Deportes

Los Alpes marcarán el desenlace del Tour de Francia

La carrera más disputada en años, con 49 segundos de diferencia entre los 6 primeros de la clasificación, se definirá en la montaña. El español Sastre y el ruso Menchov, los favoritos.

El Tour de Francia más disputado de los últimos años entra en su fase decisiva con dos grandes etapas alpinas y 49 segundos de diferencia entre los seis primeros de la clasificación general. Este hecho pone de manifiesto la tremenda igualdad entre los mejores y el estricto control antidopaje al que están siendo sometidos los favoritos de la carrera.

"Ayer había cola para entrar en el furgón del control antidoping" comentaba Eusebio Unzúe, director del Caisse d'Epargne. Hasta 14 corredores tuvieron que pasar el control bajo un cielo piamontés tormentoso en la cima de Prato Nevoso. Los corredores llegan destrozados a meta, no hay recuperaciones milagrosas y el resultado es una carrera más abierta e imprevisible.

El ciclista español Carlos Sastre, quinto a 49 segundos de su compañero del CSC, el luxemburgués Frank Schleck, es el español con mayores posibilidades. Llegó al Tour como jefe de filas pero ahora su compañero Schleck tiene serias opciones de ganar la ronda gala. "Creo que estoy preparado para ganar este Tour. Que lo consiga o no va a depender de cómo rinda en los próximos dos días". Para muchos, Sastre y el ruso Denis Menchov son los corredores más fuertes de este Tour.

El director del CSC, el danés Bjarne Riis, que ya vivió una situación parecida en 1997 cuando con 33 años, ya compartía galones en el equipo Telekom con un joven Jan Ullrich y tuvo que rendirse ante la superioridad del alemán que ganaría aquella edición, trata de quitar hierro a las posibles tensiones que puedan haber entre Sastre y Schleck alegando a la unidad del equipo.

"El equipo es una gran familia, todos remamos en la misma dirección. Lo más importante es que tenemos el maillot amarillo y a dos corredores más entre los seis primeros", sentencia el danés.

Pero lo cierto es que al final sólo va a triunfar uno de los dos en París, si consiguen mantener el amarillo, y en algún momento Riis deberá tomar una decisión si alguno de ellos pasa por apuros teniendo en cuenta que deben distanciar a dos especialistas contra el crono como el australiano Cadel Evans y Menchov, actualmente a 8 y 38 segundos de Schleck respectivamente.

Para ello, tienen dos espectaculares etapas alpinas. La primera, mañana, con llegada en Jausiers tras escalar dos puertos de categoría especial, el Col de la Lombarda y los 26 kilómetros hasta la cima del puerto más alto de Europa, la Bonette- Restefond. Será la cuarta vez en la historia del Tour que se va a ascender este coloso tras coronarlo primero en 1962 y 1964 el español Bahamontes y en 1993 el escocés Millar. La segunda jornada alpina será, probablemente, la etapa más dura de este Tour con llegada a Alpe d'Huez tras atravesar el Galibier y la Croix de Fer.

Sastre no quiso revelar cuál será la estrategia a seguir aunque dio algunas pistas al afirmar que "lo importante es ir día a día y mantener el maillot amarillo. Lo que está claro es que la diferencia que tenemos respecto a Evans y Menchov es insuficiente habida cuenta de los 53 kilómetros contrarreloj del penúltimo día. Ni para Frank ni para mí es bueno correr a la defensiva. Ni es nuestro estilo ni nos lo podemos permitir con estas diferencias".

Por su parte, Alejandro Valverde, sexto a 4 minutos y 11 segundos, advierte que "son dos etapas en las que se puede recuperar mucho tiempo, pero en las que también te pueden caer un carro de minutos", Valverde, ya sin Pereiro como compañero de emboscadas, tratará de aprovecharse del férreo control entre los máximos favoritos para ganar la etapa de mañana y reducir diferencias. "El podio aún es posible", afirma convencido el español del Caisse d'Epargne.
En Imágenes