Antártida: Se triplicó la velocidad de deshielo de glaciares

El ritmo de pérdida se aceleró una media de 6,1 gigatoneladas (6.700 millones de toneladas estadounidenses) por año desde 1992.

Un análisis detallado durante 21 años de la región de la Antártida que se está deshelando más rápidamente ha encontrado que el ritmo de deshielo allí se ha triplicado durante la última década.

Los glaciares de la Bahía del Mar de Amundsen en la Antártida Occidental están sufriendo una “hemorragia” de hielo más rápida que cualquier otra en el resto de la Antártida, y son los que más están contribuyendo al aumento del nivel del mar de entre todos los de ese continente. Este estudio realizado por un equipo internacional es el primero en evaluar conjuntamente y reconciliar entre sí diversas observaciones hechas mediante de cuatro técnicas de medición diferentes, para producir una estimación acreditada de la cantidad y del ritmo de pérdida de hielo a lo largo de las últimas dos décadas.

“La pérdida de masa de estos glaciares se está incrementando a un ritmo sorprendente”, subraya Isabella Velicogna, coautora del estudio y científica del Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL) de la NASA en Pasadena, California, así como de la Universidad de California en Irvine, ambas instituciones en Estados Unidos.

El equipo integrado, entre otros, por Velicogna y Tyler Sutterley, de la misma universidad, hicieron el análisis para verificar que el deshielo en esta parte de la Antártida está aumentando su velocidad. Estudios anteriores habían sugerido que esta región estaba comenzando a cambiar de forma drástica desde los años 90, y los autores de la nueva investigación querían ver como se comparaban los resultados obtenidos con las diferentes técnicas. La destacada coincidencia entre los resultados ofrecidos por las técnicas da confianza suficiente en la fiabilidad de los resultados.

Los glaciares en la bahía perdieron masa a lo largo de todo el período analizado. Los investigadores calcularon dos cantidades separadas: la pérdida total, y los cambios en el ritmo de pérdida.

La cantidad total de pérdida promedió 83 gigatoneladas métricas por año (91.500 millones de toneladas estadounidenses (“toneladas cortas”)). En comparación, el Monte Everest pesa unas 161 gigatoneladas, lo que significa que los glaciares antárticos perdieron una cantidad de peso en agua equivalente al Monte Everest cada dos años a lo largo de los pasados 21 años.

El ritmo de pérdida se aceleró una media de 6,1 gigatoneladas (6.700 millones de toneladas estadounidenses) por año desde 1992.

Durante el período en el que se solaparon específicamente las cuatro técnicas de observación, el ritmo de deshielo aumentó una media de 16,3 gigatoneladas por año, casi tres veces el ritmo de incremento para todo el período de 21 años. La cantidad total de pérdida estuvo cerca del promedio, unas 84 gigatoneladas.

Fuente: http://noticiasdelaciencia.com/

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó10/10
Opiniones (2)
2 de Diciembre de 2016|14:52
3
ERROR
2 de Diciembre de 2016|14:52
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Ya estamos llegando tarde al futuro, comiencen a pensar rapido como combatir la falta de energia y optimizar el recurso hidrico, porque el futuro ya llegó a Mendoza. Suerte Mendoza
    2
  2. Vaaaamo nomas, el mar se acerca a mendoza.
    1
En Imágenes
Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
28 de Noviembre de 2016
Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016