¿El último legado de Miguel Ángel son dos estatuas de bronce?

No hay duda de que, en caso de ser auténticas, nos encontraremos ante un tesoro de incalculable valor, en todos los sentidos.

Tal como han anunciado diferentes investigadores hace unos días desde Gran Bretaña, dos esculturas que han estado escondidas durante más de un siglo, podrían ser dos de los últimos trabajos en bronce que se conservan de uno de los maestros entre maestros de toda la historia, Miguel Ángel.

La investigación ha sido dirigida y supervisada desde la Universidad Británica de Cambridge y el Museo Fitzwilliam, quienes han revelado varias pruebas que podrían ligar estas dos estatuas con la obra de Miguel Ángel, conocido entre muchas otras cosas por pintar el techo de la Capilla Sixtina entre muchas otras.

Estas esculturas cuentan con un metro de alto y simbolizan a un hombre anciano y otro joven, ambos montados sobre dos felinos, presumiblemente panteras, haciendo de éstas unas obras muy visuales y de una bellísima factura. En caso de confirmarse la autenticidad de su autoría serían los dos únicos trabajos que quedan de Miguel Ángel en bronce.

Tal como declaró Victoria Avery, encargada del departamento de artes aplicadas del Museo Fitzwilliam: “Este descubrimiento ha sido apasionante, aún no nos creemos que hayamos tenido esta gran suerte. Se trata de dos obras de arte con mucho peso artístico y merecen un estudio en profundidad. Además, esperemos que venga mucho público para que pueda también compartir su opinión al respecto”.

Paul Joannides, profesor retirado de Historia del Arte, descubrió algo que cambió la historia. Encontró el boceto de un joven musculoso que estaba montado sobre una pantera dentro del ejemplar de un alumno dentro de los bocetos perdidos de Miguel Ángel, lo que podía dar a entender que el artista estaba pensando en este diseño para una escultura, en este caso doble.

No se tardó demasiado en estudiar las obras y diferentes investigaciones han revelado que son muy simulares tanto en estilo y anatomía si se compara con otros trabajos de Miguel Ángel datados entre el año 1.500 y 1.510, el periodo donde fueron realizadas según los análisis realizados sobre ellas, lo que podría significar que se trataría de un auténtico descubrimiento, aunque aún queda por hacer varias pruebas.

No es la primera estatua de bronce de la que se oye hablar pero sí la primera que puede tocarse. Se dice que hubo una a escala 2:3 de su estatua del David, pero desapareció misteriosamente durante la Revolución Francesa. No hay duda de que, en caso de ser auténticas estas dos estatuas, nos encontraremos ante un tesoro de incalculable valor, en todos los sentidos. 

Fuente: http://redhistoria.com/

En Imágenes
15 fotos de la selección del año de National Geographic
8 de Diciembre de 2016
15 fotos de la selección del año de National Geographic