estuve. Imaginate a los pibes del Fuerte en Inglaterra. Cada vez que salíamos teníamos miles de anécdotas, sobre todo con el idioma. Es bueno para uno.

Nombrás al Fuerte Apache, algo difícil de imaginar para alguien que nació en otra realidad. En Europa, por ejemplo, ¿cómo lo describirías exactamente?
Es difícil hacérselo entender a la gente que no ha vivido las cosas que yo, o los que están en el barrio, hemos vivido. Por eso dejo siempre que se imaginen lo que quieran. Uno no puede meterse en la cabeza de las personas para decirles “mirá, yo he vivido cosas difíciles”. No puedo hacerles entender todo lo que me ha enseñado la calle, que es mucho.

¿Hay algún recuerdo que marque tu infancia por sobre los demás?
¡Toda mi infancia es fuerte! No es una sola cosa. Yo crecí en un lugar donde cosas como la droga, o matar, eran cotidianas. He vivido cosas fuertes ya desde muy chico. Eso después te hace un gran hombre. Creo que uno toma el camino que quiere, no el que le imponga otro. Y yo he tomado este camino. Nunca me han gustado esas cosas y por suerte pude elegir, ¿no?

Tevez y Cabañas

Darío Coronel, tu amigo de la infancia, era tan bueno como vos, según cuentan. Pero no tuvo la suerte de poder elegir, ¿es así?
No es que no tuvo la suerte de elegir. Como te dije antes, es uno el que decide qué hacer. Él tenía todas las condiciones para llegar a ser un grande también, pero tomó otro camino: la delincuencia, la droga, y eso lo llevó a que hoy no esté. Yo creo que cada uno elige el camino que quiere hacer. Y él, no es por suerte o no suerte… él eligió el camino más fácil.

¿Lo tenés presente generalmente?
¡Sí! Es, o fue, mi mejor amigo. Vivíamos las 24 horas del día juntos, aunque después nos hemos separado por el tema de los clubes y esas cosas. Pero siempre estábamos juntos, todo el día.

Pareciera existir una estigmatización, incluso desde los medios de comunicación, sobre los chicos que crecen en los barrios más humildes en todo el mundo, ¿cómo lo analizas vos que surgiste de ahí?
No creo que sea sólo la línea que bajan los medios. Es la gente, toda la gente piensa así. Si un pibe con gorra pasa por un lugar en el que justo están robando, capaz que le echan la culpa a él. La mentalidad argentina ya es así. La gente hoy vive con miedo. Antes los delincuentes tenían códigos: te robaban y te dejaban. Hoy los delincuentes están todos drogados, les das las cosas y te matan igual. Los pibes hoy no tienen esos códigos que existían antes. Yo recuerdo que quien se jugaba la vida salía, robaba, se volvía y listo. Hoy los pibes que salen a robar van todos drogados y salen a jugarse la vida de otra forma. Es la vida de ellos y nadie más.

Pero también está la otra cara, la que reconoce en los festejos de sus goles. ¿Cómo se ayuda a cambiar la imagen negativa que parece haber sobre los barrios?
Lo que hay que demostrarle a la gente que piensa así es que en el Fuerte Apache y en Ciudad Oculta, en todas las villas de Argentina, hay muchos pibes buenos también. No es toda la gente mala. Yo pude salir y hay gente que también pudo salir de esa situación que no es fácil para ninguno. Al contrario, es el doble de difícil salir de ahí. Pero queda en uno, como digo yo. Hay que demostrarle a la gente que no todos somos iguales.

Tevez Apache


El haber crecido en ese contexto, ¿influyó en el jugador que es actualmente? Luchador, batallador...
No sé si tiene que ver con eso, yo siempre jugué o traté de jugar a mi manera. Siempre digo que antes jugaba ‘a la pelota’. Hoy juego ‘al fútbol’, que es diferente. Pero no sé si es una cuestión de vida que me llevó a jugar así. ¡Puede ser!

Y qué le divierte más, ¿jugar al fútbol o a la pelota?
¡Jugar a la pelota! Cuando jugás al fútbol tenés que hacer tu trabajo. Cuando jugás a la pelota te divertís. Jugás con amigos, sin presiones ni nada. Pero cuando te toca jugar al fútbol lo hacés sabiendo que hay mucho en juego. Está la plata de tus compañeros, la emoción de los hinchas. Hay muchas presiones atrás.

Tevez 2011

¿La Copa América es una espina clavada?
Sí, es una espina que tenemos clavada todos los de esta generación de jugadores. Sabemos que ganar algo con la selección sería redondear algo muy, muy lindo. Se nos viene negando hace mucho tiempo, es algo que uno tiene pendiente. Pero se viene la Copa América dentro de poco, y nos tendremos que preparar de la mejor manera para dar lo mejor.

Fuente: sitio oficial de la FIFA.



Opiniones (4)
11 de Diciembre de 2016|01:17
5
ERROR
11 de Diciembre de 2016|01:17
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. La mayoría de los villeros son buenos.Hay que encontrarlo pero es asi.
    4
  2. La gran mentira, pùes a todos los mantemos nosostros los que trabajamos (que somos pocos), en esos lugares, hay delincuentes, y si es que hubiere en mas remota posibilidad, que lo dudo, estan camuflados, pues nunca los vi....es una gran mentira...
    3
  3. Bueno,bueno,no es para tanto .....de 100 cuantos hay que les gusta el laburo, a dos,tres. Ahora les gusta los planes sociales,cuidar coches,la cerveza,el porrito,ser barra brava de un club, de estudiar ni hablemos. Saquemosnos las caretas de decir que son los mejores porque son pobres,son forros utilizados por el aparato politico,les sacan el voto y despues se olvidan y a los 4 anos otra vez lo mismo, la clase alta y los politicos tambien son peores,para ellos no hay inflacion,ver como se llega a fin de mes,psedos millonarios empresarios con plata del estado el 90 por ciento, y ocupan a la pobre gente de las villas y necesitados para hacer los trabajos sucios. SENORAS Y SENORES, DEN TRABAJO !!EL TRABAJO DIGNIFICA !!!!
    2
  4. Dice cosas hermosas carlitos, tan grande como persona como jugador. Claro que hay gente excelente en las villas. Claro que depende de uno elegir el camino. Para los progres que creen en la fatalidad del destino y en la necesidad de manipular la pobreza, lean "Camus en Fuerte Apache".
    1
En Imágenes
15 fotos de la selección del año de National Geographic
8 de Diciembre de 2016
15 fotos de la selección del año de National Geographic