Deportes

La AFA debate la actualización de la normativa de los contratos

El futuro del fútbol argentino está en juego con el encuentro en la casa de la calle Viamonte de todos los representantes de los clubes que integran el Comité Ejecutivo y los dirigentes de Futbolistas Argentinos Agremiados.

Los inconvenientes que se plantearon en las últimas semanas por la finalización de contratos con prórroga automática por el 20 por ciento de aumento hicieron que colisionaran las legislaciones de AFA y FIFA.

Los conflictos estallaron a partir de que tres jugadores, Oscar Ahumada, de River; Martín Bravo, de Colón y Hugo Barrientos, de Huracán, al finalizar sus contratos intentaron negociar con otras instituciones, sin tener en cuenta los dos años de renovación automática.

Hasta el momento, el único que ya tiene cumplido ese objetivo es Bravo, ex San Martín de San Juan, quien ya se incorporó a Pumas, de México.

Por la legislación FIFA que rige, por ejemplo, en la mayoría de los países de Europa (Grecia es la excepción, puesto que tiene un sistema parecido al de AFA), cuando los contratos se cumplen (por lo general, son mucho más extensos que los que se firman en Argentina), el futbolista queda en libertad de elegir su próximo destino, puesto que la renovación automática no existe.

La postura de Futbolistas Argentinos Agremiados (FAA) sobre el punto, si bien con alternativas (apuntan a una legislación que evite la "fuga" de juveniles), está más inclinada hacia la FIFA.

El secretario general de FAA, Sergio Marchi, se negó a firmar una carta que el presidente de la AFA, Julio Grondona, le envió al titular de la FIFA, Joseph Blatter, para cortar de cuajo con este éxodo incipiente.

"Acá debemos tener una legislación que sirva para Argentina, no para España. La culpa es de los representantes, que cobran su plata y después se rajan", disparó por su parte Grondona.
En Imágenes