Para los amantes de las biografías, cinco títulos imperdibles

Conocé las vidas de Catalina la Grande, Reinhard Heydrich, Giacomo Casanova, la reina Victoria y Fiódor Dostoievski.

Hay personas que son fanáticas de las biografías y hay otras a las que les interesa algún personaje en particular. Para saciar esas sedes, llegan cinco títulos de Editorial El Ateneo no se pueden dejar pasar. Catalina la Grande, de Carolly Erickson; Heydrich, El verdugo de Hitler, de Robert Gerwarth; Giacomo Casanova, de Guy Chaussinand-Nogaret; Reina Victoria, de Lytton Strachey, y Fiódor Dostoievski, de Henri Troyat, repasan la vida de cinco personalidades de la historia. 

Catalina la Grande

Catalina la Grande, de Carolly Erickson 

“Los que esperaban una vieja gruñona encontraron una anciana charlatana e inteligente, con una encantadora mezcla de dulzura y astucia en sus facciones. Era realmente imponente, más aún por no ser nada engreída.” (Catalina la Grande, de Carolly Erickson)

Desde el momento en que aceptó casarse con el heredero al trono de Rusia, la princesa Sofía de Anhalt-Zerbst se vio envuelta en un torbellino de intrigas, que superó con la inteligencia y la seguridad en sí misma que la harían pasar a la historia como Catalina la Grande. Esta biografía es el retrato vívido de una de las figuras más importantes de la historia, constructora del poderío y prestigio de la Gran Rusia.

Heydrich
Heydrich, el verdugo de Hitler, de Robert Gerwarth 

“Sin embargo, a pesar de su gran cuota de responsabilidad en algunas de las peores atrocidades cometidas en nombre de la Alemania nazi y del continuo interés por parte tanto de historiadores como del público en general respecto de la dictadura de Hitler, Heydrichsigue siendo una figura notablemente ignorada y singularmente nebulosa dentro de la amplia literatura dedicada al Tercer Reich.” (Heydrich, El verdugo de Hitler, de Robert Gerwarth)

Reinhard Heydrich fue uno de los hombres más temidos del siglo xx, una figura terrible, incluso, entre los dirigentes nazis. Jefe de la Policía Criminal, de las SS y de la Gestapo, despiadado señor de los territorios de Bohemia y Moravia ocupados por los nazis y destacado planificador de la Solución Final, desempeñó un papel fundamental en los planes de Hitler. Tuvo gran parte de la responsabilidad por algunas de las peores atrocidades que cometieron los nazis y, hasta su asesinato en Praga, en 1942, fue considerado uno de los hombres más peligrosos de la Alemania de su época. Sin embargo, Heydrich ha recibido una atención bastante limitada dentro de la amplia historiografía dedicada al Tercer Reich.

Robert Gerwarth entreteje historias poco conocidas de la vida privada de Heydrich, con sus actos como jefe de la Oficina Central de Seguridad del Reich. Explora su progresión desde una privilegiada juventud en una familia de clase media hasta su apogeo como ávido asesino. Así, arroja nueva luz sobre el complejo carácter de Heydrich, sus motivaciones, los sucesivos pasos que lo condujeron a cometer atrocidades inimaginables y las consecuencias de sus esfuerzos criminales para lograr la recomposición étnica de Europa.Giacomo 

Casanova

Casanova, de Guy Chaussinand-Nogaret 

“Casanova no es la excepción, sino el modelo de un siglo. Después del triunfo del cristianismo en Europa, un corte había disociado la vida terrestre de la vida divina; la vida del cuerpo de la del más allá. El siglo XVIII operó la mayor revolución de la historia moderna de Occidente, al reconciliar la materia con el espíritu, con la exaltación del cuerpo como indisociable, en lo sucesivo, de la vida espiritual. La consecuencia inmediata fue poner fin a la represión sexual que, después del siglo XVI, había encerrado la libido en el desierto de la sublimación.” (Giacomo Casanova, de Guy Chaussinand-Nogaret)

Giacomo Casanova (1725-1798) fue uno de esos seres excepcionales que expresan con su genio toda la voluptuosidad y todas las ambiciones del mundo. Esta biografía cuenta con detalle su aventurera vida de seductor, agente secreto, estafador, viajero, mago y jugador, que ha cautivado a la humanidad desde antes del fin de su existencia hasta nuestros días.

Reina Victoria

Reina Victoria, de Lytton Strachey 

“Los últimos años fueron años de apoteosis. En la imaginación deslumbrante de sus súbditos, Victoria se elevaba hacia las regiones de la divinidad a través de una nube de purísima gloria. Las críticas cesaron; las deficiencias que veinte años antes habrían sido admitidas universalmente, ahora se ignoraban, así como se pasaba por alto el hecho de que el ídolo de la nación fuera una representante incompleta de la nación.” (Reina Victoria, de Lytton Strachey)

Una combinación de circunstancias determinó que, en 1830, la princesa Alejandrina Victoria fuese reconocida heredera al trono de Inglaterra. Coronada reina a los dieciocho años, la "Rosa de Inglaterra" personificaba la pureza y la inocencia, pero demostró que era una gobernante firme y resuelta, capaz de manejar la política británica con temple de acero.

Esposa y madre abnegada, la propia Victoria reconoció que su popularidad se debía, en gran parte, al modelo de doméstica virtud que ofreció a una nación ávida de ejemplos. La reina fue el símbolo de una era, la del triunfo de la clase media, pero nunca profesó demasiada simpatía por las reformas liberales ni dejó de ser una genuina aristócrata.

Desde la niñez hasta su ascenso al trono, pasando por el matrimonio con su idolatrado Alberto, su temprana viudez o la especialísima relación con los distintos primeros ministros, Lytton Strachey, con un estilo minucioso y entretenido, traza al mismo tiempo el retrato de la reina y de toda una era que debe su nombre a esa mujer pequeña y dominante, que pasó los últimos cuarenta años de su vida vestida de luto: Victoria I, reina del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda y emperatriz de la India.

Dostoievski

Fiódor Dostoievski, de Henri Troyat

“Según Dostoievski, la teocracia católica es la única culpable de haber robado la palabra de Cristo con fines imperialistas. Pero la ortodoxia bizantina puede ser acusada del mismo crimen. Y toda organización eclesiástica merece, en realidad, el reproche del cesarismo.” (Fiódor Dostoievski, de Henri Troyat)

La vida de Fiódor Mijáilovich Dostoievski recuerda la de los héroes de sus novelas. Fue un hombre vehemente y apasionado, cuya obra estuvo teñida de dolorosas experiencias cercanas a la locura y la excentricidad.

En su juventud, por acercarse a pensadores revolucionarios, padeció un simulacro de fusilamiento y fue deportado por años a Siberia. Marcado por la epilepsia, ciego a las consecuencias de sus actos y adicto a los juegos de azar, con frecuencia vivió en la miseria. Sus amigos y las mujeres a las que amó constantemente tuvieron que acudir a salvarlo de los acreedores. Desde cada uno de los detalles de su vida, narrados con maestría y ampliados hasta convertirse en un vívido retrato de su época, Dostoievski se nos presenta como un ser fascinante.

Henri Troyat ha escrito una biografía que se lee casi como una novela y que ayuda al lector a disfrutar aún más de la lectura de las grandes creaciones del propio Dostoievski.


Opiniones (0)
9 de Diciembre de 2016|07:18
1
ERROR
9 de Diciembre de 2016|07:18
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic