Deportes

Tour: Schumacher tapa las manchas de su pasado con la malla amarilla

El líder del Tour de Francia, sufrió en 2007 un accidente de tránsito bajo los efectos del alcohol, la policía le encontró también en la sangre vestigios de anfetaminas. La lista de sus faltas es tan larga como la de sus éxitos.

El alemán Stefan Schumacher, el líder del Tour de Francia, aprovecha la malla amarilla que luce para tapar las manchas de un pasado del que no se siente orgulloso.

Su triunfo en la contrarreloj de Cholet infundió energía a su equipo, Gerolsteiner, pero despertó asimismo de nuevo el recelo de los desconfiados e hizo renacer los fantasmas de su pasado ligado a las drogas sociales.

"Un maillot deslucido", tituló hoy el diario deportivo "L'Equipe" aludiendo a las escapadas nocturnas de Schumacher.

Incluso el jefe del equipo Gerolsteiner, Hans-Michael Holczer, admite que el corredor de 26 años no puede ser exhibido como un resplandeciente portador de esperanzas en el deporte del ciclismo, tan enturbiado por el doping.

"Tiene un pasado en el que no todo fue perfecto", dijo. Schumacher, en cambio, no quiere poner peros a su alegría. "Todos sueñan con esta malla", aseguró el aleman. Todo lo que venga despues es "de propina". "Uno ha visto en televisión mil veces las escenas de podio. Ahora verse uno ahí es increíble", agregó.

Es irónico que precisamente el "problemático" Schumacher brinde al equipo Gerolsteiner por primera vez en once años el jersey amarillo y le ayude en la búsqueda de un nuevo patrocinador.

A comienzos de año, el puesto de trabajo de Schumacher se tambaleó tras una serie de escándalos. El punto culminante fue en octubre del año pasado, inmediatamente después del Mundial 2007 en Stuttgart: después de un accidente de tráfico bajo los efectos del alcohol, la policía le encontró también en la sangre vestigios de anfetaminas.

"Pagó una respetable cantidad por la pérdida de imagen", señaló Holczer.

Schumacher alimenta ahora de nuevo la esperanza de hallar un nuevo patrocinador. "Estoy convencido de que este equipo seguirá existiendo", dijo Schumacher, a quien no le cabe en la cabeza que "todo se acabe". El corredor, que ya ha tenido contactos con otros equipos, deja claramente sentado que no se trata en absoluto sólo de su existencia.

La lista de sus faltas es tan larga como la de sus éxitos. Ya antes de su pase a Gerolsteiner, a principios de 2006, dio positivo al parecer debido a un preparado antialérgico.

La suspensón impuesta por la Federacion Alemana de Ciclismo (BDR) fue anulada por la Unión Ciclista Internacional (UCI). Antes del Mundial 2007, en el que Schumacher quedo tercero, se le constataron elevados valores sanguíneos. Luego llegó el accidente de tráfico.

Todo ello fue suficiente para que los periodistas preguntasen a Schumacher en conferencia de prensa sobre las similitudes con el caso de Tom Boonen, ex campeón del mundo belga, quien a causa de un test positivo de cocaina fue excluido del Tour. Pero Schumacher comentó tranquilo: "Creo que no se pueden comparar ambos casos".
¿Qué te pareció la nota?
No me gustó0/10
Opiniones (0)
5 de Diciembre de 2016|15:50
1
ERROR
5 de Diciembre de 2016|15:50
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016