La oposición, como en un poema de Borges

Buenos Aires

Por Jorge Luis Borges

Y la ciudad ahora es como un plano
de mis humillaciones y fracasos;
desde esa puerta he visto los ocasos
y ante ese mármol he aguardado en vano.


Aquí el incierto ayer y el hoy distinto
me han deparado los comunes casos
de toda suerte humana; aquí mis pasos
urden su incalculable laberinto.


Aquí la tarde cenicienta espera
el fruto que le debe la mañana;
aquí mi sombra en la no menos vana

sombra final se perderá, ligera.


No nos une el amor sino el espanto;
será por eso que la quiero tanto.

Como en el poema de Borges, el “supermartes” unió en Buenos Aires el agua y el aceite; abrazó la izquierda con la derecha; juntó lo que sólo se junta en un velorio, a los parientes ricos con los

pobres, a la descocada de la familia con el aristócrata; todos, actuando como si estuviesen en el mismo camino.

Como en “Buenos Aires”, el poema borgeano, la movilización del campo metió en una misma zona del mapa a gente a la que une el amor, sino el espanto.

Radicales tradicionales, carriotistas progres y de derecha, cate; peronistas del pasado y de los que quieren transformarse en futuro del peronismo; lopezmurphistas, macristas y trotskistas del MST; el falso ingeniero Juan Carlos Blumberg y la pro dictadura Cecilia Pando; sindicalistas de Barrionuevo y copetonas de la Sociedad Rural, junto a campesinos del campo y

campesinos de Recoleta y Barrio Norte; chacareros que trabajan de sol a sol y dirigentes de base de la Federación Agraria, incluido el prominente De Angeli; todos, unidos por el acto del campo.

MDZ trasladó el panorama a sus lectores.

En una de las “Encuestas del día” del “supermartes”, consultamos a los lectores: “¿Qué te gustaría que hagan los sectores opositores unidos por el campo, una vez que termine el conflicto?”.

Inmediatamente, debemos buscar una definición adecuada de “gusto” diferente a la de “sabor”, a juzgar por los resultados que conoceremos más abajo. Como el “gusto” es uno de los sentidos vinculados a la lengua y a los sabores, puede vincularse con sensaciones amargas, dulces,

salados o ácidos.

Pero para seguir con el sentido de la consulta del sondeo, elijamos la mejor de las sensaciones, la de “agrado”. Concluiremos tempranamente en que la pregunta debió haber sido formulada como  “qué te agradaría” en lugar de “gustaría”.

Saldada esta instancia, veamos qué piensa una porción de los mendocinos sobre aquellos que no unió el amor:

• Casi la mitad de los consultados, vale decir el 46,8% de las respuestas, sueña con que todos los sectores y personas mencionadas más arriba logren “juntos, construir una alternativa

electoral”.

Esto implicaría la formulación de un amplio espacio electoral que incluiría tanto a dirigentes políticos de alto perfil y de diferente origen y pensamiento, como a gremialistas trabajadores y gremialistas empresarios.

• Un tercio de las respuestas (31,7%) fueron destinadas hacia el deseo de que “cada uno siga solo en sus cosas”.

A partir de este resultado, Carrió debería retornar a la política profética, Sanz a la oposición y reconstrucción de su partido, De la Sota a su rol eterno de pre candidato a presidente, Duhalde a convocar disconformes y el campo, o al campo o a la ruta, entre otros.

• Y finalmente (ya que fueron sólo tres preguntas) una quinta parte de las personas (21,5%) admitió, sin más, que no le interesa lo que hagan después de que el conflicto finalice o se diluya.

De tal modo que: o están tan hartos del tema como el 65% de los porteños que opinó en la encuesta de la Universidad Abierta Interamericana en ese sentido o, realmente, están más cerca de las posiciones del Gobierno. Lo que queda claro es que con poco más del 20% de los votos, este Gobierno no conseguiría seguir.

Opiniones (1)
20 de septiembre de 2017 | 02:50
2
ERROR
20 de septiembre de 2017 | 02:50
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Creo que el título de la obra llego tarde. El dirigente de Confederaciones Rurales Argentinas, Buzzi, lo dijo varias veces durante el conflicto, refiriéndose a su unión con la Sociedad Rural. "No nos une el amor sino el espanto". Pero coincido con Uds., que hay algo borgeano en este circo, con un leve matiz de Kafka.
    1
En Imágenes