Campeones veteranos y nuevas figuras

El Dakar 2015 recorrió 9.000 kilómetros entre Argentina, Bolivia y Chile en uno de los Dakar más difíciles desde que llegó a Sudamérica.

El Dakar 2015, que recorrió 9.000 kilómetros por Argentina, Chile y Bolivia, resultó unos de los más duros en sus siete años en Sudamérica, consagró a veteranos campeones pero también le hizo lugar a nuevas figuras en las primeras filas de los festejos.

La competencia, que se largó el 5 de enero desde Baradero y que reeditó el recorrido bucle con partida y llegada en Buenos Aires después de cuatro años, vio arribar hoy a la meta a 207 de los 406 pilotos que habían iniciado la carrera, lo que demuestra la dureza de la competencia, en la que el clima fue un factor clave y cambiante.

Si bien es cierto que este año hubo menos arena que en los anteriores en Sudamérica, las dificultades para los pilotos no fueron menores ya que tuvieron que enfrentarse a caminos muy técnicos, rápidos y sobre todo muy diversos como dunas, tierra, piedras, ripio, fesh-fesh y hasta un salar inundado.

El calor extremo en las primeras etapas en la Argentina y el frío gélido en los pasos de frontera y en Bolivia imprimieron un dramatismo especial a la carrera y su caso más extremo y trágico fue el del piloto polaco Michal Hernik, quien murió en la tercera etapa entre San Juan y Chilecito (La Rioja) por deshidratación.

El frío y las lluvias hicieron de las suyas en Bolivia, cuando las motos disputaban la séptima etapa de Iquique (Chile) hacia Uyuni, y fueron sorprendidas por lluvias, crecidas de ríos y temperaturas muy bajas, por lo que muchos pilotos debieron ser asistidos por hipotermia.

El Dakar 2015 implementó etapas maratón (sin asistencia mecánica entre jornada y jornada) para autos y camiones, algo que no se había hecho desde sus tiempos en Africa y para las motos añadió una más por lo que los pilotos de las dos ruedas tuvieron un esfuerzo extra.

Si bien en los deportivo los grandes candidatos fueron los que se llevaron el título, como el catalán Marc Coma en motos (KTM), Nasser Al Attiyah en autos (Mini) y el polaco Rafal Sonik (Yamaha) en cuatriciclos, hfueron más las sorpresas que las certezas.

Entre las sorpresas negativas, el campeón de 2014 en autos, el catalán Nani Roma (Mini), se quedó sin chances apenas a 10 kilómetros de iniciado el Dakar 2015, cuando el motor del auto ahogó sus expectativas de revalidar el título, hasta que terminó excluido en la décima etapa.

Otro español que se quedó afuera temprano fue el campeón de 2010, Carlos Sainz, quien estaba al mando de uno de los tres Peugeot que volvían al Dakar después de 25 años y tras clasificar cuarto en la tercera etapa, terminó volcando y destrozando el auto en la siguiente.

Otro campeón que no pudo llegar al final fue el chileno Ignacio Casale (Yamaha), quien llegaba a este Dakar con la idea de repetir el título en cuatriciclos pero terminó abandonando en la décima etapa.

También estuvieron los que casi acariciaron el título pero fueron víctimas de la ley número uno del rally más extremo: un Dakar nunca se gana hasta cruzar la meta de llegada.

El caso testigo es el del español Joan Barreda (Honda), quien llegó a liderar el Dakar hasta la séptima etapa, cuando su moto no soportó las exigencias del majestuoso salar de Uyuni y terminó con sus aspiraciones de victoria pero logró ubicarse 17 en la general.

El mendocino Orly Terranova (Mini), candidato al podio final y ganador de cuatro etapas, iba tercero en la general cuando en la cuarta etapa la rotura del porta masa lo dejó varado varias horas y perdió la chance de estar entre los mejores.

Pese a que no logró su objetivo y terminó 18 en la general, Terranova completó su Dakar más constante y en el que más victorias de etapa ganó.

En cuatriciclos, el cordobés Jeremías González Ferioli fue uno de los grandes gladiadores de este Dakar, en el que se convirtió en el piloto más joven en ganar una etapa en la historia del rally.

González Ferioli, de 19 años, había llegado con el objetivo de máxima de terminar en el podio y hoy en Baradero fue terminó siendo un brillante escolta del campeón Rafal Sonik, beneficiado por la deserción de Casale, del uruguayo Sergio Lafuente y del argentino Sebastián Halpern.

Entre las sorpresas estuvieron Emiliano Spataro, quien con una Renault Duster preparada por un equipo íntegramente argentino, muchas veces peleó entre los 10 primeros y en éstas dos últimas etapas entró en la historia tras repetir dos terceros puestos.

El piloto bonaerense, 20º en la clasificación general, sufrió la rotura de la parrilla en la etapa maratón, camino a Uyuni, lo que le impidió terminar entre los 10 primeros.

También sorprendieron el chileno Pablo Quintanilla (KTM), cuarto en motos, otro debutante, el australiano Tobby Price (KTM), tercero, y la española Laia Sanz, quien terminó novena, convirtiéndose en la mejor piloto mujer de la historia del Dakar.


¿Qué te pareció la nota?
No me gustó10/10
Opiniones (0)
3 de Diciembre de 2016|08:38
1
ERROR
3 de Diciembre de 2016|08:38
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"