Poemas de verano: Teny Alós

En la playa, bajo la sombra de un árbol, al amparo de un aire acondicionado... Nunca viene mal un buen poema...

Más Fácil

Sería más fácil mirar para otro lado.

Sería mucho más fácil llamarse a silencio.

Hacer como si no pasara nada.

Decirse a sí mismo que el tren de lo importante va por otra vía.

Se trata de bajar las orejas como perro ante las moscas.

Cerrar los ojos y pensar que ya va a pasar.

Consolarse con la idea de un futuro próspero.

Sería más fácil concentrarse en la imagen del otoño rasgado por un colibrí.

Concentrarse en la postal de lo bello impreso en lo hermoso.

Sería conveniente, para facilitar el escapismo, entrar en la habitación new age almidonado con ideas anticonceptivas.

Camuflado de un poshippismo patéticamente florido.

Sería todo un gesto antinatural de la inteligencia.

Debiéramos aflojar los músculos de la cara, ablandar los nudos de la espalda.

Y, mirando como un faro el horizonte, tontamente sonreír, con ganas.

Como si la felicidad, los días felices, los sueños posibles, no existieran.

Ni fueran a existir.



Quieto

La noche de una vieja apuesta.

El amigo que un amor aplastó.

Los viajes míticos.

Las herramientas leves del sueño.

Una dirección de correo electrónico.

La única razón que existe para olvidar.

Los caballos inmóviles.

El raro encuentro de las fantasías.

Las maniobras del alma.

Los miedos escondidos.

La furia del universo.

El avance nocturno de las ratas.

La robótica del entusiasmo.

El poema leído en el baño.

Lo que aparece debajo de la tristeza.

Las cachas de un revolver clandestino.

Las sinagogas que se han dormido.

La caja fuerte de la memoria.

Las voces perdidas en la neblina.

Quietos en el azar.

Hasta que lo escribo.



En redondo

Pensar

en redondo

buscando

dentro de la red

ese pez

secreto,

tanteando

entre las luces

que encandilan,

extrañando

-entre las sábanas-

una sombra

que escapó.

Pensar

en uno mismo

como

en un boxeador

noqueado.

Y ya

no pensar.

Sentir

a la oscuridad

apoderarse

de tus músculos.

Respirar

a contramano

en la autopista

del ser ahí,

como invierno

contra el fuego.

Todas las puertas

cerradas.

Todos los candados

asegurados.

El vigía

apuntándome.

Ofreciéndome

el tiro de gracia.

Hay cosas

que uno debe hacer

por sí solo.

Opiniones (2)
10 de Diciembre de 2016|17:10
3
ERROR
10 de Diciembre de 2016|17:10
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. hermosos poemas!
    2
  2. una delicadeza de un maestro!!!!!!!!
    1
Claves: poemas, teny, alós
En Imágenes
15 fotos de la selección del año de National Geographic
8 de Diciembre de 2016
15 fotos de la selección del año de National Geographic