Deportes

La estafa del fútbol: vale todo por “llegar”

El escándalo de los pasaportes adulterados por los jugadores argentinos no es más que un síntoma de una gran enfermedad. El sueño del fútbol europeo, conspira en un mundo maquiavélico.

No hace falta una gran lucidez para unir los cabos. Tampoco es algo nuevo, pero tal vez lo preocupante pasa por el crecimiento de este tipo de noticias, que cada vez más abundan en el planeta deportivo.

La causa que sigue el juez Oyarbide amenaza con dilucidar una red que adulteraba pasaportes europeos que les permitían a los jugadores argentinos no ocupar las codiciadas plazas para extranjeros de los clubes más poderosos de Europa. De esta manera, su ingreso al “primer mundo” del balompié crecía en chances y así se concretaron muchos pases, con fastuosos dividendos para todos los actores de la operación.

En un verdadero insulto a los mejores exponentes -en este caso- del fútbol. Hoy parece ser más importante tener un pasaporte comunitario, que poder meter un gol de tiro libre. El “peso” en términos cualitativos de un jugador, pasa más por su documentación disponible, que su talento, entrega o destreza en el campo de juego. Es el principio que atenta contra cualquier amante del juego.

La hipocresía reina entre quienes participan de la pantomima, rotulada como transacción. Tanto jugador, como dirigente y representante, triangulan la posibilidad que deja grandes dividendos para todos, y miran para otro lado, ante la inminente sospecha de que “algo no está claro”.

Pero Argentina no es pionero, ni siquiera, exclusivo exponente en éste tipo de prácticas. Dentro del denominado Tercer Mundo, África es el favorito de los voraces estafadores de sueños.

Un informe de la BBC inglesa detalla cómo niños de 12 años en adelante, son blanco de promesas de triunfo en el fútbol europeo que les permitan un mejor vivir, y escapar así a un destino geográfico que los condenó desde su nacimiento a la miseria.

En este “vale todo” que Maquiavelo anticipó en aquello de que “el fin, justifica los medios”, los tratados sobre ética y moral son despedazados por agentes que cobran 7000 dólares por tener “a prueba” a un potencial jugador emergido de la selva africana.

Comida, hospedaje y hasta formularios del club destinatario del jugador, ofician de pruebas del ilícito que ya ha tomado dimensiones de red internacional.

La estafa apunta a niños o adolescentes de escasos recursos, en una zona donde este taget abunda, para luego ejercer una simple manipulación de ilusiones, que permita hacerse del puñado de ahorros que esos jóvenes o sus padres, pueden recaudar con tal de obtener una posibilidad que puede cambiar el errante destino de sus vidas.

África, Argentina, y seguramente muchos otros lugares con deportistas urgidos por la necesidad económica abren paso a estas maniobras inescrupulosas. Todo vale por triunfar. Europa es el lugar elegido, la tierra de la abundancia.

Tal vez la educación sea la salida. Tal vez si los habitantes de esos pueblos azotados por los equívocos mandatos de sus dirigentes, supieran y pudieran elegir por dónde pasa la búsqueda de “su” éxito personal, no siempre la respuesta estaría en lo económico. Tal vez sea tan utópico, como creer que alguna vez estas prácticas dejarán de existir.
¿Qué te pareció la nota?
No me gustó0/10
Opiniones (0)
2 de Diciembre de 2016|19:31
1
ERROR
2 de Diciembre de 2016|19:31
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016