El recomendado de la semana: "Historias del under", de Fernando Noy

En la década del 80, un grupo de jóvenes irrumpió en la escena porteña rompiendo todas las estructuras escénicas. La movida está aquí.

Violentar el texto, convertir el cuerpo en un mensaje, multiplicar los mensajes hasta convertirlos en invisibles pero osmóticos, hacer vivir el vértigo al espectador, transformarlo en un protagonista.

Historias del under tapa

Eso que era “la movida”, que nació y creció en la década de 1980, merecía un libro como Historias del under (Reservoir Books), de Fernando Noy. Para quienes la vivieron, para quienes la heredaron, para todos aquellos que pretendan entender cuánto de lo que hoy nos rodea en forma de arte escénico es pariente de lo que una generación de jóvenes empezó a mostrar (decir, vomitar, escupir –literalmente–) desde espacios por lo general no convencionales y que marcó ese tiempo en el que el país comenzaba a salir del período más oscuro.

Los lugares (Mediomundo, Cemento, El Parakultural, Einstein, el nacimiento del Rojas), los personajes (Humberto Tortonese, Alejandro Urdapilleta, Alfredo Visciglio, Mosquito Sancineto, Alejandra Flechner, Verónica Llinás, Cutuli, Klaudia con K, Fernando Bedoya y el genial Batato Barea), los grupos (Las Gambas al Ajillo, El Clú del Claun, La Organización Negra, Los Peinados Yoli…). Toda una revitalización del arte acompañada por músicos y cronistas que tampoco están ausentes en este libro.

Derivado de una serie de documentales que Noy realizó para la televisión, Historias del under recupera en la voz de los protagonistas aquella década en la necesidad de manifestar las libertades no sólo estaba en quienes se subía a un escenario o se tiraban atados a cables desde el Obelisco, sino también en el público, que acompañó a todos estos artistas que, en su mayoría asumen que ni siquiera sabían que estaban haciendo arte.

Fernando Noy, integrante de esta generación que revitalizó la escena desde ese espacio tan amplio e inasible que se denomina under, realiza en el libro una de las definiciones más simbólicas de lo que fue en realidad. Es B. Ode, quien trae a la memoria esta definición cuando señala: “Fernando hablaba del engrudo más que del under. ‘El under’ es una etiqueta puesta para simplificar. El periodismo necesita simplificar por una cuestión de formato, pero lo que rescato es cierto engrudo. ¿Qué es el engrudo? Harina, agua y un poco de sal. Y se amasa esa mezcla hasta lograr un pegote hecho con cosas elementales y baratas y que puede tomar infinidad de formas, o ninguna”.

Por suerte para quienes lo vivieron, para quienes sintieron sus coletazos, para quienes disfrutan hoy de esa herencia, ese engrudo tomó forma, y hoy, Historias del under, llega para rememorar cuáles fueron los ingredientes de ese engrudo.

Una época de “gente tan rara, que viene al baño a mear”, recuerda Tom Lupo contando la anécdota sobre el baño de Mediomundo.

Historia del under (que también incluye un Backstage con una reseña de los más importantes personajes que conformaron la movida) es un registro inapelable de esa época, de ese momento de la Argentina en que todo necesitaba reinvertarse desde la sinceridad y desde el poner el cuerpo a las pasiones.

Alejandro Frias

¿Qué sentís?
93%Satisfacción7%Esperanza0%Bronca0%Tristeza0%Incertidumbre0%Indiferencia
Opiniones (0)
6 de Diciembre de 2016|18:38
1
ERROR
6 de Diciembre de 2016|18:38
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes