Emerge un escándalo en Cultura

El premio Vendimia quedó desierto en una de sus categorías y, ahora, el presidente del jurado se niega a firmar el acta. Angélica Gorodischer tampoco rubricará el documento.

El Certamen Literario Vendimia, organizado por el Ministerio de Cultura de la provincia, contó este año con cuatro categorías: Poesía y Dramaturgia, Novela y Cuento. Facundo López, Fernando Domínguez y Gabriel Vacchelli fueron los ganadores en las tres primeras categorías, mientras que en Cuento el premio fue declarado desierto por el jurado, integrado por Guillermo Saccomanno (nombrado presidente), Angélica Gorodischer y Mariano Jofré.

Un comunicado de prensa emitido por el área de Comunicación del Ministerio de Cultura el 22 de octubre, daba cuenta de la determinación de los jurados de las tres categorías en las que se había determinado un ganador y sobre la de Cuento, respecto de la cual informó: “En la categoría cuento, con un jurado integrado por Guillermo Saccomanno, Mariano Jofré y Angélica Gorodischer, determinó desierta la premiación de la categoría. 'Luego de finalizar con las deliberaciones, penosamente, hemos decidido declarar desierto el premio del Certamen Literario Vendimia 2014 de la categoría: cuento. El veredicto no fue unánime, y a pesar de rescatar relatos intensos, cálidos, tiernos, en algunas colecciones bastante irregulares, el jurado fundamenta su decisión en la falta de solidez y en el escaso nivel literario de la mayoría de las obras: historias demasiado simples, ingenuas, y hasta moralistas o por el contrario, argumentos intrincados, abstrusos, en los que se exhiben errores de gramática, sintaxis y hasta de ortografía. Nos importa subrayar que fue una lástima que esto sucediera, ya que teníamos la esperanza de encontrar una voz que se recortara del conjunto, con el vigor narrativo que el concurso exige' informó el jurado”.

Y es con este texto difundido por Cultura que comienza la polémica que ha derivado en que aún hoy, 20 días después de difundidos los resultados, el acta con el veredicto no haya sido rubricada por Saccomanno ni Gorodischer, lo que impediría que se concretara por fin el pago a los integrantes del jurado, además de que en el medio se habrían producido algunas presiones para que el premio no quedara desierto, con actos de amenazas y hasta el llamado a la pareja de uno de los integrantes del jurado para preguntar si la persona en cuestión era confiable o si invitándola a la Feria del Libro se corría el riesgo de que hiciera alguna locura.

Horroris vacui

Antes de llegar al texto del acta con el que se declaró desierto el Certamen Literario Vendimia en la categoría Cuento, hubo un proceso que vale la pena relatar.

Con los tres jurados viviendo en localidades del país muy distantes entre sí (Saccomano reside en Provincia de Buenos Aires, Gorodischer en Santa Fe y Jofré en Mendoza), la comunicación entre sí y con Valeria Funes, responsable de Ediciones Culturales de la provincia, a la postrer, el área organizadora del certamen, se realizaba vía telefónica o por correo electrónico.

En ese intercambio de correos, tanto Saccomano como Gorodischer dejaban sentadas sus posiciones sobre los trabajos presentados a concurso, refiriéndose especialmente a la escasa calidad de estos. En algunas de las esquelas que intercambiaron el escritor envió ay su colega santafesina, ella, respecto de los libros que concursaban, decía: “Podría casi decir que hay dos que no están del todo mal. Podría pero no sé si me animo”, mientras que en una de las respuestas, él destacaba: “Queridísima Angélica, no demos más vueltas. El material que recibimos es de muy bajo nivel. Y si algo demuestra es un estado de conciencia literaria bajísimo en los participantes. Me da pena escribir este mail. Siento que ninguno de los libros me convence. Podemos intentar, es cierto, defender alguno, pero la defensa sería tan esmirriada como demagógica”.

Se veía venir que la decisión, al menos de los dos jurados foráneos, sería la de declarar desierto el premio, y cuando en Mendoza se enteraron de esto, la directora de Ediciones Culturales, comenzó a comunicarse con ellos telefónicamente tratando de lograr que torcieran su decisión, especialmente con Guillermo Saccomanno, quien, como ya lo dijimos, era el presidente del jurado.

De acuerdo a lo que Saccomanno le contó a MDZ Online, Funes buscó la forma de convencerlo para que eligiera alguno de las colecciones de cuentos presentadas a concurso como ganadora, a lo que el escritor por supuesto, se resistió.

Así que no quedó más opción que darle la razón a los jurados foráneos de declarar desierto el premio, puesto que, en el último de los casos, sus dos votos superaban el voto del jurado mendocino, Mariano Jofré.

Cálidos y tiernos

El sábado 18 de octubre, en el Centro Cultural Julio Le Parc, donde se realizaba la Feria del Libro 2014 mendocina, se dieron a conocer los resultados del Certamen Vendimia en las categorías Novela y Cuento (Poesía y Dramaturgia habían sido revelados algunos días antes), y allí se hicieron públicas las actas con los resultados.

El acta de la categoría cuento, como ya vimos más arriba, declaraba desierto el concurso con un texto que fue el que se dio a conocer a la prensa y que decía, resumidamente, que, “a pesar de rescatar relatos intensos, cálidos, tiernos, en algunas colecciones bastante irregulares, el jurado fundamenta su decisión en la falta de solidez y en el escaso nivel literario de la mayoría de las obras: historias demasiado simples, ingenuas, y hasta moralistas o por el contrario, argumentos intrincados, abstrusos, en los que se exhiben errores de gramática, sintaxis y hasta de ortografía”.

Y aquí es donde aparece el problema, porque desde Buenos Aires, el acta que Guillermo Saccomanno había enviado, con fecha 8 de octubre, decía lo siguiente: “Una vez leídos los libros concursantes, los jurados de este concurso debimos admitir – no sin pena – que el nivel de los mismos es literariamente bajo, muy bajo. Lo cual es grave en un país donde el cuento es una de sus máximas expresiones narrativas. Nos importa subrayar que fue una lástima que esto sucediera, ya que teníamos la esperanza de encontrar una voz que se recortara del conjunto. Por tanto nos duele declarar desierto este concurso. Somos conscientes que si por un lado es penoso declarar desierta la premiación, no menos lamentable sería premiar por demagogia”.

Como puede apreciarse a simple vista, lo básico del texto enviado por el presidente del jurado se mantuvo, es decir, que el certamen se declaraba desierto, pero lo demás fue alterado sustancialmente, incluyendo conceptos que de ninguna manera habían sido usados por Saccomanno.

¿De dónde sale, entonces, el texto que se dio a conocer como acta de la categoría Cuento?

Saccomanno nos explica que en una de las comunicaciones con Funes, la directora de Ediciones Culturales hizo algunas observaciones sobre el texto que él había enviado, ante lo que el escritor le respondió que si ella creía necesario hacer algún cambio, podía hacerlo. Pero se trataba de modificaciones mínimas, “no esto”, nos dice Saccomanno, quien recibió para firmar un acta que era totalmente distinta a la enviada.

Revisando la correspondencia entre los jurados durante el proceso de lectura de los trabajos presentados a concurso, algunas de las ideas aparecen, pero estas fueron vertidas en el ámbito de lo privado, en el intercambio de observaciones y análisis que nada hacen al veredicto final, y sin embargo están allí, en el acta, y contra esto se oponen Saccomanno y Gorodischer, quienes aún no han firmado el texto que emergió desde Ediciones Culturales como fallo del concurso.

“El fragmento ‘a pesar de rescatar relatos intensos, cálidos, tiernos en algunas colecciones...’, no me parece representativo de lo que enviamos como veredicto, tampoco el párrafo que sigue aludiendo a ‘argumentos abstrusos, etc.", dice Saccomanno…

Nadie cobra

Después de casi veinte días del acto en el Le Parc en el que se dio el veredicto de la categoría Cuento, Guillermo Saccomanno recibe en su casa el acta para firmar. Por supuesto, al ver que esta no coincide con la enviada por él, el escritor se resistió a rubricarla.

Saccomanno había ya visto en la prensa algo acerca de los argumentos para declarar desierto el concurso, pero lo que no sabía era que tales argumentos eran en sí mismos el acta.

Por eso, se niega a firmar ese documento, pidiendo que sea elaborado uno que respete la letra de aquel que él, como presidente del jurado, envió en su momento. Pero esta resistencia a firmar el acta enviada deriva en otro problema: desde Ediciones Culturales aseguran que el trámite de pago a los jurados no puede seguir adelante hasta que los tres miembros hayan firmado el acta.

“Me están psicopateando con que nadie cobra hasta que yo no firme”, sostiene Saccomanno, afirmándose en un principio elemental: no firmar algo que él no escribió y con lo que no está de acuerdo.

“El argumento de firmar un acta con la que no coincido para realizar el pago de la labor realizada me resulta extorsivo”, dice Saccomanno. “Como te imaginarás, hay una contradicción: si el premio es desierto, cómo pueden rescatarse relatos ‘intensos, tiernos, cálidos’. ¿Qué significa eso?”, se pregunta el escritor ante la consulta de MDZ Online, refiriéndose al acta que se dio a conocer como veredicto final del certamen.

Pero Saccomanno agrega más, porque al recibir el acta (anteayer) que debe firmar, se dio cuenta de que lo que él había visto en la prensa no era un argumento oral con el que se había explicado la condición de desierto del certamen, sino el acta misma que teóricamente él estaba avalando.

En tanto, el tema ya habría pasado a manos de las áreas legales del ministerio, con lo que los integrantes del jurado ya no continuarían el trámite a través de Ediciones Culturales ni tendrían comunicación con esta oficina.

Perlita uno (casi un colofón)

El Certamen Literario Vendimia en la categoría Cuento quedó desierto, pero no hay un acta que así lo certifique, o mejor dicho, hay un acta que no fue escrita por el presidente del jurado (que es lo que corresponde) y que ahora este (lo mismo que Angélica Gorodischer) se niega a firmar.

A esto, que ya representa un problema que puede derivar en repercusiones legales, se le agrega que la solución propuesta desde Ediciones Culturales no tiene que ver con modificar el acta según el pedido de Guillermo Saccomanno, sino con elaborar una suerte de dossier, previo requerimiento de los tres miembros del jurado con firma certificada ante escribano, con una nueva acta a la que se adjunten las copias ¡de los correos intercambiados entre los jurados durante el proceso de selección!

(Esto es algo impensable, entre otras cosas porque que, en el medio, Saccomanno y Gorodischer comparten una amistad, y como corresponde a cualquier amistad, los mensajes entre sí no son formales y a veces tienen expresiones –humorísticas, cariñosas y demás- que no tienen por qué ser difundidas.)

Perlita dos (ahora sí, un colofón)

Antes de que se dieran a conocer los resultados del Vendimia de cuentos, es decir, antes del acto en el Le Parc, la compañera de Guillermo Saccomanno, recibió un llamado desde Mendoza…

Viendo que la cosa se encaminaba a dejar sin ganadores la categoría y que Saccomanno estaba firme en su posición, Leonardo Martí (responsable del área de Letras del ministerio y autor del concepto de invitar a la feria –que en su momento comparó con su casa– sólo a las personas con las que se sentía cómodo) llamó a la casa del escritor para hablar con la compañera de este y preguntarle si Saccomanno era una persona confiable para ser invitado a la Feria del Libro, si no era un perturbador, “si no era un cascarrabias como Fogwill”, nos detalla el escritor, entre la sonrisa y la bronca.

Nota final: Durante el proceso de producción y elaboración de este artículo, intentamos varias veces comunicarnos con Ediciones Culturales y su responsable, pero nunca obtuvimos respuesta.


Opiniones (10)
11 de Diciembre de 2016|04:57
11
ERROR
11 de Diciembre de 2016|04:57
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. La ineptitud y mediocridad del ministerio de cultura es la prolongación del gobierno de Perez.
    10
  2. Cómo lograr que un puterío típico de pago chico se vuelva Espíritu Grande? Muy sencillo: hay que volver "cultural" el puterío.
    9
  3. Mezclar cultura y literatura con politica,negociables y presiones a un jurado ,esta muuuuuuuuuuuuuuuy feo señores de cultura.
    8
  4. Ediciones Culturales Mendoza, Cultura desierta.
    7
  5. Es el estilo característico de La Campora: "Pato criollo" -
    6
  6. DEJEN DE TENER GENTE EN NEGRO TRABAJANDO TB!!! DELINCUENTES CULTURALES!!!!
    5
  7. CULTURA... PAGALE A LOS PROVEEDORES!!! ES EL MINISTERIO QUE MENOS PAGA...
    4
  8. estos funcionarios son impresentables, después que prentenden, con el daño que le han hecho a la cultura mendocina desde hace rato ya
    3
  9. Quienes alguna vez han participado de ese concurso saben de la corrupción (qué raro, no?) que siempre lo ha manchado! Todos los años hay escándalos y muchos peores que este, solo que la "comunidad literaria mendocina" no lo expone por quedarse sin otro "premio".
    2
  10. Sin ser santo de mi devoción (bajo bandera es el peor libro jamás escrito sobre la colimba) agradezco que saccomano haya tenido la integridad de no dejarse presionar por la casta política. Bien por él y gorodischer.
    1
En Imágenes
15 fotos de la selección del año de National Geographic
8 de Diciembre de 2016
15 fotos de la selección del año de National Geographic