Abrieron el misterioso ataúd de plomo

Fue hallado bajo un estacionamiento inglés, el mismo en el que apareció sepultado el esqueleto de Ricardo III (1452-1485).

El estacionamiento de automóviles de la ciudad británica de Leicester bajo el que se encontró sepultado al esqueleto de Ricardo III (1452-1485), el rey “maldito”, sigue dando nuevas sorpresas.

Ricardo III, el último monarca inglés muerto en combate, reinó durante solo dos años, y a lo largo de cinco siglos fue considerado el peor y más malvado rey en la historia de Inglaterra. Después de una vida agitada, sus restos mortales tampoco descansaron en paz. Enterrado en una tumba olvidada, esta fue hallada finalmente en 2012, bajo el citado aparcamiento de coches, y en 2013 se confirmó de manera definitiva que el ocupante era el sombrío monarca. 

El análisis de los huesos mediante la moderna ciencia forense ha permitido validar informaciones históricas sobre el rey, desmentir otras, y reconstruir aspectos poco claros de lo que ocurrió realmente el 22 de agosto de 1485, cuando el rey luchó en la Batalla de Bosworth hasta su último aliento. Por ejemplo, ahora se sabe que a Ricardo III lo mataron por la espalda.

Ricardo III fue enterrado en la antigua Abadía de Greyfriars (a finales de marzo será inhumado en la Catedral de Leicester). El paso de los siglos acabó por sepultar las ruinas de dicha abadía, y costó mucho localizar su emplazamiento bajo la actual geografía urbana de Leicester. En las excavaciones no solo se halló al rey sino también otras tumbas, entre ellas un sarcófago de piedra albergando un llamativo féretro de plomo.

El equipo del arqueólogo Mathew Morris, de la Universidad de Leicester, ha abierto dicho ataúd, hallando dentro del mismo un esqueleto. El examen del mismo indica que corresponde a una mujer anciana, que, según creen los académicos, probablemente fue una de las primeras benefactoras de la abadía, ya que la datación por radiocarbono indica que pudo ser enterrada no mucho después de que la iglesia fuera completada en 1250 (aunque el análisis muestra que su muerte podría haber acaecido tan tardíamente como en 1400).

La mujer, de elevada posición social, estaba en una de las 10 tumbas descubiertas en el subsuelo del complejo medieval, incluyendo la de Ricardo III. Todavía hay tumbas sin abrir, y se sospecha que en las ruinas de la abadía y terrenos circundantes puede haber centenares aún no descubiertas.

Otras dos de las tumbas abiertas por el equipo de Morris contenían féretros de madera y en su interior se hallaban los esqueletos de dos mujeres de entre 40 y 50 años. La datación por radiocarbono muestra que hay un 95 por ciento de probabilidades de que murieran entre 1270 y 1400.

Los exámenes osteológicos revelaron que una de las mujeres tenía una posible dislocación congénita de la cadera que la obligó a caminar usando una muleta.

De la otra se descubrió que llevó una vida de duro trabajo físico, durante el cual utilizaba sus brazos y piernas para levantar grandes pesos.

Y no era la única persona en ese estilo de vida. Un cuarto esqueleto, también de mujer, hallado en una tumba que no estaba intacta, tuvo según se cree la misma clase de vida de duro trabajo físico. Se estima que falleció con una edad de entre 20 y 25 años aproximadamente.

Fuente: http://noticiasdelaciencia.com/

Opiniones (0)
11 de Diciembre de 2016|11:16
1
ERROR
11 de Diciembre de 2016|11:16
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic