Hallan evidencia de un terremoto del siglo IV

Entre otros hallazgos hay lo que parece una calle de unos 600 metros con columnas, pero que finalmente sería arrasada por el gran terremoto de 749.

Un nutrido equipo de arqueólogos y especialistas de la Universidad de Haifa (Israel) encontró recientemente importantes evidencias que dan fe del terremoto que ocurrió en el año 363 en la ciudad de Hippos-Sussita, a escasos tres kilómetros al este del Mar de Galilea, también conocido como lago Kineret.

Los geólogos nos recuerdan que Israel se encuentra sobre una falla tectónica que recorre 6.000 kilómetros desde Siria, en el Norte, hasta el Sureste de África. Todas aquellas naciones que están sobre esta falla en la corteza de nuestro planeta tienen tendencia a sufrir terremotos.

Hace muy poco, los arqueólogos descubrieron pruebas fehacientes de que un terremoto de gran intensidad dañó seriamente la ciudad de Hippos-Sussita y que, aunque pudo seguir adelante, tras el acontecimiento habría perdido todo su esplendor y no se recuperaría nunca.

Este equipo internacional de arqueólogos, dirigido por el doctor Michael Eisenberg, de la Universidad de Haifa, halló varios esqueletos completamente aplastados, uno de ellos de una mujer que contaba con un colgante en forma de lo que parecía una paloma de oro, bajo un techo colapsado en Hippos-Sussita.

Se descubrió que el terremoto destruyó la importante basílica existente, que hay que aclarar que no se usaba para eventos sacros sino que en aquel entonces significaba un edificio civil dotado de techo. También se encontró una gran casa de baños romanos en la ciudad, donde en su interior estaban los restos de una estatua de mármol de un hombre musculoso.

Tal como se dijo, no se sabe mucho más sobre esta escultura, ni siquiera si era un Dios o un mortal, pero medía más de dos metros de altura y se espera encontrar más piezas que permitan obtener más información acerca de su identidad.

Otra de las curiosidades que encontraron y que llamó mucho la atención, especialmente entre los expertos en militaría, fue munición de artillería, pero de la época, es decir, grandes catapultas de ocho metros de largo capaces de lanzar piedras a gran distancia.

Asimismo, también se encontraron otros proyectiles del tamaño de pelotas de fútbol, que supuestamente eran lanzados por catapultas de menor tamaño y con una distancia operativa de unos 350 metros, lo que demostraba con ambas armas, que Hippos-Sussita podía haber sufrido algunos ataques, además de los terremotos.

Entre otros hallazgos se encuentra lo que parece una calle de unos 600 metros de longitud con columnas, pero que finalmente sería arrasada por el gran terremoto de 749, el cual acabó completamente con la ciudad, destruyéndola por completo.

Fuente: http://redhistoria.com/

En Imágenes