Asombrosa riqueza semántica en el lenguaje de unos monos

Se comprobó la existencia de lo que puede definirse como un par de protodialectos de un mismo protoidioma en estos inteligentes animales.

A través del análisis en las diferencias de los sonidos generados ante ciertas situaciones por dos comunidades de monos africanos separadas geográficamente, se comprobó la existencia de lo que puede definirse como un par de protodialectos de un mismo protoidioma en estos inteligentes animales. El estudio revela además que los sonidos emitidos por estos monos tienen una estructura más sofisticada de lo que se venía creyendo.

El equipo de Philippe Schlenker, investigador del Instituto Jean-Nicod adscrito al CNRS (Centro Nacional francés para la Investigación Científica), y también profesor en la Universidad de Nueva York, Estados Unidos, constató que estos monos, en los sonidos de comunicación que emiten, mantienen una distinción entre raíces y sufijos y que su combinación les permite describir tanto la naturaleza de una amenaza como su grado de peligrosidad. Estos primates, conocidos como monos de Campbell, han sido fuente de sorpresas científicas en los últimos años, en lo que se refiere a su uso de un protoidioma, del que se ha conseguido descifrar el significado de algunas “palabras”. Es por tal asombrosa habilidad lingüística que el equipo que realizó el nuevo estudio está formado no sólo por primatólogos, sino también por lingüistas.

Estos científicos analizaron gritos de alarma de monos de Campbell en dos lugares: el Bosque de Tai, en Costa de Marfil, y la Isla de Tiwai, en Sierra Leona. Curiosamente, los depredadores de los monos en ambos sitios son distintos: los primates son amenazados por las águilas en la Isla de Tiwai y por águilas y leopardos en el Bosque de Tai.

Basándose en transcripciones de esos gritos de monos recolectados en experimentos de campo, los cuales implicaron reproducir vocalizaciones de depredadores (por ejemplo, los gritos emitidos por águilas y los rugidos de leopardos), los investigadores encontraron en las comunicaciones entre los monos una mayor complejidad de lo que previamente se consideraba, así como diferencias en los avisos de alarma entre los dos lugares. 

Confirmando con medios lingüísticos algunas hipótesis hechas inicialmente por los primatólogos, su análisis mostró que en estas “palabras” de alerta se hacía una distinción importante entre raíces (especialmente "hok" y "krak") y sufijos (-oo), y que su combinación permite a los monos describir tanto la naturaleza de la amenaza como su grado de peligrosidad. Por ejemplo, "hok" avisa de amenazas aéreas graves (normalmente águilas), mientras que "hok-oo" puede utilizarse para varias alteraciones aéreas en general; de hecho, el sufijo ”¬oo” sirve como una especie de atenuador.

Además, los resultados de la investigación sugieren que las palabras no se utilizan de la misma forma en el Bosque de Tai y en la Isla de Tiwai. Por ejemplo, en Tai, "krak" funciona normalmente como aviso de la presencia de leopardos, siendo en cambio en Tiwai un aviso genérico de alerta (para advertir sobre todo tipo de alteraciones, incluyendo la presencia de águilas).

Fuente: http://noticiasdelaciencia.com/

Opiniones (0)
10 de Diciembre de 2016|09:44
1
ERROR
10 de Diciembre de 2016|09:44
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic