Visión en la montaña (interrogantes que empiezan todo)

La mierda en nuestra cultura adquiere un rango primordial y poco y nada puede hacer el individuo para escapar de su órbita, salvo salir al camino.

¿Qué mierda fumas rojo asqueroso?

Raúl Zurita

Todo lo que empieza, se sabe, termina.

Todo, hasta el preciado fin e incluso a la vuelta de una larga e infructuosa peripecia interior, termina por deshacerse frente a nuestros ojos. Concluye, no da más. Es un hecho objetivo, el fin. Y plantear lo contrario, negándolo: una bellaquería, una infamia con -cada vez- mejor prensa. La esperanza es una piedra atada a los pies del suicida. El suicida fondea antes y mejor que la piedra y a eso se lo llama gravedad. Porque todo termina al empezar y el comienzo es un punto negro, una manivela de encaje en la página en blanco.

¿Quién escribirá, entonces, la historia con un lenguaje desteñido?

¿Quién hará de la ocasión emblema? ¿Mascarilla de la muerte jovial?

¿Quién gritará con las encías abiertas su canción de entrecasa?

¿Quién?

¿Quién?

Quince de noviembre de dos mil catorce.

Yo estoy, como todos, tapado de mierda hasta el cuello. No es una cosa metafórica, como decir: hay algo anómalo calcinándote ahora mismo la médula. No. La mierda en nuestra cultura adquiere un rango primordial y poco y nada puede hacer el individuo para escapar de su órbita, salvo salir al camino y no regresar. Es como la familia, la mierda, un poco como la patria y más cercana al conglomerado estatal. La verdad, la verdad lastimosa: paridos, numerados y a pastar –entonces– en la estepa perimetrada que nos tocó en suerte. Pero –cosa evidente– no voy a terminar esta línea. Todo el que habita una línea sabe de mi proceder.

¿Quién?

¿Quién?

¿Quién la escribirá?

Se sube la cuesta arrastrando un hambre atrasado. En el otero, al lado de la casucha, ahí seguro vamos a estar bien, decimos, esmirriados personajes de un cuento de hadas psicodélico. Al charco cargado de mugre añeja, a ese territorio cercado de agua oxidada nos lo vamos a tomar cuando llegue el Pastor, cuando baje de su kairós en la montaña el Mesías Preguntón.

No es joda, pero por cosas así se me seca la garganta (se me seca).

Tarde de calor asfixiante; la pupila encendida en la estación perfecta; la mano enguantada en mi albo shorcito. Y en la guantera, acurrucada perla: el arcano glasé –un ritornelo de efecto indecoroso – de La Favorita. Pausa. Y entonces, como un grumo extraviado en medio de la calígine, vi asomarse el perfil de un puestero que subía a tranco lento por un costado del camino. Pausa. Un perro de huesos largos lo seguía. Ladrido y contemplación. Tiempo muerto recomenzando. Pausa. A pocos kilómetros de todo y en el exacto medio de la nada, como una extraña polución senil, llegué a Papagayos.

Así comenzó el fin.

¿Con qué lenguaje destronaremos el rumor de la acequia? Palabras de un amor degradado regresan esta noche. Palabras que vaya a saber uno por qué motivo la memoria insiste en retener. La pregunta por el lenguaje, entonces, como un súbito y urgido umor (sin hache, àlla Jaques Vaché). ¿Cómo hablar, fumar, tomar, comer, defecar o coger, a metros de un antiguo centro clandestino de detención? Pausa. ¿Cómo declararnos, simultáneamente, emancipados, independientes, antipatriarcales, telúricos, inconformes, poliamores, autogestivos, yonquis, frikis, expropiadores, antiautoritarios, antimineros, ecologistas, recicladores, neoluditas, neogoliardos, vegetarianos, situacionistas, veganos, en fin, ciudadanos y ciudadanas (sea lo que sea que hoy signifique eso) de un mundo arrojado a la telaraña de su propia entropía?

Quince de noviembre de dos mil catorce.

No es joda, pero por interrogantes así comienza todo. 

Pablo Grasso

Opiniones (2)
9 de Diciembre de 2016|11:00
3
ERROR
9 de Diciembre de 2016|11:00
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. pésimo... sin sentido. "arrojado a la telaraña de su propia entropía" ni idea lo que es la entropía, ¿no?
    2
  2. Perdón Antonio Di Benedetto, por esto
    1
En Imágenes
15 fotos de la selección del año de National Geographic
8 de Diciembre de 2016
15 fotos de la selección del año de National Geographic