Deportes

Para Beligoy es apresurado hablar de un paro

El presidente de la Asociación Argentina de Árbitros dijo que Luis Segura es un hombre abierto y confía e llegar a un acuerdo por las mejoras salariales.

Federico Beligoy, presidente de la Asociación Argentina de Árbitros (AAA), uno de los gremios que agrupa a los árbitros del fútbol argentino, aclaró hoy que "es apresurado" hablar de un paro para el inicio del torneo, tal como había anticipado el secretario general del Sindicato de Árbitros Deportivos de la República Argentina (SADRA), Guillermo Marconi.

El reclamo de los árbitros fue realizado directamente a la AFA por mejoras salariales, aunque Beligoy se mostró esperanzado en llegar a un acuerdo con el presidente del edificio de la calle Viamonte, Luis Segura.

"Buscamos un aumento del 35 por ciento. También estamos haciendo un reclamo a la AFA para que indemnice a los árbitros cuando se retiran. Sabemos que Segura es un hombre abierto al diálogo y vamos a llegar a buen puerto", explicó Beligoy en declaraciones al programa Súper Mitre Deportivo.

Y, enseguida, aclaró: "Es muy apresurado hablar de un paro. Vamos a intentar solucionarlo antes".

El titular de la AAA admitió que charló con Marconi respecto a este reclamo, que también nuclea a todos los árbitros, aunque insistió en que "ninguno" quiere buscar un conflicto.

Beligoy detalló además que en este año y medio que lleva como secretario general de la AAA se dio cuenta que son diferentes los manejos de Segura que los del fallecido presidente Julio Humberto Grondona.

"Veo cosas diferentes en la gestión de Segura. Yo con él tengo otro tipo de confianza. No veo a Segura como una continuidad a lo realizado por Grondona", completó.

El jueves fue Marconi el que lanzó la advertencia al remarcar que no fueron escuchados los pedidos que realizaron en relación a un incremento en los sueldos.

Marconi remarcó que tanto su gremio como la Asociación Argentina de Árbitros (AAA) están dispuestos a no dirigir en el próximo torneo si no atienden sus solicitudes.

Los referís habían pedido un incremento salarial del 35 por ciento para paliar la percepción del impuesto a las Ganancias y el resarcimiento para aquellos que se retiran de su carrera.

"Los árbitros pedimos un 35 por ciento de aumento porque nos está matando el impuesto a las ganancias. Todos los años pedimos un incremento y se soluciona, este no. Además AFA decidió no indemnizar más a los árbitros cuando se retiran y eso generó malestar", precisó Marconi.

Los árbitros de Primera División que pertenecen al SADRA perciben un arancel fijo mensual de 8.580 pesos y por cada partido en el que intervienen, un plus de 1.452.


En Imágenes