François Borsotto, el primer navegante "mudo"

El francés, que ganó las 24 horas de Le Mans, se quedó afónico por un catarro y sólo puedo comunicarse por señas con su piloto.

"Creo que soy el primer piloto que debuta en el Dakar con un copiloto casi mudo", explica Romain Dumas. François Borsotto, su navegante, sufrió afonía como secuela de un catarro que le atacó prácticamente desde su llegada a Buenos Aires, algo que también le sucedió a otros pilotos como el propio Nani Roma.

Así, tuvieron que afrontar las primeras jornadas de la prueba comunicándose con gestos. Inventaron una seña para las instrucciones principales: giros a la izquierda, a la derecha, aumentar el ritmo e ir más lento. Así, con esa forma de comunicación tan primitiva han tenido que afrontar los primeros días de carrera, lidiando además con la falta de experiencia en cross-country de Dumas.

Borsotto es un experimentado competidor. Fue copiloto de Magnaldi o Serviá, pese a que normalmente es carpintero. Nunca vivió nada similar. Esto ha sido uno de los dramas de Dumas, una estrella en su país pues es doble ganador de las 24 Horas de Le Mans, de la subida a Pikes Peak y piloto oficial de Porsche en el mundial de resistencia.

Empezó justo de preparación y de test con el buggy del equipo MD Rallye, en el que también milita Albert Llovera. De hecho, si todo sale según lo esperado, el día 17 podrá estar en el podio en Buenos Aires... Pero no va a saborearlo demasiado ya que viajará casi directamente a Montecarlo para participar en la primera prueba del WRC. En menos de 12 meses habrá estado en todos los templos del motor mundial, salvo las 24 Horas de Daytona.

Buggy François Borsotto


Las averías ya le han visitado en un par de ocasiones y han elegidos los peores momentos. La primera llegó en la infernal segunda etapa con dos pinchazos y problemas con las transmisiones en el horno de San Juan, a 46 grados. Después, un problema con el cardán de su buggy en el primer cruce de los Andes le obligó a repararlo a más de 4.000 metros de altitud...

En la primera parte de la etapa maratón, sufrieron un calvario al ser sorprendidos por la crecida de un río provocada por una potente tormenta de agua y granizo. "Mi coche prácticamente se transformó en un barco, dejó de funcionar el limpia al principio y no veíamos nada", relataba Dumas. "Por la falta de visibilidad nos tragamos un gran agujero. Luego nos metimos en el río, donde el agua se metió al interior del coche y nos llegó casi hasta el asiento". La tormenta fue aumentando el cauce y los pilotos más retrasados tuvieron que lidiar con ello.

Ayuda del público
Después de salvar el río quedó atrapado en una zona de piedras de las que no pudo salir hasta que recibió ayuda de unos bolivianos que liberaron el buggy. Llegó tarde al campamento y tuvo que reparar el coche hasta las tres de la mañana. "Tuvimos que buscar el sensor que fallaba por el agua que habíamos tragado para poder continuar". Lo consiguieron y salieron.

Fuente: Marca

Opiniones (0)
8 de Diciembre de 2016|18:44
1
ERROR
8 de Diciembre de 2016|18:44
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"