Un Dakar para nada sencillo

Ettiene Lavigne, director de la carrera, dijo que la edición 2015 será difícil. Además, habla del futuro.

Con un castellano cada vez más comprensible debido a los siete años que lleva visitando Sudamérica, el francés Etienne Lavigne brindó algunos detalles de la edición 2015 del Dakar, la carrera que se realizará en la Argentina, Chile y Bolivia del 3 al 17 de enero y que lo tiene como su máximo responsable. 

Pero además habló de la posibilidad de sumar a más países en el futuro y de hacer una competencia que dure tres semanas. 

Un dakar más complejo. "El Dakar nunca ha sido fácil. Por empezar, esta edición tendrá etapas maratón para todas las clases. Es decir que no podrán recibir asistencia. Y en el caso de las motos, tendrán dos jornadas de este tipo. Además, habrá un recorrido diferencial que permitirá que cada categoría tenga su propia ruta en varias oportunidades. Son trece etapas, pero tuvimos que hacer 25 libros de ruta. También hay que tener en cuenta las altas temperatura de esta época del año".

Sobre el recorrido. "Es tan difícil y exigente que mantendrá la incertidumbre a nivel deportivo desde el primer hasta el último día. Este ha sido siempre el espíritu del Dakar y así continuará en la edición 2015, de esto estamos seguros".

Dakar para rato en Sudamérica. "Hemos encontrado las bases adecuadas para trabajar y creo que podemos quedarnos muchos años. Argentina y Chile se han convertido en la base, pero no descartamos ir sumando nuevos destinos. De hecho, tenemos contactos con Ecuador, Colombia, Brasil y Paraguay, donde ya se disputa una carrera del Dakar Series".

Un Dakar de tres semanas, ¿sería eso posible? "En realidad depende del recorrido y de los países que sean anfitriones. Si lo armamos con cuatro o cinco, obligaría la situación. Pero no se podría hacer todos los años. Aunque sí podría ser una vez, como ocurrió en 1992 cuando organizamos una edición entre París y Ciudad del Cabo".

África cada vez más lejos. "Cuando se canceló la edición 2008 la situación era muy difícil. Y desde entonces no hizo otra cosa que empeorar. Mali, un país que visitamos muchísimas veces, está en guerra. Y a eso se suma el Ébola. La geopolítica no nos permite volver por el momento. Si algún día lo pudiéramos hacerlo sería algo magnífico. Pero hoy en imposible".

Opiniones (0)
10 de Diciembre de 2016|07:51
1
ERROR
10 de Diciembre de 2016|07:51
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"