Semillas de chía, maravilla natural

Ricas en omega 3, potasio y calcio ayudan a la pérdida de peso y a reducir el estrés.

 Los aztecas las incluían en dieta. Quizá porque las semillas de chía son un alimento muy completo que les daba la fuerza necesaria para tener mayor resistencia cuando iban a la guerra.

Diariamente, todos tenemos pequeñas batallas cotidianas, especialmente las que se producen en nuestro propio cuerpo entre la exigencia a la que lo sometemos y la energía con la que realmente contamos. Es decir, necesitamos enfrentar con nuestras fuerzas físicas diferentes estados extremos que nos pueden llegar a producir estrés y una adecuada y acertada alimentación contribuye a superar esos momentos.

Shutterstock 158808470

Las semillas de chía, ricas en fibras y antioxidantes, calcio, proteínas y omega 3, constituyen un superalimento que ayuda a mejorar nuestra performance. “En términos de contenido nutricional, una cucharada de chía es como un batido hecho de salmón, espinacas y hormonas de crecimiento humano”, dice Christopher McDougall, el maratonista, autor del libro “Born to Run”, que considera a este alimento natural como excepcional para los atletas.

Se pueden consumir incorporadas a jugos, salsas, panes, postres, batidos, budines y todo lo que se te ocurra. Y aportan:

· Fibras: una porción de estas semillas contienen 11 g de fibra y 4,4 g de proteínas. Absorben 10 veces su peso en agua, forman una especie de gel, por eso al consumirlas dan rápidamente la sensación de saciedad y nos permite sentirnos satisfechos durante más tiempo.

· Omega 3: contienen más ácidos grasos (saludables) que una porción de salmón. Este aporte de omega 3 ayuda a prevenir enfermedades del corazón y a mejorar el estado de la piel, el cabello y las uñas.

· Calcio: si no te gustan o no podés consumir lácteos, tené en cuenta que una sola porción de semillas de chía (20 g) contiene casi la cantidad diaria recomendada de calcio.

· Potasio: tienen más potasio que la banana, es decir, que su consumo nos ayuda a evitar calambres.

· Magnesio y triptófano: ricas en magnesio permiten tener bajo control al cortisol, la hormona del estrés. Al contener triptófano (un aminoácido) permite la producción de serotonina, un neurotransmisor que interviene en la regulación de la ansiedad, el apetito y el deseo sexual.

· Antioxidantes: más poderosas que los arándanos, le dan poder a tus células para que se defiendan de los radicales libres.

92

Opiniones (0)
23 de noviembre de 2017 | 23:52
1
ERROR
23 de noviembre de 2017 | 23:52
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"