Antonio Banderas y su soporífero discurso en los Goya

El actor recibió un galardón honorífico de manos de Pedro Almodóvar. En una ceremonia eterna, Banderas abrumó con un discurso de diez minutos.

En una ceremonia que se ha extendido más de la cuenta, con discursos extendidos y shows que han dilatado la entrega sin gracia ni sentido; el actor Antonio Banderas recibió de manos de Pedro Almodóvar un Goya honorífico en reconocimiento a su trayectoria.

Antonio banderas pedro almodóvar


En lugar de apostar a unas palabras sentidas y concisas, Banderas abrumó con un discurso que se prolongó durante poco más de diez minutos. 

 "Todo lo que tengo se lo debo a mi profesión, a mi vocación. Le debo lo que soy. Gracias a todos esos ojos que me marcaron un camino, a todas esas almas que me acompañaron. Todas esas personas soy yo, y yo soy todas ellas", arrancó con emoción el galardonado y popular actor.

"Quería convertirme en aquello que admiraba. En seres que me habían llevado a viajes lejanos: los actores. Nunca volvería a mi Málaga con las manos vacías. Ahora con este Goya en mis manos alguien puede decir que ya he cumplido", prosiguió Banderas mientras parte del auditorio lucía visiblemente cansada.

"Nuestra cultura es la mejor manera de saber lo que somos y de dónde venimos. Aunque la mediocridad se ha convertido en el mayor negocio de nuestro tiempo.Ahora me he dado cuenta de que elegí este camino porque sabía que la cultura y el arte era la mejor manera de entender el mundo que me ha tocado vivir", en este apartado del discurso Antonio Banderas enunció un extenso listado de importantes referentes de las letras, la pintura y el cine español.

 "Siempre mi mente ha estado puesta en España, da igual dónde estuviera. Lo importante para mí era saber cómo se veía mi trabajo en mi país, en mi Málaga y en mi barrio.  Dedico este premio para quien ha sufrido más mi pasión por el cine, mis ausencias prologadas. Ha sido mi mejor producción. Dedico este premio a mi Stella del Carmen, hija mía". Concluyó así, con la voz rota de la emoción, Antonio Banderas su agradecimiento. Unas palabras que, al igual que el resto de la ceremonia, hubieran logrado mayor impacto si hubieran estado más acotadas en duración y sin la solemnidad que imprime la lectura de un discurso.








Opiniones (0)
16 de diciembre de 2017 | 20:42
1
ERROR
16 de diciembre de 2017 | 20:42
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Leopardo al acecho
    7 de Diciembre de 2017
    Leopardo al acecho