Vaticano: la restauración de salas de Rafael está en su etapa final

Tras la restauración de las obras de Miguel Angel en la Capilla Sixtina, ahora le tocó el turno a los trabajos de Rafael, que han sido recobrados con menos ruido a pocos salones de distancia.

Mientras los visitantes se asombran de los colores vívidos que ha dejado la limpieza de los frescos de Miguel Angel en la Capilla Sixtina, algunas de las principales obras de Rafael, otro gigante del Renacimiento, han sido restauradas con menos ruido a pocos salones de distancia.

Ahora, casi 30 años después de iniciado el trabajo, la restauración de los frescos en los salones que llevan su nombre en el Museo del Vaticano entra en su etapa final.

Los restauradores dijeron en recientes entrevistas que su obra les ha develado detalles sobre el modo de trabajo del gran artista, desde errores que hacía al mezclar el yeso hasta el modo en que trasladaba sus exquisitos diseños del papel al muro de los aposentos papales.

También se toparon con algunas sorpresas, incluyendo vestigios de un almuerzo de hace 500 años, y la impresión de una mano en el muro, aunque puede que nunca se sepa si pertenece al artista.

Sobre los andamios ocultos detrás de telas blancas, los restauradores trabajan actualmente en el cuadro "Heliodoro expulsado del templo" en la Sala de Heliodoro, considerado la obra maestra de Rafael. Esta sala atesora "el legado pictórico de Rafael", dijo Maurizio De Luca, encargado de la restauración de pinturas en los museos del Vaticano. "Uno siente una madurez que no siente" en sus obras anteriores en las otras salas.

Cuando Rafael tenía apenas 25 años fue convocado de Florencia a Roma en 1508 por el papa Julio II para decorar los aposentos del pontífice en el Palacio Apostólico. Julio no quería saber nada con los que habían sido los aposentos -un piso más abajo- de su predecesor Alejandro VI de la notoria familia Borgia. Entre los dos estuvo el papa Pío III, cuyo pontificado duró sólo un par de semanas en 1503.

Los restauradores esperaban concluir en un año sus trabajos en la Sala Heliodoro, que incluye un fresco de un ángel bañado en luz deslumbrante que despierta a San Pedro, prisionero. Hallaron un punto de pintura roja en la nariz del ángel, probablemente resultado de una pincelada accidental de uno de los ayudantes de Rafael.

Uno de los restauradores, Paolo Violini, detectó un orificio dejado por un compás utilizado por el equipo de trabajadores de Rafael mientras transferían el diseño al muro.

"Los colores están en muy buen estado porque era un fresco de calidad excepcional", afirmó Violini.

Pero los muros muestran rajaduras y evidencias de hinchazón, como reflejo de los cambios que posteriores pontífices hicieron en las salas, incluyendo el traslado de chimeneas.

La limpieza de los frescos en el primer salón que trabajó Rafael, la Sala de la Signatura, reveló evidencias de los problemas que enfrentó cuando manejó por primera vez la mezcla de ingredientes que los artistas romanos usaban en yeso para los frescos.

La escuela de Roma usaba piedra volcánica, incluyendo la proveniente de las cercanías del Monte Vesubio, en vez de la arena que usaban en el norte de Italia. Y al parecer Rafael aprendió de la manera más difícil _a juzgar por las rajaduras en la parte superior de su fresco "La escuela de Atenas"_ de modo que tuvo que cambiar la mezcla de los ingredientes del yeso, dijo De Luca.

Fue trabajando en el fresco de "Atenas" en la Sala de la Signatura _pintado entre 1508 y 1511_ que los restauradores hallaron un frijol, "probablemente del almuerzo de uno de los yeseros", dijo De Luca.

La Sala del Incendio del Borgo fue la primera restaurada. La limpieza de la última sala, de Constantino, debe ser completada en unos tres años. La mayoría de los frescos en esa sala se pintaron después de la muerte de Rafael en 1520 pero siguiendo su diseño.

Los museos del Vaticano no han querido difundir fotografías de las salas de Rafael restauradas hasta ahora.

Una familia de Nueva York donó aproximadamente medio millón de dólares para la restauración de la Sala de Heliodoro, dijo el religioso Allen Duston, un dominico estadounidense que es el primer recaudador de fondos de tiempo completo en los museos. Duston no quiso identificar a la familia.

La Capilla Sixtina fue develada en 1999 después de una restauración de dos décadas.

Opiniones (0)
8 de Diciembre de 2016|19:07
1
ERROR
8 de Diciembre de 2016|19:07
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic