La importancia del calzado de recuperación

¿Qué hacemos con los pies tras una carrera o entrenamiento? Es placentero después de una carrera quitarnos las zapatillas y las medias.

 ¿Qué resulta más conveniente: caminar descalzo, ponernos unas ojotas o utilizar un calzado de recuperación?

Los pies, quizás más que cualquier otra parte del cuerpo, soportan mucha presión durante una carrera. Aunque corramos con zapatillas de estabilidad, con zapatillas planas de competición minimalista o incluso descalzos, los pequeños músculos de los pies y todo el tejido blando circundante reciben una auténtica paliza cada vez que entramos en contacto con el suelo, soportando hasta ocho veces el peso corporal en cada zancada.

Calzado recuperacion

Por tanto, lo que decidamos ponernos después de quitarnos las zapatillas al finalizar el entrenamiento o competición puede tener un efecto notable en la calidad de la recuperación de los pies y las pantorrillas, tal y como nos explica Mario Fraioli en su libro Guía oficial Rock'n'Roll de entrenamiento para maratón y medio maratón.

Importante también para el resto del cuerpo

En la hora posterior a una carrera, los pies se encuentran en un estado vulnerable. Acaban de pasar una cantidad considerable de tiempo trabajando y, como el resto del cuerpo, están cansados e hinchados y les viene muy bien algo de soporte mientras se recuperan de su esfuerzo más reciente.

A diferencia de las habituales ojotas, sandalias o zapatillas para estar por casa, el calzado especialmente diseñado para la recuperación se caracteriza por ser un tipo de zapato cerrado que permite un buen apoyo del arco del pie y el talón, permitiendo que los pies fatigados se recuperen mientras realizamos nuestras tareas cotidianas.

Pero el calzado de recuperación no sólo ayuda a los pies, sino que puede tener un efecto positivo también en el resto del cuerpo. No hay que olvidar que los pies son los cimientos que sostienen todo lo que se encuentra encima de ellos. Así, si están fatigados o debilitados, no van a hacer un buen trabajo de soporte del resto del cuerpo. Esto explica el hecho de que el calzado de recuperación posibilite un buen apoyo que puede mejorar la alineación y reducir la sobrecarga sobre las espinillas, las rodillas y las caderas.

A modo de conclusión, si queremos que nuestros pies fatigados se sientan renovados de cara a la próxima carrera, es importante que prestemos mucha atención a lo que hacemos con ellos después de quitarnos las zapatillas de running.

Pies 600 px


Fuente: Guía oficial Rock'n'Roll / Run and Walk

Opiniones (0)
21 de noviembre de 2017 | 12:58
1
ERROR
21 de noviembre de 2017 | 12:58
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"