Lijo pidió a Parrilli los nombres de dos agentes de inteligencia

El juez federal solicitó al jefe de la Secretaría de Inteligencia las identidades de dos efectivos acusados por encubrimiento en la causa AMIA.

El juez federal Ariel Lijo pidió hoy a la Secretaría de Inteligencia (SI) la identidad de dos presuntos espías mencionados por el fallecido fiscal Alberto Nisman en su denuncia sobre un supuesto encubrimiento oficial del atentado a la AMIA.

En un exhorto librado al titular de la SI, Oscar Parrilli, Lijo hizo lugar a un pedido del fiscal Ramiro González, quien debería expedirse sobre la denuncia de Nisman para impulsar la investigación e incluso determinar si el juez tiene competencia sobre el tema. 

Ayer, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner ordenó al jefe de la SI la desclasificación de todos los nombres de presuntos agentes de inteligencia mencionados por Nisman y cuya identidad está preservada por ley.

Fuentes próximas al juzgado federal número 4 dijeron que una de las identidades requeridas sería la de Luis Yrimia, un ex juez mencionado por Nisman como colaborador de la central de inteligencia para un acuerdo con Irán para desincriminar a los presuntos culpables del atentado de 1994 a la mutual judía. 

Lijo interrumpió sus vacaciones y volvió ayer al juzgado, donde ordenó medidas para "preservar las pruebas" presentadas por Nisman, en especial 19 discos conteniendo grabaciones telefónicas realizadas por el fiscal.

En el segundo día en que adopta medidas sobre la causa, cuyo tratamiento urgente rechazó la semana pasada la jueza de feria Maria Servini de Cubría, fuentes próximas a Lijo negaron que haya habilitado la feria y aseguraron que solo tomó "medidas urgentes" ya que el expediente recién comenzará a tramitar en febrero, al término del receso, y cuando se conozca el dictamen del fiscal.

La semana pasada, tras conocerse la denuncia de Nisman, el juez federal Rodolfo Canicoba Corral que investiga el atentado a la AMIA, calificó de "dudosa legalidad" a las escuchas de Nisman ya que reconoció haber autorizado que sólo se espiara a Jorge Khalil, un iraní residente en Buenos Aires al que Nisman adjudicó el rol de gestor del encubrimiento oficial.

Sin embargo, al ingresar hoy a los Tribunales federales de Comodoro Py, Canicoba negó que existiera un conflicto con su colega Lijo, quien investiga el denominado encubrimiento en la investigación del atentado de 1994, y que el motivo de su presencia en el lugar fuera un encuentro entre ambos para limar diferencias.

Nisman buscó sumar su denuncia a la causa de Lijo, pero fuentes judiciales estiman que debería haberla presentado a la Cámara federal para que sorteara otro juzgado ya que su denuncia refiere a un hecho reciente.

En la causa tramitada por Lijo ya fueron enviados a juicio oral -aun sin fecha- el ex presidente Carlos Menem, el ex juez Juan José Galeano, el entonces titular de la SIDE, Hugo Anzorreguy, el ex titular de la DAIA, Rubén Beraja, entre otros acusados.

En tanto, Canicoba ya envió a juicio oral al reducidor de coches, Carlos Telleldín, imputado como quien preparó la camioneta en la que se habría montado el explosivo del atentado.

Opiniones (0)
15 de diciembre de 2017 | 07:06
1
ERROR
15 de diciembre de 2017 | 07:06
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Leopardo al acecho
    7 de Diciembre de 2017
    Leopardo al acecho