Poemas de verano: Diego Bustamante Ríos

En la playa, bajo la sombra de un árbol, al amparo de un aire acondicionado... Nunca viene mal un buen poema...

yanko.-

I

hay que llamarse yanko y citar a verlaine, a platón

a nietzsche y a otros que no conozco

y despegar el verso de una otra manera

rebuscarle el cuesto a la brea buscarle la quinta pata al gato

imprimir en valdivia un libro de 25 x 21, 5 negro pulcro

por editorial kultrun, 555 copias durante un invierno de 1998

hay que llamarse yanko y tener conocidos viviendo en un pueblo chico

para después astrologarlos por Editorial Fosis-Programa Local de Desarrollo Juvenil

hay que tener amigos en la capital, alguien con una revista literaria

que se venda en los pasillos de las facultades de humanidades

hay que invitarle un trago al amigo, por la paleteada

para que se esté contento, para que hable bien de uno durante toda la noche

hay que pincharse a la mina más rica de la lectura, del festival, del taller

hay que llamarse yanko y traducir la muerte se está fumando mis cigarros

hay que llamarse yanko para escribir metales pesados

hay que llamarse yanko para tener de apellido gonzález


plagio formalista.-

katchadjian tenga cuidado

si va a mendoza porque

acomodar la métrica

utilizar el hipérbaton

y encontrar una musicalidad

subrayada por la versificación

en mi provincia, los guardianes

de la originalidad, le llaman plagio

y te insultan, llamándote francotirador


poema de amor.-

me enamoré de todas las poetas de mi generación

las que leí y de las que no leí también me enamoré

de las que guardo sus libros sobre otros libros

escritos de su puño y letra y otros que solo contienen boletos de trenes

entre sus páginas gastadas por los años terribles que vivimos

me enamoré de cada una de sus secretos escondidos en la oscuridad de la palabra

de sus más pequeñas ilusiones de amor esas cascaras de nácar y miel

me enamoré de todas sus fantasías textuales riendo a la orillas del río

de la loca idea de la poesía como si fuera diminutas prendas de vestir

que van cayendo una a una sobre un suelo que termina en una pared

y en esa pared hay un afiche de una película argentina de los años cincuenta

me enamoré de todas las poetas de mi generación

y les sonreí en la nocturna jornada de las lecturas desde mi última mesa

a la salida de los bares que frecuentábamos ya tarde en las calles de adoquines

y les invitaba un cigarrillo para sus rojos y dulces labios

donde los versos emanaban como besos

y embriagados y fumados leíamos los más vitales poemas

abrigados en una mampara de una casa vecina

porque cada una de ellas era la vitalidad la vida la existencia el presente

la energía cósmica frente a la fatiga de los materiales

la excitación y la humedad las manos y las uñas

las piernas y los hombros y el respiro y el fuego

me enamoré de todas las poetas de mi generación

sin excepción alguna porque todas ellas era lo que yo deseaba


nunca.-

Nunca escribas un poema

cuando no tengas nada que decir

cuando no veas lo imposible en la esquina de tu barrio

cuando no seas capaz de quedarte solo en la línea de fuego

cuando aun no encuentres los ojos de la chica que te quieres coger en el día de hoy

nunca escribas un poema

cuando no tengas nada que decir

Escribe un poema

solo después de que el corazón

Te explote en la cara


Por Diego Bustamante Ríos, de Estrategia Militar, inédito

Opiniones (0)
11 de Diciembre de 2016|08:52
1
ERROR
11 de Diciembre de 2016|08:52
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic