¿De qué va "Postales de un oasis que late"?

Hoy a las 22 se presentará en el Frank Romero Day el espectáculo central de la Fiesta de la Vendimia. Te contamos de qué trata y detalles de su puesta en escena.

“La inspiración disparadora de nuestra propuesta artística Postales de un Oasis que Late; surge del concepto filosófico de que todo en el universo está supeditado a una transición constante, a un transmutar permanente de las cosas que se producen de manera simultánea como fenómeno, y la naturaleza es un gran ejemplo de ello. Para que algo se transforme siempre existe detrás una secuencia de situaciones previas”, destacan sus hacedores.

El paisaje de nuestra Mendoza es un ejemplo vivo de estas sincronías.

La presentación de escenas en formato de Postales y el concepto de sincronía son algunos de las características estéticas y artísticas que caracterizan la impronta de esta fiesta. Partiendo de un concepto escenográfico, que nos remite a un paisaje representativo de Mendoza, con texturas que emulan nuestras montañas, con cintas verticales (representadas por cajas lumínicas) con relieves propios de nuestro suelo, mostrando con la horizontalidad de lo circular los asentamientos y sus posibles oasis que nutren la iconografía de nuestra gran provincia; que en conjunto a los distintos lenguajes artísticos se irá desarrollando y poniendo de manifiesto su relevancia.

Así es como la propuesta de puesta; responde a este paisaje. El personaje principal está representado por la escenografía misma. Es una entidad que observa y trasmite; que funciona como interlocutor entre la historia y el público. Cumple además la función de aclarar las partes y va entretejiendo los momentos como hilo conductor entre los lugares y el tiempo. Se trata de una Voz en Off, pero más que eso, es el escenario vivo. Es el que conoce el tiempo, la tierra y el agua más que nadie, fue el primero en estar acá, el que nos conoce, nos nutre, es el máximo anfitrión de la fiesta, también es artífice de la vida misma.

La Fiesta vista desde los ojos de este Personaje, contempla las postales de vendimia, Contempla en cada una de ellas al hombre trabajador de la tierra, al hacedor de vino. Recorre la memoria infinita y entretejida de historias que nos permiten ser este presente.

Por esto mismo se habla de un todo, de una unidad de concepto que fluye con el texto, con la imagen, con el sonido, en concordancia; de postal en postal, cada una con su impronta, historia y desarrollo en si misma; y en la sumatoria de todas ellas (las postales) se concibe la totalidad, la fiesta de la Vendimia, a la que pertenecemos, a la que queremos, a la que brindamos amablemente a sus visitantes, y a la que honramos.

Impactos sonoros, visuales y un relato lírico

La dinámica que se establece en la Puesta está estratégicamente diseñada desde los recursos expresivos, tales como impactos sonoros (sonido envolvente), visuales (coreografías, representación actoral, tecnología, iluminación, FX, etc.) y del relato lírico. Se han tenido en cuenta en estos tres aspectos simultáneamente, las texturas, los ritmos, los silencios, los colores, los momentos emotivos, los de fuerza, los que hacen participar y vibrar, los contemplativos, los populares, folklóricos, cada rincón que nos representa en esta fiesta con los ciclos del fluir del día –noche; noche-día.

Postales de un oasis que late 2

Música en vivo

Desde la idea musical se ha previsto una orquesta en vivo.

Será protagonista: la percusión marcando los tiempos de los tiempos; los ritmos del crecimiento y del progreso, y como el segundero del reloj que marca cada gota que cae de deshielo, cada gota derramada de sudor y la vital recompensa cuando se siente el descorche de algún vino compartido. Transcurrir en las metáforas de los redobles con melodías suavizantes nos ayuda a comprender la exactitud de estas sincronías de la cultura y los paisajes vendimiales.

Finalmente se irá narrando la historia que conjugará las diferentes etapas del proceso de fabricación del vino con las que atraviesan los seres humanos a lo largo de su existencia.

Serán doce los cuadros que formarán el espectáculo, consecuentemente con los meses. Esto se debe a que "hay momentos del año que tienen que ver con los procesos propios de la elaboración del vino".

El equipo

La Coordinación General del espectáculo está a cargo de Sonya Sejanovich, a cargo de la dirección. Inicialmente, esta labor iba a cumplirla Marcelo Rosas, fallecido recientemente.

El guión pertenece a la escritora Liliana Bodoc.

La escenografía y la Dirección de Arte es responsabilidad de Alejandro Rodríguez, la Dirección Coreográfica General está a cargo de Claudias Sosa y la Producción Ejecutiva de Gustavo Uano.

Es Director Musical Darío Ghisaura.


Opiniones (0)
15 de diciembre de 2017 | 09:30
1
ERROR
15 de diciembre de 2017 | 09:30
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Leopardo al acecho
    7 de Diciembre de 2017
    Leopardo al acecho