Agotamiento extremo en la actividad física

Los entrenamientos intensos pueden conducir a un alto consumo de energía,y síntomas como mareos, sensación de desmayo y visión borrosa.

Cuando el cuerpo no descansa lo suficiente no puede reconstruir las fibras musculares. Esto provoca una caída en el rendimiento y facilita la aparición de lesiones.

El ejercicio intenso o prolongado conduce a un elevado consumo de glucosa y aumenta la pérdida de agua y electrolitos. Esta pérdida, sumada a los niveles bajos de glucosa en sangre, hace que aparezcan distintos síntomas, como mareos o sensación de falta de energía.

Para evitar este mal momento hay que mantenerse hidratado y consumir geles cuando el entrenamiento dura más de una hora. Además, es importante consumir hidratos de carbono de absorción lenta antes del entrenamiento, para tener energía extra.

Si los mareos o la falta de energía aparecen con frecuencia hay que prensar atención en la forma de hidratación, la alimentación y evaluar si el atleta está sobreentrenado. La falta de entrenamiento también puede generar un agotamiento extremo, sobre todo si el corredor se enfrenta a competencia que no preparó.

Shutterstock 16834846 600 px

Opiniones (0)
23 de agosto de 2017 | 22:12
1
ERROR
23 de agosto de 2017 | 22:12
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"