Deportes

El Morrucho salió a cortar distancias

Luego de tres regatas, en el nacional para veleros de la clase J/24, el barco que timonea Sebastián Halpern está segundo.

El segundo capítulo en el agua fue del Morrucho, que recuperó tres puestos y se ubicó en la zona de batalla por el título; la embarcación timoneada por Sebastián Halpern abandonó su quinto lugar (con el que comenzó el día) para estacionarse al asedio del puntero, el Índigo (de Ezequiel Depontin).

El barco, en cuyo spinaker puede leerse el slogan "Mendoza, Espíritu grande", sumó dos segundos lugares (en la primera y última serie) y un quinto puesto. Obligado a descartar los 18 puntos cosechados en la cuarta regata del sábado (porque al largar pasado fue sancionado con 18 unidades), un mal trabajo ayer lo hubiera dejado muy lejos de poder aspirar al podio. Despontin, que el viernes se quedó con la Copa de la Asociación Mendocina de Windsurf, sumó dos primeros lugares y un quinto puesto. Liderando así la clasificatoria con 10 puntos, cinco menos que el anfitrión mendocino.

Por su parte, con 19 unidades, navega el Rina. El velero timoneado por Nico Cubria, que logró un sexto, un octavo y un primer lugar, cedió el segundo plafón en la general. Mientras que en cuarto lugar, con 20 unidades y una de distancia de su predecesor, se posiciona el Gran Carajo de Adrián Moyano.

Yatching en Potrerillos 2


La definición del Campeonato del Oeste de la República se tornó muy emocionante, porque todas las tripulaciones cuentan con chances matemáticas para marcar su supremacía; más que nunca, con condiciones de viento optimas, la batalla por definir la segunda fecha de la Triple Corona se presenta en la previa cargada de emociones. La experiencia y los nervios de acero jugarán una rol protagónico hoy.

Tal como ocurriera a lo largo del fin de semana, el planeamiento táctico y la destrezas de los tripulantes le dieron a las naves un escaso margen para cruzar la línea de sentencia custodiada por Gilberto Guerci. En muchos casos con llegadas muy apretadas, en el que apenas el número de proa lograba establecer una diferencia entre los barcos comprometidos.

La lucha entre Índigo y Morrucho (Despontin vs. Halpern) le dio un condimento especial a la rueda de regatas en el espejo de agua precordillerano. Marcas feroces y tripulaciones hambrientas de gloria, que arribaron a nuestra provincia provenientes desde Salta, Córdoba y Buenos Aires, no se dieron margen para el error.

Mañana, entonces, se coronará a su primer campeón en la categoría J/24. Y no será un hecho menor, porque representará a perpetuidad el bautismo de fuego para el Dique precordillerano. Escenario que se brindó con vientos francos y que rondaron los 16 nudos al ascenso hasta la boya de Barlobento (lugar de donde viene el viento).

Se hablará y pondrá en relieve la inteligencia y la habilidad de los timoneles para planear su táctica de carrera. Sin embargo, todos ellos estarán hermanados por un hecho sin precedentes para la historia de la navegación a vela de Mendoza. Su "Odisea", con veleros de 7,32 m de eslora (largo), por las rutas de montaña quedara resguardada en la memoria como signo de una gran aventura.

Opiniones (0)
21 de septiembre de 2017 | 07:20
1
ERROR
21 de septiembre de 2017 | 07:20
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'
    20 de Septiembre de 2017
    Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'