Quién es quién en la interna desatada en la Justicia

De hace un tiempo a esta parte, la afinidad o no con el Gobierno ha provocado importante quiebres en el Poder Judicial.

La fuerte puja de sectores en la Justicia se incrementó en el último año y el hecho de estar más cerca o no del kirchnerismo dividió las aguas, sumado a la avanzada de la procuradora general de la Nación, Alejandra Gils Carbó, para ocupar espacios de poder. 

Primero fue Justicia Legítima que no logró quebrar el espacio más conservador y opositor en la Justicia, y al no lograr dar la pelea por fuera de las estructuras tradicionales, ese sector alineado con Gils Carbó decidió ganar espacios de poder jugando por dentro. 

Esto se tradujo en disputar lugares en la reciente elección de las autoridades de la Asociación de Magistrados, donde la lista Celeste (la única cercana al Poder Ejecutivo) intentó sin éxito alcanzar la presidencia; en el Consejo de la Magistratura, donde la jueza Gabriela Vázquez vinculada al oficialismo logró imponerse como titular del organismo; y ahora en el corazón del espacio político judicial más adverso, en Comodoro Py, con la designación de 16 fiscales cercanos a Gils Carbó. 

En Comodoro Py se anuncia una disputa abierta y fuerte de hacerse efectivas las 16 designaciones firmadas por Gils Carbó el 30 de diciembre pasado, a partir del próximo 2 de febrero con el retorno de la actividad judicial. 

Eso siempre y cuando no se mantenga una medida cautelar a partir de la catarata de recursos presentados, uno de ellos de parte de la Asociación de Magistrados a raíz de la postura dominante que tiene la lista bordó, la más opositora al Gobierno. 

Esas 16 designaciones significarán una fuerte impronta de Gils Carbó en un fuero sensible: donde se investiga los casos de corrupción y a funcionarios de este Gobierno, entre otros. 

Tal vez, la disputa más fuerte que pueda darse a partir de ello es en la Cámara Federal, ya que ante la misma en forma exclusiva siempre estuvo el fiscal Germán Moldes, actualmente enfrentado a la Procuradora, como consignó Noticias Argentinas

En ese espacio, Gils Carbó designó a dos fiscales que le responden, Miguel Palazzani y Miguel Ángel Osorio, este último el más cercano a la Procuradora y de buena llegada al gobierno nacional. 

"La idea es restarle y dividir el poder del que gozó hasta ahora Moldes", explicó una fuente. Osorio era el único que respondía de los 12 de primera instancia a la Procuradora, a tal punto que en dos almuerzos que se organizaron en los últimos meses fue el único que no fue invitado por sus pares, que constantemente lo tildan de "kirchnerista". 

Entre los fiscales son pocos quienes intentan mantenerse al margen, es el caso de Federico Delgado, Diego Iglesias, Jorge Di Lello y Carlos Rívolo (aunque estos dos últimos tienen un canal de diálogo con la Procuración). 

Otros, en tanto, vienen mostrando una férrea oposición a la "jefa": Carlos Stornelli, Eduardo Taiano, Guillermo Marijuan, Gerardo Pollicita y Ramiro González. 

La puja también mantiene en vilo a los jueces federales de primera instancia, y si bien la Procuradora no cuenta con ningún aliado directo, sí se dividen entre aquellos que vienen jugando políticamente fuerte contra ella o el gobierno nacional y quienes miran desde la Tribuna. 

En el primero de los casos se anota a los jueces María Servini de Cubría y Ariel Lijo, cada uno en sus causas decidieron jugar fuerte en contra del Gobierno; y el de Marcelo Martinez Di Giorgi, Luis Rodríguez y Claudio Bonadío, estos tres con causas que apuntan hacia los intereses de Gils Carbó. 

Di Giorgi procesó al jefe de la Procelac y uno de los más cercanos a la Procuradora, Carlos Gonella; Bonadío por su parte pidió el desafuero de éste al no presentarse a las citaciones reiteradas que le hizo en el marco de una causa penal; y Rodríguez realizó ya dos operativos en la Procuración a raíz de un investigación por irregularidades en un concurso para ocupar dos cargos. 

A tal punto están divididas las aguas que un juez hace no mucho "googleó" a los participantes de un concurso judicial para ver si correspondían a Justicia Legítima, una agrupación fundada por Gils Carbó y que es acusada de oficialista. 

En todos los niveles persiste una disputa, como lo es en el Consejo de la Magistratura donde la jueza Vázquez, quien niega ser de Justicia Legítima y oficialista aunque hasta ahora en todas las votaciones claves lo hizo en el mismo sentido que el kirchnerismo, es objeto de críticas por sus pares. 

Vázquez hace poco mantuvo un duro cruce con Bonadio, a quien ella votó por imponerle una sanción en su salario por mal desempeño, y el episodio ameritó un ida y vuelta de "cartas abiertas", tirándose con todo. 

Incluso, en el Consejo ahora predomina una lucha entre el sector vinculado al oficialismo y en retirada el que respondía al presidente de la Corte Suprema, Ricardo Lorenzzetti. Germán Krieger era un hombre leal al supremo y fue desplazado por el oficialismo, y ahora una serie de denuncias penales sobre los manejos de "la caja" en el organismo preocupan en la Corte Suprema, pues lo toman como una incursión para quitarle el manejo de una parte de los fondos que tiene por ahora en sus manos el Tribunal. 

La "grieta" estás más abierta que nunca y en el enfrentamiento son constantes las señales de un lado y otro: desde la Procuración se desplaza a dos fiscales, como es el caso de Marijuan y Taiano, y se nombra a otros dos alineados; y en Comodoro Py son reiterados las investigaciones que se abren contra Gils Carbó, de acuerdo con un informe de Noticias Argentinas.

Claves: Justicia
Opiniones (0)
17 de diciembre de 2017 | 09:28
1
ERROR
17 de diciembre de 2017 | 09:28
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Leopardo al acecho
    7 de Diciembre de 2017
    Leopardo al acecho