Deportes

El debut de Klinsmann acapara toda la atención en Alemania

El nuevo entrenador del Bayer Munich hará su debut mañana contra el modesto SV Lippstadt 08, de sexta división. El partido generó una gran expectativa y más de 300 medios ya solicitaron su acreditación.

Alemania espera ansiosa el comienzo de la era Jürgen Klinsmann, el nuevo y revolucionario entrenador del actual campeón de la Bundesliga, el Bayern Munich, que hará su debut mañana contra el modesto SV Lippstadt 08, de sexta división.

El club alemán de mayor éxito jugará en una pequeña ciudad de escasos 67.000 habitantes en medio de la Cuenca del Ruhr, Lippstadt, en Renania del Norte Westfalia, una localidad sobrepasada por la expectación mediática generada por el partido.

Lo hará sin algunas de sus grandes estrellas -como Luca Toni, Franck Ribéry, Miroslav Klose, Bastian Schweinsteiger o Martín Demichelis-, pero eso no importa, pues está claro que mañana las miradas se centrarán sólo en "Klinsi", que ha prometido "una gran intensidad" durante los 90 minutos de juego.

El flamante técnico, en funciones desde finales de junio, parece dispuesto a revolucionar el concepto del club. Su nueva fórmula parece ser "estimular e inspirar" y para ello construyó un nuevo centro de alto rendimiento y un área de descanso para los jugadores.

Así, la legendaria sede del club en la calle Säbener de Múnich se convirtió en una mezcla de spa y centro ultramoderno de rendimiento deportivo. Los jugadores tienen una jornada laboral de ocho horas y se les prohíbe hablar por sus teléfonos móviles durante el horario de entrenamiento.

Después de instaurar esos cambios, Klinsmann, de 43 años, se volverá a sentar mañana en el banquillo del entrenador. Sin embargo, esta vez no será como la última, en el estadio de Stuttgart y para dejar a Alemania en el tercer puesto en el Mundial de fútbol de 2006.

Mañana, el ex seleccionador germano dirigirá a su equipo desde el banco del pequeño estadio "Am Waldschlösschen", del SV Lippstadt 08, en el que normalmente se reúnen sólo unas 4.000 personas.

Sin embargo, la poca entidad del rival no mermó el interés de los alemanes. El primer partido de prueba del Bayern en la temporada 2008/2009 generó una enorme expectación en el país y más de 300 medios de comunicación ya han solicitado su acreditación.

Son tantos los aficionados que quieren asistir al partido benéfico que el anfitrión tuvo que invertir cerca de 30.000 euros (casi 47.000 dólares) en añadir tribunas en las que acoger a los entre 7.500 y 8.000 espectadores que se esperan.

Klinsmann, por su parte, ha prometido un gran partido en el que los jugadores mostrarán lo mucho que aprendieron en el último mes. "Queremos darle algo a la gente del estadio", dijo. "Esperamos que los jugadores sepan aplicar en el partido el trabajo que ya hemos empezado en los entrenamientos".
¿Qué te pareció la nota?
No me gustó0/10
Opiniones (0)
4 de Diciembre de 2016|22:00
1
ERROR
4 de Diciembre de 2016|22:00
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016