Marciano Cantero: "Cerati fue un torbellino elegante"

El cantante y bajista de Los Enanitos Verdes ya está en Mendoza para ser parte del homenaje que se realizará al líder de Soda Stereo este miércoles, en el Le Parc. Y habló con MDZ.

Este miércoles, a partir de las 21 en el espacio cultural Le Parc, se llevará a cabo un concierto muy especial titulado “Me quedo aquí”, en homenaje a Gustavo Cerati. La dirección musical estará a cargo de Sebastián Rivas, quien fue el responsable de la dirección de Canciones Eternas (homenaje a Luis Alberto Spinetta) en 2013.

El concepto sonoro y el formato de banda en términos generales se ha basado en respetar las versiones originales o en vivo del músico, salvo algunas adaptaciones acústicas que integrarán el repertorio del recital con 38 temas, haciendo un recorrido por toda la carrera de Gustavo.

La banda estable está compuesta por Lucca Begueri Petrich, en batería; Gerardo Lucero, en bajo; Iván Procheret, en guitarra, coros y entrenador vocal; Sebastián Rivas, en guitarras y coros; Pablo Cafici, en teclados; Martín Rez Masud en secuencias y Pablo Quiroga en percusión.

Dentro de los cantantes invitados encontramos referentes provinciales contemporáneos a Soda, como es el caso de Darío Ghisaura (Raivan Pérez) o Joe Moya (La montaña) y 11 cantantes de diversos estilos representantes de su género, Leandro Lacerna, Germán Phillipens, David de Mata, Paula Neder, Leandro Maturano, Maluko, Leandro “Canario” Vilariño, Lea Aput, Javier Montalvo y Emilio Cardone.

El espectáculo contará también con la presencia de Marcelo Moura (quien junto a sus hermanos formaron Virus y descubrieron a los Soda produciéndole el primer disco), Leo García (gran amigo y compañero de la música de Gustavo), nuestro embajador internacional y contemporáneo a Soda, Marciano Cantero (Enanitos Verdes), Abril Sosa (Cuentos Borgeanos), Gonzalo Aloras, Walter Pancioli (Los Tipitos) y Walas (Massacre), entre otros.

El mendocino famoso

Ayer, mientras iba cayendo la tarde, Marciano Cantero volvió a pisar suelo mendocino, recién llegado de México.

El cantante y bajista dejó sus valijas y se fue directo a la sala de ensayos. Allí tuvo tiempo de sentarse con MDZ para hablar de todo:

Marciano interior otra

-¿Es necesario decirte “bienvenido”?

-Por supuesto, siempre es bueno ser bienvenido. Es una onda… De hecho, hoy cuando llegamos vi el cartel que dice “Bienvenidos” en el aeropuerto y me alegró esa palabra. Me siento bienvenido porque esta es mi tierra. Acá me siento a gusto.

-Imagino que cuando llegás de nuevo a Mendoza, aparecen olores de siempre…

-¡Y la comida! Los sabores son únicos en cada lugar. En donde vivo no me privo de nada: tomo vino cuyano siempre, porque se consigue y esa parte no la extraño. Pero el sabor de la comida es distinto. Por eso es bueno volver de tanto en tanto…

-Venís a un encuentro con muchos músicos muy jóvenes, donde algunos no te conocen personalmente y a homenajear un par tuyo…

-Está bueno ser parte de este encuentro. Yo no fui muy amigo de Gustavo. Nos tocó recorrer una buena parte del camino juntos, en los comienzos, porque estábamos en las misma oficina de contrataciones y eso nos unió bastante. De hecho muchas veces nos prestamos los instrumentos.

-¿Cómo es eso?

-Una vez les robaron todos los instrumentos a los Soda y Felipe le prestó su Stratocaster a Gustavo, para que pudiera seguir tocando. Y con Zeta nos intercambiamos muchas veces el bajo. Sin ir más lejos, con mi recordado Rickenbacker negro grabó varias canciones famosas como “Persiana americana”.

-¿Y cómo sentís esta participación en este tributo?

-De la mejor manera. Hace poco, en el Vive Latino que se llevó a cabo en México también canté una canción de Gustavo en un homenaje. Pero ahora es distinto porque voy a cantar pero también voy a tocar el bajo, lo que significa que voy a estar cumpliendo dos funciones de los Soda Stereo. Ellos han sido tan cercanos y al mismo tiempo tan lejanos a los Enanitos Verdes que hay cosas que se ven de otra manera. Cuando dos bandas son tan fuertes –como Enanos y Soda- cada uno lleva y hace su historia pero hay puntos de unión. Y con Gustavo nos encontramos muchas veces en el camino.

-El camino… un lugar de encuentros. Ustedes fueron por el mismo camino…

-Si, así fue. La última vez que estuve con Gustavo fue en Los Angeles y nos encontramos en la calle. La siguiente vez que lo vi, fue cuando él estaba en el hospital…. Todavía no lo puedo creer que no esté. Cuesta creer que no esté él ni Spinetta… ¿Cómo qué no los voy a ver? ¿No van a tocar más? En el tributo que le hicieron en México, me quedé pensando acerca del análisis que hacés sobre la música de otro y me di cuenta que lo que tiraba Gustavo en su música, en sus letras, en sus palabras, era él. Porque él era una suerte de torbellino elegante. Cantando sus letras, te adentrás más en su piel. Por eso, estoy feliz y contento de estar acá, presente.

-Me dijiste que la última vez que lo viste fue en el hospital, ¿fue duro?

-Estuve un buen rato, y hablaba con él. Lo que más me llamó la atención fue que cuando su mama le hablaba, su respiración cambiaba. Y eso significa que escuchaba todo. Eso fue muy fuerte…

Marciano Cantero interior nueva


-¿Cómo lo recordás?

-Por su impresionante calidad y cantidad de música que nos dejó. Sus canciones siguen sonando y eso es porque sigue vivo, entre nosotros. Venir a Mendoza para recrear su música es algo que me reconforta mucho. 

Walter Gazzo

Opiniones (1)
17 de enero de 2018 | 09:28
2
ERROR
17 de enero de 2018 | 09:28
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Date una vuelta por calle Mitre y visita al Atletico, te acordas
    1
En Imágenes
El ciclón que congela a los Estados Unidos
4 de Enero de 2018
El ciclón que congela a los Estados Unidos