Nueva presentación judicial contra el Grupo Marsans

La Asociación del Personal Aeronáutico realizará hoy a las 10 una nueva presentación judicial para denunciar la "grave situación operacional" de Aerolíneas Argentinas. El sindicato además afirmó que Marsans demostró una
clara política de abandono, saqueo y falta de inversión en la línea aérea.

La Asociación del Personal Aeronáutico (APA) se presentará nuevamente esta mañana ante la Justicia, para denunciar la "grave situación operacional" de Aerolíneas Argentinas.

Además, reclamaron que el Estado Nacional se haga cargo de esa línea aérea, hasta ahora controlada por el hólding español Marsans.

La presentación judicial se realizará a las 10:00 en el Juzgado 15 de la Capital Federal (Callao 635) donde se tramita el concurso de acreedores del Grupo Aerolíneas Argentinas.   

APA aclaró que la demanda que elevará a la Justicia tiene que ver con la necesidad de "tratar el futuro de la empresa, discutir la grave situación operacional, el incumplimiento en el pago de los salarios de junio y de los aportes patronales de los últimos meses".

"APA apuesta a que el Estado recupere Aerolíneas Argentinas como servicio público esencial. Ya conocemos al empresariado nacional, por eso los trabajadores apostamos a un Estado activo en la aviación civil", sostuvo el sindicato, a través de un comunicado.

Los trabajadores indicaron también que esperan que "el Estado Nacional tenga un rol protagónico en el diseño de una aviación civil, como servicio público estratégico" y de esa manera recupere la línea de bandera.

Asimismo, señalaron: "Esta situación no da para más. Frente al descalabro operacional, los atrasos y ahora el no pago de salarios, el incumplimientos en los aportes patronales, la malas condiciones de trabajo y de los servicios, Marsans demostró una clara política de abandono, saqueo y falta de inversión".

El Estado Nacional, por su parte, volvió ayer a intentar, sin éxito, que los dueños de Aerolíneas Argentinas y Austral asumieran por escrito, en un documento, que tienen la culpa por el mal momento de las empresas y una deuda de casi 900 millones de dólares. Las conversaciones volvieron a fracasar. El grupo español Marsans, dueño de ambas compañías, tomó ya la decisión de irse del país. El eje de la pelea con la Casa Rosada es ahora, más bien, cómo instrumentar esa salida: si los accionistas reconocen ese nivel de pasivo y la responsabilidad, razona el Gobierno, las secuelas políticas y sociales serían menores que lo que muchos temen, publica el diario La Nación.
Opiniones (0)
23 de agosto de 2017 | 04:45
1
ERROR
23 de agosto de 2017 | 04:45
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes