Así era la dieta de los romanos en la Antigüedad

Se pudo conocer qué comían gracias a lo que fue dejado en los platos y que posteriormente fue arrojado a las cloacas o a los depósitos de basura.

Cuando hablamos de arqueología, a muchas personas, especialmente a los profanos en la materia, les vienen a la mente personas arrodilladas sobre una zona llena de ruinas y con una brocha limpiando los restos que poco a poco se van encontrando. Esta imagen no dista mucho de la realidad, aunque hay muchas otras formas de hacer arqueología.

La que ha salido a la luz hace unos días podríamos denominarla como arqueología gastronómica o arqueología “de cloaca”, pero no hay que malinterpretar esta definición tan espontánea.

Hace unos días, un grupo de arqueólogos que se encontraba examinando las cloacas, letrinas, sistema de alcantarillado y depósitos de basura en las ciudades de Pompeya y Herculano hizo un descubrimiento muy interesante.

En este estudio se pudo conocer cómo era parte de la dieta de los romanos en aquellos momentos gracias a que la comida que fue dejada en los platos y que posteriormente fue arrojada a las cloacas o a los depósitos de basura se pudo conservar en cierta forma, permitiendo que los investigadores encontrasen espinas de pescado o incluso cáscaras de huevos de ganso, un auténtico manjar que siempre estuvo reservado para la élite.

Mark Robinson, profesor de arqueología ambiental del Museo de Historia Natural de la Universidad de Oxford, se mostró muy esperanzado con la posibilidad de saber más sobre los romanos gracias a este atípico hallazgo, aunque sí ha confirmado que no tienen una gran cantidad de material sobre el cual trabajar, pero que aún así pueden investigar lo que tienen y seguramente obtener datos de gran interés.

¿Qué comían los romanos?

Según lo que se ha podido saber hasta ahora, además de pescado y huevos de ganso (algo muy demandado en aquel tiempo por la alta sociedad), también degustaban muchos productos locales, tanto verduras como frutas, carnes y vinos.

Asimismo, se sabe que importaban granos de la zona norte de África así como dátiles o algún que otro producto incluso de la India como la pimienta. Aunque no se encontraron rastros de harinas, se sabe que la harina de trigo también era consumida dado que se encontraron restos del gorgojo de este cereal.

La carne también era muy consumida, especialmente la de cerdo, dado que en las cloacas se encontró una grandísima variedad de huesos de este animal. Las investigaciones siguen su curso y no es de extrañar que poco a poco vayamos conociendo más aspectos sobre los romanos en lo relacionado con la alimentación.

Fuente: http://redhistoria.com/

Opiniones (0)
9 de Diciembre de 2016|21:41
1
ERROR
9 de Diciembre de 2016|21:41
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic