Bicentenario nacional: ¿2010 o 2016?

En la Argentina, la fecha de festejos del Bicentenario será en el 2010, doscientos años después de la Revolución de Mayo, una revolución apropiada, pero dictada desde puertas adentro de un Cabildo, que dejó afuera al pueblo, que quería saber “de qué se trata”.

¿No sería más apropiado festejar el Bicentenario en el 2016, pues en esa fecha hubo más conciencia histórica nacional y un Acta -debatido y consensuado- de Declaración de la Independencia firmada por representantes de las entonces llamadas Provincias Unidas de Sudamérica?

¿No sería más apropiado en 2016, pues dos siglos antes, en 1816, se reunieron congresistas constituyentes elegidos en cada provincia de acuerdo a la cantidad de sus habitantes y, además, se juntaron en Tucumán, como prueba apropiada de federalismo?

Hay dos rasgos muy importantes de 1816: por un lado, esa fecha contiene como parte de su proceso a la Revolución de Mayo de 1810 y, por otro, en esa fecha no sólo se declara la independencia argentina, sino que también se ejerce un sentido federal que nos viene haciendo mucha falta a los argentinos, casi doscientos años después.

Así fue, aún teniendo en cuenta que la gran mayoría de las provincias representadas tenía un signo unitario. No obstante, contemplaron el conjunto y asumieron es esa acta un sentido federal genuino, aun en un contexto de guerra franca contra el imperio español y de divisiones internas irreconciliables.

Finalmente, el tiempo nos dijo que no logró imponerse una mirada federal (y con ella una Constitución), pero al menos nuestra misma fundación guarda el valioso antecedente de la consulta regional a la hora de declararnos independientes de España y de toda dominación extranjera.

También sabemos que, en ese momento, 9 de julio de 1816, ningún país del mundo reconoció nuestra independencia, pero también que así se estilaba en la época.


2010: El Bicentenario


“Es totalmente legítimo que el 25 de mayo de 2010 (o el 9 de julio de 2016) se realicen festejos celebratorios porque algo que denominamos Patria va a cumplir años”, dijo el mes pasado el secretario de Cultura de la Nación, José Num, para el Boletín del Bicentenario, que Presidencia de la Nación organiza, a partir de la idea original del ex presidente de la Nación Néstor Kirchner.

Tales palabras dan cuenta clara de que podríamos festejarlo en 2016. Sin embargo, no será así y estimamos la razón: en 2010, aún reinará Cristina Fernández de Kirchner. ¿Quién sabe en este país el nombre de la persona que nos presidirá dentro de ocho años? ¿Puede ser el mismo Kirchner, Carrió, Duhalde, Macri, Cobos, Cristina… el desdichado fantasma de Menem?

Entonces, dirán desde el gobierno, ante tanto escenario de cambio, ante tanta histeria electoral, aseguremos el 2010 para que la fiesta sea nuestra fiesta.

Dice Nun: “La ambición más alta de este grupo que estoy llamando el Bicentenario… es, precisamente, que la fecha se convierta en un gran momento de entusiasmo colectivo, de debate de ideas, de cambio de opiniones que revisen todos los lugares comunes que nos hemos acostumbrado a tomar por dados y que han pasado a formar parte de nuestro sentido común… Un primer paso es tratar de saber mejor de dónde venimos, dónde estamos parados y hacia dónde vamos”.

Y podríamos responderle: Señor Nun, empecemos, entonces, por revisar nuestro concepto de federalismo.

Nun nos retruca: “El Bicentenario se trata de un ‘festival’ entendido como un gran momento de entusiasmo colectivo, de efervescencia de la sociedad, que la hace revisar sus valores y normas, que la hace cuestionar lo que daba por descontado, que desrutiniza su cotidianeidad y altera la mecánica de su reproducción. Pues bien: nuestra apuesta es que, desde ahora, el Bicentenario se vaya constituyendo en ese momento de entusiasmo colectivo que nos permita replantearnos nuestros modos de construir la realidad y quebrar definitivamente la secuencia de innumerables crisis que hemos venido padeciendo y que todavía sufrimos”.

Y nosotros podríamos reiterarle: Señor Nun, empecemos, entonces, por revisar nuestro concepto de federalismo.


La palabra oficial 


Para entender mejor el porqué de que vayamos a festejar en 2010, bebamos de la fuente oficial de la información. Conozcamos a quienes deciden cuándo celebramos.

El Comité Permanente del Bicentenario de la Revolución de Mayo 1810-2010 está integrado por el jefe de Gabinete de Ministros, Alberto Fernández, el ministro del Interior, Aníbal Fernández, y el secretario de Cultura de la Nación, el citado José Nun.

La tarea que se plantean llevar adelante obras es “fijar metas y crear conciencia en la ciudadanía de cara al Bicentenario”.

Por eso, dice Nun: “El Bicentenario pasa por tres lugares. En primer término, por la realización de obras del Bicentenario: escuelas, teatros, restauración de monumentos históricos, desarrollo de infraestructura productiva… En segundo lugar, la construcción del Bicentenario pasa por la fijación de metas que deberían ir cumpliéndose: reindustrialización del país, reforma fiscal, reforma política, reforma judicial. Hay que fijarles fechas en el calendario, de manera de llegar a 2010 con un gran festival que recoja todos los logros de estos cinco años”.

Por último, dice Nun: "Se trata de crear conciencia en la ciudadanía acerca de la importancia de la construcción misma del Bicentenario como un horizonte común que le dé sentido unificador a las obras y metas que debemos emprender de inmediato. El mayor objetivo al que podemos aspirar es que, en 2010, alguien nos pregunte: ‘Bueno, ¿dónde está el proyecto nacional?’, y nosotros podamos responderle: ‘Este es el proyecto nacional: las escuelas, la justicia social, la prosperidad económica, el respeto por los derechos humanos, la concientización y la identidad nacional de toda la población, la disminución de la desigualdad, la consolidación de la democracia”.

Por esto mismo es que la mentada fecha del 2010 corre el gran riesgo de transformarse en otra fiesta política más del gobierno de turno.

¿No sería mejor trabajar más allá de esta gestión y apuntar al 2016 para exhibir más y mejores logros, emprendimientos colectivos y plurales y con alto sentido participativo y democrático de todos los argentinos? Parece que no.

En 1810, se escuchó: "el pueblo quiere saber de qué se trata". En 1816, se escuchó: "Nos los Representantes de las Provincias Unidas en Sud América reunidos en Congreso General, invocando al Eterno que preside al universo, en el nombre y por la autoridad de los Pueblos que representamos".  

En fin, ¡Viva la Patria!, amigos.

Opiniones (8)
22 de agosto de 2017 | 13:15
9
ERROR
22 de agosto de 2017 | 13:15
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Ya existe el sitio donde pueden dejar su firma si quieren cambiar la fecha del Bicentenario al 9 de Julio de 2016 http://www.nomepasen.com.ar/ difúndanlo
    8
  2. Sólo aquellos que no conocen un ápice de la historia argentina, podrían querer celebrar el bicentenario en 2010. Para aquellos que no lo sepan, el 25 de Mayo de 1810 simplemente se definió si la aún Colonia Español iba a prestar fidelidad al actual Rey de España (José Bonaparte) o no. No se trató de Independencia, ni de Libertad, ni de nada de eso. Nuestra Independencia realmente ocurrió el 9 de Julio de 1816. Por lo que el Bicentenario no puede ser otro que el 9 de Julio de 2016. Les guste a los K o no les guste. En mi opinión deberíamos estar en contra de cualquier festejo en pos del Bicentenario para 2010. Ese año, nuestro País apenas habrá cumplido 194 años. Si a los K no les gusta... que se vuelvan a postular.
    7
  3. ES UN COMENTARIO LARGO; AL CENTRO DEL ESCRITO SE HABLA DE LA INDEPENDENCIA Y EL CENTENERIO Carta de Adolfo Perez Esquivel a la Presidenta de la Nacion Fuente: Argenpress.info, 30-5-2008 Reciba el fraterno saludo de Paz y Bien Deseándole mucha fuerza y esperanza para llevar adelante los desafíos que el país necesita para fortalecer la construcción democrática en la vigencia de los derechos humanos y un nuevo desarrollo equitativo. No desconocemos los avances positivos en cuanto a la política de derechos humanos, en la búsqueda de Verdad y Justicia por los crímenes cometidos por la dictadura militar, para superar la impunidad jurídica y política. La renovación de la Corte Suprema de Justicia fue un paso importante en la independencia del poder judicial del poder político. Los logros alcanzados en la recuperación económica son significativos y permitió superar la postración a que fue sometido el país. Esos avances fueron posibles por las decisiones políticas durante el gobierno del Presidente Néstor Kirchner. Es esperanzador que Ud., como presidenta de la Nación, busque profundizar la política de derechos humanos y comprenderlos en su integridad. No sólo lo ocurrido durante la dictadura militar; sino los derechos económicos, sociales y culturales; el medio ambiente y la soberanía sobre nuestro territorio y recursos naturales, hoy gravemente amenazados. Esta carta es extensa y breve al mismo tiempo, por lo tanto intento dar una apretada síntesis de algunos de los graves problemas que afectan al país. Un antiguo proverbio Zen dice: SI NO SABES A DONDE VAS, REGRESA PARA SABER DE DONDE VIENES%u201D- ¿Sabemos los argentinos y argentinas, a donde vamos y de donde venimos? El 24 de marzo recordamos el dolor y la resistencia del pueblo durante la dictadura militar que fue parte de la política continental para implantar el proyecto neo-liberal a través de la Doctrina de Seguridad Nacional, con un alto costo en vidas humanas, muertos, desaparecidos, torturados, encarcelados y exiliados. Proyecto que tuvo como objetivo la destrucción de la capacidad productiva del país y la apropiación de sus recursos. Esa política nefasta de destrucción y muerte no comenzó en 1976; fue impuesta varias décadas atrás en el país y en todo el continente. Tampoco podemos obviar a las Tres A y el terrorismo de Estado impuesto durante el gobierno de Isabel Perón. Entre los mecanismos de dominación, está la deuda externa que los gobiernos continúan pagando, generando un círculo vicioso y suicida: %u201Cmás pagamos, más debemos y menos tenemos%u201D, hipotecando el presente y futuro del pueblo. El gobierno esta negociando con el Club de París la deuda externa con el agravante que los miembros del Club le exigen hacerlo a través del FMI, condicionando la soberanía nacional. Esta situación es posible porque el gobierno y los que le precedieron, se han sometido a los intereses internacionales y no tienen el coraje y decisión política de realizar una auditoría, que determine la deuda legítima, de la ilegítima. Disponen de toda la documentación del juicio iniciado por el Dr. Alejandro Olmos y que el juez Ballestero enviara al Parlamento Nacional y pidiendo que se investigue. Sin embargo la decisión tomada es: %u201Cde eso no se habla y no se toca. Se paga%u201D; generando la impunidad y permitiendo continuar con el aumento de la deuda y el saqueo del país. El gobierno debe hacer frente al pago de 52.907 millones de dólares, entre intereses y vencimiento de la deuda., lo que representa casi el 30% de la deuda pública total reconocida por la Argentina que asciende en la actualidad a 137.114 millones de dólares. La deuda pública aumentó en 11.000 millones de dólares por el ajuste del CER En el presupuesto nacional del año 2008, aprobado por el Congreso Nacional, se destinan cerca de 20.000.000 millones de pesos para el pago de los intereses de la deuda externa. Mientras el presupuesto para Educación alcanza a los 11.300.000 de pesos y el de Salud a los 6.200.000 de pesos. Si se suman los dos presupuestos son menos que el pago de los intereses de la deuda externa. ¿Cuáles son las prioridades del país? No se puede hacer una abstracción de las consecuencias de la deuda y su relación con las violaciones de los derechos humanos durante la dictadura militar. Asignaturas pendientes con el pueblo Son los derechos que deben ser defendidos en su integridad. Es urgente enfrentar los altos índices de mortalidad infantil. Según el informe anual de UNICEF (2007) mueren en el país 25 bebés menores de un año por día, la mayoría por causas evitables. La situación de desigualdad se hace más evidente en las provincias pobres. El último informe (2007) de la ONU es alarmante, la mortalidad infantil es de 13,3 por cada mil nacidos. Los pueblos originarios están sometidos a la marginalidad, explotación y extinción, como el caso del Pueblo Mbya Guaraní, donde la mortalidad infantil alcanza al 90 por mil. Es doloroso el índice de mortalidad entre el Pueblo Tobas que en el año 2007 alcanzó a 20 víctimas de hambre. El informe señala que un 20 por ciento de la población, se apropia del 60 por ciento de las riquezas que se generan en todo el territorio nacional. Señala el abandono de parte del gobierno y la aplicación de políticas equivocadas desarrolladas en los últimos años. El modelo político y económico de dominación implantado en el país no desapareció. Por el contrario se fue afirmando en el tiempo a través de los sucesivos gobiernos que continuaron aplicando la misma receta neo-liberal y poniendo al país en subasta al mejor postor, con las políticas de ajuste, capitalización y privatizaciones Muchos de los problemas planteados surgen de las políticas de gobierno que son permisivas. La rebelión del campo hay que analizarla detenidamente y no medir con la misma vara a todos los productores. No son las retenciones el único problema; son las políticas de desigualdad, de explotación y privilegio de las grandes corporaciones. No se hace cargo de las condiciones que el campesino debe afrontar frente a sequías, inundaciones, granizo y pérdida de la producción. La ley de minería, sancionada durante el gobierno menemista es una de las más nefastas para el país. Sin embargo no se toca. Lo que marca el índice de complicidad directa e indirecta en la destrucción del medio ambiente y daños a la población. La misma actitud tiene el gobierno con la Ley de Radiodifusión impuesta durante la dictadura militar que los gobiernos se niegan a modificar e impiden el ejercicio de la libertad de prensa y medios comunitarios alternativos. El gobierno no desconoce lo que explicito, pero deja hacer a las empresas sus negocios sin importarle el costo en vidas y pérdida de los recursos naturales. Es cierto que han tratado de detener el desmonte de los bosques y hubo que enfrentar la fuerte oposición de legisladores que defendía el capital financiero. A esa situación se suma el uso indiscriminado de los agroquímicos; la quema de grandes extensiones de bosques para plantar soja trasgénica, provocando daños irreversibles. Pocas veces se tiene en cuenta nuestros mares y ríos sometidos y amenazados por la devastación y explotación de empresas navieras extranjeras, provocando altos índices de contaminación y destrucción de los recursos marítimos, ante la imposibilidad de disponer de la vigilancia y control de la soberanía sobre nuestros mares. La soberanía sobre el territorio de la Antártida esta amenazada y el gobierno debe actuar antes que sea tarde. Muchos gobernadores provinciales, como señores feudales, manejan las provincias de acuerdo a sus intereses, vendiendo tierras que no les pertenecen. No se sabe que hacen con el dinero. Cabe preguntarse si existe un Catastro, un seguimiento sobre los recursos y títulos provinciales y nacionales. Mientras, someten y marginan a indígenas y campesinos y les niegan los títulos de posesión. A este respecto, los Pueblos Originarios, con quienes estamos en permanente contacto, nos han expresado su preocupación por la puesta en marcha de la Ley 26.160 de Emergencia Territorial, ya que la misma corre peligro de vencimiento. Hasta el momento no se conoce qué medidas está tomando al respecto el Instituto de Asuntos Indígenas (INAI). No existe en el país una ley que regule y ponga límite a la venta de tierras a extranjeros. La complicidad de legisladores y gobernadores; como de los sucesivos gobiernos nacionales, han impedido que avance la sanción de una ley de protección a la tierra. Es necesario tener en cuenta el documento %u201CUna Tierra para todos%u201D de la Comisión Permanente del Episcopado Argentino, sobre la grave situación que viven los indígenas y campesinos. Los obispos señalan: %u201CUna deuda pendiente%u201D %u201CA una década de la incorporación del inciso 17 en el Art. 75 de la Constitución Nacional- que reconoce la pre-existencia de los pueblos indígenas, su derecho a las tierras tradicionalmente ocupadas y otras aptas y suficientes, a una educación bilingüe intercultural, a su propia lengua y cultura y a la participación en aquellas cuestiones que los afecten- pareciera que la situación de las comunidades se agrava cada vez más y los problemas estructurales que padecen se agudizan día a día%u201D. No es posible que se expulse de sus tierras a indígenas y campesinos y se les someta el hambre y la pobreza; violando la Constitución Nacional, y el Art. 169 del Convenio de la OIT; los Pactos y Protocolos Internacionales que el Estado Argentino suscribió y que no respeta, violando los derechos humanos que deben ser defendidos en su integridad. Lamentablemente en nuestro país existen categorías de ciudadanos y ciudadanas de primera, segunda y tercera clase. ¿Que democracia se esta construyendo? Duele tener que decirlo, Sra. Presidenta. EL PAIS ESTA EN VENTA. Se han vendido más de 16.900.000 hectáreas de tierra a extranjeros. Se suma la noticia del proyecto de privatizar el Banco Nación, ( esperemos que sea solamente un rumor) que hoy tiene en sus manos 14.500.000 hectáreas de chacareros endeudados que pasarían a mano de la banca extranjera, suma que en total de tierras vendidas e hipotecadas, asciende a 31.400.000 hectáreas. Lo que significa una superficie semejante a toda la Provincia de Buenos Aires. De ser así, sería una pérdida irreparable de la soberanía nacional y completaría la entrega del país. Le recuerdo que detrás de cada número hay rostros, de niños, hombres y mujeres, jóvenes y ancianos que nos cuestionan e interpelan y reclaman un lugar justo y digno en la vida. Debemos preguntarnos si el sueño de nuestros mayores, sus luchas y esperanzas de construir un país libre y soberano fue sólo una quimera.¿Es posible que el pueblo despierte a la pesadilla de la realidad que vivimos y vea cómo han vendido el país y nos encontremos extranjeros en nuestra propia tierra?- ¿Dónde ha quedado el profundo sentido de Patria, hoy casi olvidada?- ¿Qué significa la identidad y pertenencia que nos legaron nuestros libertadores, que lucharon y dieron sus vidas para dar vida y libertad a nuestro pueblo? - ¿Murieron en el olvido?- ¿Fueron idealistas frustrados que soñaron un país distinto, soberano y libre de dominaciones? En el año 2010 el país celebrará el Bicentenario de su grito de libertad. ¿Quedará algo para celebrar de nuestro patrimonio, valores e identidad nacional? ¿Dónde quedó el clamor del pueblo que lucha por su liberación? ¿O es que tal vez, pretendan celebrar la re-colonización del país? Vuelvo al proverbio: Hay que regresar a las fuentes; profundizar en los valores y la memoria compartida de las luchas populares para saber de donde venimos y hacia dónde vamos. Debemos ser coherentes entre el decir y el hacer. No es posible hablar de soberanía sin tener el control y ser dueños de los recursos naturales con empresas nacionales básicas y estratégicas. Un país que no tiene el control de sus recursos queda cautivo de las empresas transnacionales y lleva a la dependencia, el hambre, la pobreza y marginalidad del pueblo. Sra. Presidenta. Usted ha reclamado a la sociedad que la ayuden a %u201Cdefender el modelo de país%u201D. Creo que la mayoría estamos de acuerdo en apoyar un proyecto de país y hacer todos los esfuerzos necesarios. Pero: ¿Qué significa el modelo actual de país? Es necesario tener claridad conceptual y desarrollar políticas acordes para construir y defender un país soberano, trabajar para la recuperación de nuestros recursos y la redistribución de la riqueza a fin de alcanzar el derecho e igualdad para todos. Sin embargo vemos que ha firmado en París los acuerdos para la construcción del %u201CTren de alta velocidad o %u201CTren Bala%u201D.Es una bala dirigida al corazón del pueblo. No hay políticas coherentes que lleven a recuperar los ramales ferroviarios que fueron desmontados; condenando al aislamiento a gran parte de las regiones del interior. Las aguas bajan turbias Como bien lo señalara Hugo del Carril hace varias décadas, hoy también las aguas bajan turbias e impiden ver lo que ocurre en el país. Es necesario que las aguas se aquieten, que se calme la mente y el espíritu y esperar que se vuelvan transparentes para ver el fondo. Cuando en los años 74,75 y 76 y durante la lucha por los derechos humanos contra la dictadura militar y la violencia de diversos signos que sufría el país, reclamamos a dirigentes políticos, sindicales, eclesiásticos que actúen antes que sea tarde, muchos miraron para otro lado, no querían ver ni escuchar; hubo quienes fueron cómplices de la destrucción del país y salieron a golpear los cuarteles para reclamar que salgan las tropas a reprimir. Gracias a Dios hubo hermanos y hermanas en la fe coherentes con el la espiritualidad y el compromiso junto al pueblo. Nuestro mártir de los llanos riojanos, Monseñor Enrique Angelelli decía: %u201CDebemos poner un oído en el pueblo y otro en el Evangelio para saber por donde ir%u201D. Es necesario hacer memoria, para que nos ilumine el presente. Recordar lo que ocurrió con la Forestal en Santa Fe, con la venta de YPF, Aerolíneas Argentinas, Obras Sanitarias de la Nación; Teléfonos del Estado, Ferrocarriles Argentino, entre otras empresas nacionales. Señora Presidenta. Es necesario restablecer el equilibrio entre los seres humanos con la Madre Naturaleza, con el Cosmos y con Dios, defender la integridad de la creación porque de ello depende el presente y futuro de la humanidad, de nuestro país y de nuestros hijos. Es necesario recordar la carta del jefe indio de Seatlle, dirigida al jefe blanco: %u201CDe una cosa estamos seguros, la tierra no pertenece al hombre, es el hombre el que pertenece a la tierra. Todo va enlazado como la sangre que une a la familia. El hombre no tejió la trama de la vida, él es solo un hilo. Lo que hace con la trama se lo hace a si mismo%u2026 y está tentando a la desgracia si osa romper esa red%u201D. Se pregunta: ¿Dónde está el bosque espeso? Desapareció- ¿Dónde está el águila? Desapareció. Así se acaba la vida y sólo nos queda el recurso de intentar sobrevivir%u201D. ¿Qué nos espera si continúa la política de devastación actual? Resistir en la esperanza Que nos permita construir nuevos paradigmas de vida junto a nuestro pueblo y los hermanos del continente latinoamericano, en la integración y diversidad, en la unidad. Es necesario tener presente que federalismo, no significa feudalismo y desintegración del país. Existe una gran perversión conceptual y de valores éticos y filosóficos.¿Hasta cuando se puede soportar tanta humillación e injusticias al sentirnos exiliados en nuestra propia tierra? Para finalizar, Señora Presidenta, lo que señalo es un aporte al gobierno. La situación que vive el país se arrastra desde hace muchas décadas y continuar aplicando ésta política es suicida. Sabemos las dificultades que debe afrontar y que se deben dar pasos concretos hacia los cambios que el país necesita. Esta situación no se resuelve con paliativos y clientelismo político. Urge la necesidad de políticas dirigidas a recuperar la soberanía, la libertad, el derecho del pueblo a disponer de su patrimonio; de los recursos energéticos, la biodiversidad, el agua y la tierra. El retroceso que el país ha sufrido en las últimas décadas es alarmante. Es necesario superar el analfabetismo y las enfermedades endémicas, el hambre y evitar que se mueran niños, indígenas y ancianos. La seguridad pasa por implementar políticas sociales y cambios estructurales en el fortalecimiento de la soberanía nacional y vigencia de los derechos humanos desde su integridad. Escuche el clamor del pueblo y luche por la construcción de un nuevo amanecer, sabiendo que otro mundo es posible y que otra Argentina es posible. Tenemos expectativas a que se sume a la resistencia y construcción en la esperanza. Le reitero mi fraterno saludo Adolfo Pérez Esquivel Premio Nóbel de la Paz
    6
  4. DE NADA SIRVE ESCRIBIR MILES DE COMENTARIOS SI SEGUIMOS SIN INVOLUCRARNOS COMO DEBEMOS, PARECERIA SER QUE ESTE GOBIERNO SE HA OLVIDADO QUE EL PUEBLO ES SOBERANO Y NO PIERDE SUS DERECHOS UNA VEZ FINALIZADA LAS ELECCIONES. TODO LO CONTRARIO. NO DEJEMOS QUE POR NUESTRA DECIDIA (EL FAMOSO NO TE METAS) OTROS OCUPEN EL LUGAR DEJADO. LA HISTORIA NOS PERTENECE A TODOS LOS ARGENTINOS, NO AL GOBIERNO DE TURNO. PROPONGO QUE A TRAVES DE ESTE MEDIO SE IMPLEMENTE LA FORMA DE JUNTAR FIRMAS PARA QUE SE RESPETE EL 9 DE JULIO DE 1816 COMO EL BICENTENARIO DE NUESTRA QUERIDA PATRIA Y SI ES NECESARIO QUE SE LLEVE A PLEBISCITO. NO PUEDE SER QUE LO UNICO QUE NOS QUEDA DE IDENTIDAD COMO NACION, ESTA GENTE CON ABSURDAS EXCUSAS (COMO SI FUERAMOS IGNORANTES) QUIERA DECIDIR SOBRE ALGO QUE CREO PARA CUALQUIER PAIS ES SAGRADO. NUESTRA DECLARACION DE PAIS LIBRE Y SOBERANO. PUEBLO SOBERANO. GOBERNANTES SOBERVIOS, ARROGANTES, SOBORNABLES, VENALES.
    5
  5. Sinceramente es un tema que me había llamado la atención desde hace mucho, el tema de la diferencia entre el mayo de 1810 y el julio de 1816. Es más, yendo un poco más profundo, pienso que al 25 de mayo se le da, erroneamente, la misma importancia que al 9 de julio. Supongo que mayo de 1810 fue importante, pero como verdadera nación, no nacimos en 1816?. Sería ideal que opine y me desburre algún lector que sepa. Ulises Naranjo: 100% de acuerdo y gracias por escribir sobre este tema
    4
  6. lo decidieron así para tener un motivo para limpiar del mapa muchos millones hacia sus arcas y poder decir que fue en gastos dle bicentenario. Qué mejor ocasión? Además, el próximo gobirno lo va a festejar en el 2016 otra vez... Argentina, un país en joda.
    3
  7. Obviamente; los K y los montonerosen el gobierno se creen los propietarios de la Patria.
    2
  8. ... que en el 2016 lo vamos a volver a celebrar. Y así Cristina habrá tenido su Bicentenario, y el que venga luego tendrá el suyo. Y nosotros repitiendo todavía desde un eterno retorno aquel "queremos saber de qué se trata"... Yo creo que a esta altura ya sabemos de qué se trata, pero mientras la esperanza le siga sacando esa mínima diferencia diaria al asco, le seguimos dando pa'delante.
    1
En Imágenes