Los cocodrilos también juegan y se divierten

La investigación muestra que los animales del orden Crocodilia ostentan conductas de los tres tipos principales de comportamiento de juego.

Por su fama siniestra como bestias asesinas, nadie se imaginaría que los cocodrilos puedan a veces estar de tan buen humor como para ponerse a jugar con objetos o incluso con otros animales, a veces de otras especies. Este comportamiento, obviamente, es más frecuente en los individuos jóvenes, pero también se da en los viejos. Así lo ha desvelado una investigación reciente, la primera que documenta con este nivel de profundidad la conducta de juego en estas temibles bestias.

Vladimir Dinets, profesor de psicología en la Universidad de Tennessee en Knoxville, Estados Unidos, ha estudiado los cocodrilos durante una década. Mientras hacía eso, a veces los descubría comportándose de maneras que delataban que estaban jugando y divirtiéndose. Amplió sus observaciones y revisó casos de avistamientos de este tipo y de la experiencia de las pocas personas que han tenido cocodrilos como animales domésticos.

La investigación muestra que los animales del orden Crocodilia (los crocodilios) ostentan conductas propias de los tres tipos principales de comportamiento de juego que los especialistas distinguen: juego locomotor, juego con objetos y juego social.

El juego con objetos parece que es el más frecuente. Se han observado crocodilios jugando con pelotas de madera, con chorros de agua, con sus presas y con restos flotando en el agua.

Como casos de juego locomotor tenemos a aligátores jóvenes deslizándose repetidamente por pendientes, cocodrilos buscando ser arrastrados por olas como si hicieran surf, y caimanes haciendo algo parecido con las corrientes de agua en charcas, lagos y demás.

Casos observados de juego social incluyen a crías de aligátores subiéndose a lomos de sus amigos más mayores, e incluso en algunos casos jugando con individuos de otras especies. Por ejemplo, Dinets observó a un aligátor joven jugando con una nutria de río. En algunos pocos casos, individuos del orden Crocodilia han mantenido lazos tan estrechos con determinadas personas que han sido compañeros de juegos de estas durante años. Por ejemplo, un hombre que rescató a un cocodrilo al que habían disparado en la cabeza logró ganarse la amistad de este. Jugaron felizmente cada día hasta la muerte del cocodrilo 20 años después. Entre otras muestras de confianza, impensables en un cocodrilo salvaje, figuran la de que ambos nadaban juntos, jugaban a perseguirse, y el animal consentía que el hombre lo volteara en el agua, lo acariciase, abrazara, y hasta besara en el hocico.

La investigación de Dinets ha tenido como punto de partida los trabajos de su colega Gordon Burghardt, profesor en el Departamento de Psicología y en el de Ecología y Biología Evolutiva, cuya labor ha permitido identificar conductas de juego en especies a las que previamente no se creía capaces de jugar, como avispas, peces e invertebrados en general. El trabajo de Dinets aporta pruebas adicionales de que jugar es un rasgo universal de conducta de los animales con un nivel bastante alto de inteligencia, es decir, aquellos con un comportamiento complejo y flexible. Esta información podría ayudar a determinar cómo evoluciona la inteligencia y lo que se necesita para su desarrollo.

“Se sabe que cientos de miles de crocodilios son mantenidos en cautivad en zoos, granjas comerciales y centros de cría preparados para especies en peligro. Proporcionarles juguetes y otras oportunidades de jugar los hará más felices y sanos”, plantea Dinets.

Investigaciones anteriores de Dinets descubrieron que los cocodrilos son capaces de trepar a algunos árboles, trabajar en equipo, y utilizar palos a modo de anzuelos para cazar presas.

Fuente: http://noticiasdelaciencia.com/

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó9/10
Opiniones (0)
4 de Diciembre de 2016|15:30
1
ERROR
4 de Diciembre de 2016|15:30
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016